SOCIEDAD › EL PROYECTO DE LEY POR LOS ESTEROS CORRENTINOS

Una expropiación con apoyos

 Por Miguel Jorquera

Luis D’Elía no estuvo solo en la presentación del proyecto para expropiar unas 310 mil hectáreas de los Esteros del Iberá, después de romper las cadenas de las tranqueras de las estancias que el magnate estadounidense Douglas Tompkins y de la empresa Forestal Andina adquirieron en el paraje correntino de Yahaveré. La iniciativa para declarar de “utilidad pública y sujeto a expropiación” los inmuebles ubicados en siete municipios de Corrientes fue redactada por la diputada oficialista de esa provincia, Araceli Méndez de Ferreyra, y lleva la firma de más de 40 legisladores nacionales del Frente para la Victoria, el ARI, el socialismo y el Peronismo Federal. En la conferencia de prensa que brindó en el auditorio del anexo de la Cámara de Diputados, el subsecretario de Tierras para el Hábitat Social fue acompañado por los embajadores de Bolivia y Venezuela, Hebe de Bonafini y Nora Cortiñas, dirigentes de distintas organizaciones sociales y varios diputados que respaldan el proyecto que pasaría las tierras a la Administración de Parques Nacionales.

“El Presidente es un hombre de convicciones históricas de un país con democracia, con justicia social y equidad. Un país en serio para todos, donde haya empresarios que puedan trabajar y ganar plata y no que estén en contra del conjunto de la población y de los más humildes”, respondió D’Elía para explicar hasta dónde llega el apoyo de Néstor Kirchner al proyecto de expropiación de tierras en Corrientes.

Pero ante la pregunta de si los cortes de alambrados no afectan a la propiedad privada, escogió las palabras que el embajador venezolano, Roger Capella Mateo, le sopló desde atrás y se preguntó: “¿Qué es más importante, la propiedad privada de unos pocos o la soberanía nacional de todos?”, para luego afirmar que él elige la última opción.

“Está en peligro la propiedad privatizada”, acotó Hebe de Bonafini. La presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo habló del “simbolismo” de la actitud de D’Elía de cortar los alambrados e insistió en la necesidad de recuperar los recursos naturales como el gas, el petróleo, el agua y “que le demos una patada en el culo a los norteamericanos”.

El presidente de la Federación Agraria Argentina, Eduardo Bussi, fue uno de los primeros en hablar. También se refirió a la “imagen” que representó el corte de alambradas como una muestra de que “no hay que pedirle permiso al poder” para tomar ciertas iniciativas. Bussi volvió a plantear “la nacionalización de los recursos naturales como la tierra, el petróleo, el gas, el agua y la minería”.

En la mesa que presidió el acto asentían con aplausos el cura Luis Farinello, el embajador boliviano Roger Ortiz Mercado, representantes del Serpaj, el ex diputado Fernando “Pino” Solanas y varios legisladores. Luego se sumó el cantautor correntino Antonio Tarragó Ros y se leyó la adhesión del obispo de la Quiaca, Jesús Olmedo.

La diputada kirchnerista Araceli Méndez fue la encargada de dar detalles del proyecto que apunta “contra la concentración y extranjerización de la tierra”. La legisladora remarcó dos aspectos estratégicos de las tierras sobre las que se pide la expropiación: “Están sobre el acuífero Guaraní (una de las reservas de agua potable más importantes del mundo) y a 700 kilómetros de la pista aérea de lo que será la futura base militar norteamericana Mariscal Estigarribia, en la república del Paraguay”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.