ECONOMíA › QUIEN PODRIA COMPRAR VIVIENDA CAMBIANDO EL ALQUILER POR LA CUOTA

Cada barrio tiene su precio por m2

En los barrios típicos de clase media de la Capital la distancia entre el alquiler y una cuota de un crédito para comprarla es amplia. Se acercan donde el valor del m2 es sensiblemente más barato.

 Por Maximiliano Montenegro

Según un estudio oficial, al que accedió Página/12, sólo en barrios de la Zona Sur de la Capital, como Lugano, o en el Oeste del Gran Buenos Aires, el valor de los alquileres son equivalentes a la cuota del crédito hipotecario necesario para adquirirlos, ya que el valor del metro cuadrado en estas áreas se halla todavía rezagado. En base a esa información, sólo los inquilinos de esas zonas podrían trocar inmediatamente el pago del alquiler por un préstamo hipotecario necesario para comprar. Para ello, por toda documentación, deberían presentar los recibos de alquiler de los últimos 12 meses para acceder a un crédito que los convierta en propietarios. En el resto de los barrios relevados las cuotas hipotecarias casi duplican a los alquileres.

Si los bancos se manejaran como hasta ahora, para el resto de los inquilinos de la Capital sólo les quedaría mudarse a las zonas donde la propiedad todavía está barata o resignarse a seguir alquilando. En Villa Crespo, por ejemplo, para comprar un dos ambientes de unos 36.000 dólares, la cuota del crédito hipotecario, a las tasas actuales, sería de 1200 pesos mensuales (ver cuadro). Y como la mayoría de los bancos exigen que la cuota no supere el 30 por ciento del salario, el ingreso mínimo necesario para obtener el préstamo sería superior a los 4000 pesos mensuales. En otro barrios, como Almagro, para comprar un departamento de dimensiones similares (45 metros cuadrados) la cuota del crédito ascendería a 1350 pesos y el sueldo de bolsillo requerido superaría los 4500 pesos.

Sin embargo, ayer un alto funcionario del área económica del gobierno nacional dijo a este diario que habrá un sistema “totalmente novedoso” para que las cuotas de préstamos se equiparen al valor de los alquileres. “Los bancos deberán olvidarse de la relación cuota-ingreso, el 30 por ciento no corre más”, aseguró. Con las últimas medidas “creamos algo que no existía en la Argentina y no existe en el mundo, una nueva categoría sujeto de crédito: el inquilino”, se entusiasmó el funcionario-economista.

“Mostrando los recibos de pagos de alquiler de los últimos 12 meses, el inquilino podrá acceder a un crédito hipotecario para comprar el inmueble que alquila u otro del mismo valor, porque la cuota del crédito será igual a lo que paga de alquiler”, aseguró. El nuevo sistema, explicó, permitiría reducir al principio las cuotas de los créditos, pero el deudor deberá aceptar una cuota creciente en el tiempo, que iría ajustándose en relación al valor del inmueble.

“Pagás lo mismo de alquiler que de crédito y es tuyo”, sería el eslogan promocional. Por ejemplo, para un préstamo de 100.000 pesos (32.000 dólares) hoy los bancos, a la mejor tasa de mercado, cobran una cuota de 1100 pesos mensuales a 20 años. En la versión del funcionario consultado, deberían cobrar una cuota equivalente al alquiler que demuestre haber pagado el inquilino en el último año; por ejemplo, 540 pesos. Sobre ese esquema, el banco determinaría el plazo del crédito (de 20 a 30 años) y la cuota debería ser siempre una tasa fija del valor del inmueble (por ejemplo, 0,5 por ciento mensual), que se irá ajustando según un índice inflacionario. Así, la cuota sería baja al comienzo del préstamo pero creciente en el tiempo. Y recién a partir del año 14, empezaría a reducirse el capital adeudado originalmente.

Pero nadie interpretó ayer que este complejo sistema estuviera presente en los anuncios del miércoles, realizados por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y la ministra Felisa Miceli. Página/12 consultó a funcionarios del Banco Central, pero dijeron desconocer dicha propuesta. Tampoco estaban al tanto los principales dirigentes de los bancos. “Es algo que negociamos con los bancos en las últimas semanas, pero ellos se negaron a hablarlo en público porque esperaron a último momento que diéramos subsidios a las tasas de interés”, se escudó el funcionario, quien, pese a su jerarquía en el poder kirchnerista, pidió se respetara eloff the record. “Ya va a ver en pocos días más cómo van a salir a ofrecer estos créditos”, insistió.

Sobre este nuevo sistema, las dudas no son pocas: ¿habrá gente dispuesta a tomar créditos ajustados por un índice inflacionario?, ¿qué pasaría si la inflación se disparara? “Si la inflación se dispara, el inquilino lo mismo perdería el alquiler. Y se quedaría sin nada. En cambio, ahora podría liquidar la propiedad, que se fue valorizando, y recuperar algo de lo pagado”, dicen en Economía.

Compartir: 

Twitter
 

En barrios medios de la Capital, un alquiler es insuficiente para pagar un crédito hipotecario.
Imagen: Daniel Jayo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.