EL MUNDO › EL EFECTO SARAH PALIN DRENA EL VOTO FEMENINO

Nerviosismo en el campo demócrata

 Por Leonard Doyle *

Desde Washington

La campaña de McCain no pudo resistir abalanzarse sobre el regalo. El compañero de fórmula de Barack Obama, Joe Biden, admitió en un momento de distracción que Hillary Clinton está más calificada que él para ser vicepresidente. Biden probablemente estaba reconociendo lo que muchos demócratas creen en privado. Algunos de los operadores más experimentados del partido temen ahora que los republicanos controlen la elección. “Dejemos algo en claro”, dijo Biden, mientras hacía campaña en Nueva Hampshire el miércoles a la noche. “Hillary es una amiga personal muy cercana; está calificada para ser presidente de los Estados Unidos de América. Fácilmente está calificada para ser vicepresidente de Estados Unidos de América y francamente podría haber sido una mejor elección que yo, pero ella es de primera.”

El equipo republicano rápidamente envió un video del momento para maximizar la cobertura. McCain ya está buscando con avidez seducir a los partidarios de Clinton, especialmente a las mujeres blancas, y las encuestas demuestran que está obteniendo logros. Es improbable que la observación de Biden le haga un daño real a la campaña, pero ha expuesto una profunda inquietud entre los viejos demócratas por la forma en que el campo McCain/Palin ha tomado la delantera en las atrajeadas semanas finales antes de la elección.

Tal es el grado de preocupación que un nervioso Obama almorzó ayer con Bill Clinton. El peligro que los demócratas enfrentan de perder la tercera elección seguida es tan grande que Clinton aceptó hacer campaña para Obama, a pesar del persistente antagonismo entre los dos hombres. De las encuestas públicas y privadas los demócratas están descubriendo que los republicanos están neutralizando muchas de las ventajas que la campaña de Obama daba por seguras.

A pesar del lamentable estado de la economía de Estados Unidos, una encuesta de USAToday/Gallup está informando de una diferencia sobre cuál de los candidatos “puede manejar mejor la economía”. Obama lleva la delantera, con el 48 por ciento, pero McCain, quien confiesa abiertamente que sabe poco de temas económicos, está sobre sus talones, con un 45 por ciento. A fines de agosto, el senador Obama tenía una ventaja de 16 puntos en ese tema.

En cuanto a la pregunta “quién puede traer el muy necesario cambio a Washington”, una encuesta de ABC News/Washington Post muestra a McCain a sólo 12 puntos de Obama, contra los 32 que los separaban en junio.

Muchos demócratas confían en que Obama tiene tiempo para retomar el control de la elección. Se espera que el rebote causado por la entrada de Sarah Palin a la carrera se desvanezca en cuanto sus antecedentes y calificaciones sean puestos bajo el microscopio. Eso puede suceder este fin de semana cuando se exponga a los medios, en entrevistas con ABC News en Alaska.

Para Obama el problema es que las debilidades de los demócratas no desaparecen y Palin las ha expuesto.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.