ECONOMíA › DURAS CRITICAS A CONSULTORES QUE PREVEN UN PARATE

“En 2001 nos mandaron a los tachos”

 Por Javier Lewkowicz

Economistas de consultoras, internacionales la mayoría, que disertaron ayer en la convención de Acara, fueron blanco de fuertes críticas por parte de la ministra de Industria, Débora Giorgi; el titular de la entidad anfitriona, Abel Bomrad, y especialmente del secretario general de Smata, Ricardo Pignanelli. La polémica adoptó un tono alto para este tipo de eventos, aunque le agregó “picante” al convite. Los economistas alertaron sobre un estancamiento en la producción y las ventas locales y recurrieron al ya clásico argumento de la “falta de confianza” y la “incertidumbre sobre las reglas del juego” para anticipar menores inversiones. “Esos economistas son los mismos que nos mandaron a revolver tachos de basura en 2001”, les dedicó Pignanelli. “Vienen de lejos y conocen poco”, apuntó Giorgi.

Entre los propios invitados internacionales la postura no fue homogénea. Sin embargo, hubo ciertas intervenciones que enfurecieron a Pignanelli, quien encabezó la posterior crítica. Stephan Keese, de la consultora Roland Berger, por ejemplo, criticó la política de intervención estatal que el Gobierno lleva en la economía, mientras que Eugenio Alemán, director y economista principal de Wells Fargo, planteó que si bien “todos los gobiernos protegen sus industrias, el capitalismo más eficiente es aquel que minimiza la acción pública”. Anticiparon que el mercado nacional y regional no seguirá creciendo, así como tampoco la producción de las terminales.

Al finalizar ese panel, Pignanelli, en el pasillo del hotel, comentó: “¿Estos cipayos en qué país viven?”. “Afuera, dónde van a vivir”, respondió un colaborador suyo. “Escuchamos economistas que pintan un panorama negativo para la Argentina. En otras ocasiones también lo hicieron y la realidad los desmintió. Luego, en la casa matriz utilizan esos informes, que no reflejan lo que viene sucediendo, y en eso basan las inversiones”, castigó Bomrad, quien, sin embargo, fue desmentido por Giorgi. “Las casas matrices no les hacen caso a los economistas que presagian el fracaso. Te puedo hablar de General Motors, Toyota, Renault o Mercedes-Benz. Las firmas tienen una mirada estratégica y son mucho más inteligentes. Buscan mercado y el Mercosur tiene gran dinamismo.”

Los analistas consultados advirtieron que el flujo de inversión es más intenso en México y Brasil que en Argentina. Guido Vildozo, de IHS Automotive, una de las consultoras sectoriales más importantes del mundo, detalló que las inversiones de las terminales en Brasil fueron de 26 mil millones de dólares desde 2005 y de 3 mil millones en Argentina. “Es un monto menor en comparación, pero bastante significativo”, matizó. “No quedan dudas de que la presión del Gobierno para que las terminales equilibren su balance comercial es un factor que impulsa a las terminales a invertir”, admitió. Estimó que el desempeño de Brasil en términos de producción será mejor que el argentino en los próximos años y que “Brasil va a aumentar la exigencia de contenido mínimo regional, de modo que el sector autopartista argentino tiene que trabajar de cerca en ese tema”.

En tanto, Martin Bodewig, también de Roland Berger, espera que el sector automotor en Brasil vuelva a crecer en los próximos años en función del desempeño de la macroeconomía y el incremento en la inversión pública. El rendimiento en Argentina sería moderado. Advirtió que la tendencia al crecimiento en el volumen de ventas de autos en la región continuará acompañando la caída en los márgenes de ganancia para los concesionarios, debido a un aumento en la competencia por precio.

Una mirada distinta en varios sentidos ofreció Dante Sica, titular de abeceb.com. “¿Por qué crecen las ventas de autos en el país? Porque mejoró la distribución del ingreso y subieron los ingresos de los hogares medios, de gente que puede acceder a su primer vehículo. Hay un mercado laboral sólido, mejora el crédito, cae el precio de los autos en relación con el salario y el vehículo sigue siendo una forma de resguardo de valor frente a la inflación”, argumentó. Indicó que esa tendencia permite avizorar un mercado potencial de patentamientos de un millón de autos por año.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.