ECONOMíA › DIFERENCIAS ENTRE LOS GREMIOS

Vivir en el “campo”

 Por Sebastián Premici

“El que no trabaja en el campo, no sabe cómo es”, dijo a este diario un trabajador apodado El Chispa. Las condiciones laborales en un yacimiento –ya sea para quien esté enrolado en la Uocra o en el sindicato privado de petróleo– son complejas. El clima hostil, las largas horas de viaje hasta el yacimiento y el alto costo de vida, constante en las provincias petroleras, son datos que no pasan desapercibidos.

El reclamo de los Dragones apunta a que les reconozcan las mismas condiciones laborales que a los petroleros. Quizás obtengan el mismo sueldo bruto, pero existe un diferencial en lo que ganan por viáticos, comidas y horas extra. Tal diferencia genera que la convivencia con el resto de los trabajadores, a veces, sea áspera.

“Un petrolero hace trabajos relacionados con los ductos, las soldaduras, el montaje de torres. Y un laburante de la construcción en el yacimiento hace lo mismo. Pero ganamos diferente”, se quejó ante este diario Raúl, que pasa sus días en una línea de montaje.

Los Dragones y los petroleros que suben todos los días al yacimiento viven en Comodoro Rivadavia o Sarmiento. Para llegar a las 8 de la mañana salen de la ciudad a las 6.30. La hora de regreso es después de las seis de la tarde, para finalmente llegar a sus hogares a las ocho de la noche. El tiempo que pasan en viaje es remunerado por las empresas. La diferencia está en que los petroleros reciben 28 pesos por hora de viaje y los Dragones cobran 18 pesos. Viajan lo mismo, pero a unos les reconocen cuatro horas y a otros tres.

“Entre viandas y horas de viajes, la diferencia puede ser de 8000 pesos”, contó Héctor Miranda. La clave de todo está en que lo que reciben de extras no está alcanzado por el pago de Impuestos a las Ganancias, según la ley 26.176. Este beneficio no existe para los trabajadores enrolados en la Uocra.

El otro dato relevante tiene que ver con el costo de vida en la ciudad. Un alquiler para una familia tipo de cuatro integrantes no baja de los 4000 pesos. “Con 6000 pesos que te sobran no te alcanza para vivir acá. Todo es muy caro”, sostiene Mariela, una de las Dragonas, como se autodenominan las mujeres de los obreros dragoneros, que ayer realizaron una marcha por el centro de la ciudad para reclamar una solución al conflicto gremial.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.