ECONOMíA › CONFLICTO LABORAL EN LABORATORIOS MEDICINALES

Un jarabe difícil de tragar

 Por Fernando Krakowiak

Los visitadores médicos nucleados en la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM) se concentraron ayer por la tarde frente a la cámara de laboratorios extranjeros para protestar por la falta de respuesta de la industria ante los reclamos de recomposición salarial. Exigen un aumento general de 500 pesos, mejoras en las condiciones laborales, acceso a la información de productividad y ventas que sirve para calcular premios y comisiones y un incremento del sueldo básico que permanece en 600 pesos desde 1992, permitiéndole a las empresas mantener bajo el costo de las indemnizaciones. Los dirigentes del gremio fueron recibidos luego por la Comisión de Legislación Laboral de la Cámara de Diputados.

Los trabajadores denunciaron el convenio colectivo de la actividad el 22 de octubre del año pasado. Desde entonces vienen manteniendo reuniones con Caeme, Cilfa y Cooperala, las tres cámaras que reúnen al conjunto de las empresas del sector, sin haber obtenido resultados. La última audiencia paritaria se realizó el viernes pasado en el Ministerio de Trabajo, pero las cámaras se limitaron a enviar abogados pidiendo una postergación de la reunión bajo el argumento de que todavía no habían terminado de analizar el reclamo formulado por el gremio. Ricardo Peidro, secretario general de AAPM, señaló a Página/12 que “lo que están haciendo es dilatar la negociación porque no quieren atender nuestros reclamos. El pedido lo presentamos formalmente el 2 de agosto, pero ellos lo conocen desde octubre”.

AAPM representa a 5 mil trabajadores en todo el país, mientras que las tres cámaras agrupan a una gama de empresas que van desde pequeños laboratorios locales a grandes multinacionales como Roche, Abbott, Pfizer, Merck, Northia y Boehringer Ingelheim. Desde la devaluación, la facturación de los laboratorios aumentó de 3300 a 6200 millones de pesos con volúmenes de venta similares, pero el gremio sostiene que el salario promedio de los trabajadores del sector subió apenas de 3050 a 3300 pesos. “No dar un aumento salarial en este contexto de ganancias extraordinarias es sumamente injusto y resulta indignante para los trabajadores. Por eso comenzamos un plan de lucha con acciones directas y no descartamos ninguna medida de fuerza”, señaló Peidro.

El convenio colectivo de los agentes de propaganda médica rige desde 1975. Entre 1989 y 1992 hubo paritarias en las que se logró acordar mejoras en la grilla salarial a los efectos indemnizatorios, pero desde entonces la industria se niega a poner en discusión el salario básico y las condiciones de trabajo. El ministerio convocó a una nueva audiencia para el miércoles. Los trabajadores aseguran que si no obtienen resultados seguirán con las movilizaciones y realizarán “escraches” en diferentes congresos auspiciados por laboratorios.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.