DEPORTES › ENOJO EN BRASIL CON EL ENTRENADOR DE LA SELECCION

Quieren hacerlo dunga-dunga

Los hinchas y la prensa piden la sustitución de Dunga, pero los dirigentes lo respaldan. Sin embargo, la CBF podría hacer jugar a la Selección fuera de las grandes ciudades para evitar abucheos como el del miércoles ante Bolivia.

 Por Diana Renée

Desde Río de Janeiro

El empate sin tantos con Bolivia fue la gota de agua que hizo desbordar el vaso de la paciencia de los brasileños con la selección comandada por el técnico Carlos Dunga. La prensa deportiva brasileña utilizó palabras como “fiasco”, “rabia” y “vergüenza” en sus comentarios sobre el desempeño del equipo verde y amarillo en Río de Janeiro, en un estadio a medio llenar que, al promediar el partido, demandó a gritos la salida de Dunga del comando del plantel nacional.

“Con poco público, también faltó fútbol”, señaló O Globo, que criticó la incapacidad de Brasil para romper el bloqueo defensivo boliviano, aun después de que el equipo andino se quedara con diez jugadores a poco de comenzar el segundo tiempo. El diario O Dia salió con la portada de su sección deportiva en blanco y con la leyenda: “Este espacio estaba reservado para la victoria de la selección brasileña”.

“Brasil realizó, quizás, su peor partido en muchos años”, afirmó el comentarista Roberto Assaf, del diario deportivo Lance, que demandó claramente la destitución del técnico. “Dunga escuchó a la selección ser abucheada a los 27 minutos, no supo cambiar tácticamente a su equipo y, lo que es peor, fue cobarde al no aprovechar la expulsión de García. Para la hinchada, es burro. ¿Y para ti, Ricardo Teixeira?”, le preguntó el diario al presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF).

Pese a que el nuevo traspié del equipo vuelve a debilitar la posición de Dunga, no hay señales de que la CBF esté considerando su sustitución. Al llegar al estadio para seguir el partido, Teixeira elogió el trabajo realizado por el técnico: “Es bueno”, aseveró.

Pero lo cierto es que en ninguna de esas ocasiones la hinchada brasileña llegó a estar tan enojada con la Selección como ahora. Pese a la victoria 3-0 lograda el domingo sobre Chile, en Santiago fue mínima la demanda de entradas para el partido contra Bolivia. Según la prensa local, sólo fueron vendidas 20.000 entradas, y la CBF regaló boletos para llenar parcialmente los huecos en el Engenhao, que tiene capacidad para 45.000 personas.

Dunga y varios jugadores coincidieron en minimizar la hostilidad de la hinchada, al reconocer que los abucheos fueron “normales” y “justos”, ya que “la selección no jugó bien”. Sin embargo, fuentes allegadas a la CBF admiten la posibilidad de que la entidad evite la realización de partidos de Eliminatorias en grandes ciudades como Río o San Pablo, donde la hinchada virtualmente rompió relaciones con la selección de Dunga.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.