EL MUNDO › EL LíDER ESPIRITUAL IRANí LE RESPONDIó CON SU PROPIO VIDEO

Irán rechazó la oferta de Obama

El ayatolá Ali Khamenei aseguró que la promesa del mandatario norteamericano de un nuevo comienzo en la relación entre los dos países no es más que un slogan porque aún no hay cambios.

 Por Stephen Foley *

Desde Nueva York

El líder espiritual iraní rechazó la oferta diplomática de Barack Obama. Sin sutilezas, el ayatolá Ali Khamenei aseguró que la promesa del mandatario norteamericano de un nuevo comienzo en la relación entre los dos países no es más que un slogan. Poco menos de 24 horas después de que se conociera el video de Obama dirigido al pueblo iraní, el dirigente religioso acusó al nuevo presidente estadounidense de continuar insultando a su país, al defender a sus enemigos y empobrecer a su pueblo con las sanciones que se mantienen del gobierno anterior de George Bush hijo. Las palabras solas no son suficientes, reclamó el ayatolá. “Si uno cambia, las acciones de uno también cambian”, reflexionó.

Khamenei hizo su propio video para responderle a Obama y lo mostró en un acto masivo en la ciudad de Mashhad, en el noreste del país. La audiencia respondió con un grito uniforme: “Muerte a Estados Unidos”. Esa escena seguramente decepcionará a Obama, quien tenía la esperanza de recibir algún tipo de señal positiva de la cúpula religiosa de Irán ante la primera oferta de diálogo pública en mucho tiempo. Hace casi 30 años que Washington y la Revolución Islámica iraní rompieron relaciones diplomáticas.

Sin dudas, la respuesta iraní será vista en Washington como un nuevo revés para la Casa Blanca. Esta semana fue la más difícil de Obama desde que asumió el 20 de enero pasado. El mandatario estadounidense tuvo que enfrentar el enojo popular por los salvatajes a los grandes bancos y pedir públicamente perdón por un chiste que hizo en su aparición en televisión sobre lisiados.

El mensaje de Obama a Irán, difundido el viernes pasado, estuvo pensado para coincidir con la celebración de Nowruz, fecha que marca la llegada de la primavera. “Mi administración –dijo el presidente norteamericano– se compromete a buscar relaciones constructivas entre los Estados Unidos, Irán y la comunidad internacional.”

El primero en responderle fue su par iraní, Mahmud Ahmadinejad. “Unos pequeños cambios no pondrán fin a nuestras diferencias”, había dicho el mismo viernes. Pero la contestación de ayer del ayatolá Khamenei es potencialmente mucho más importante. En el país persa, el líder espiritual tiene la última palabra en todos los asuntos de Estado.

Khamenei aprovechó el mismo discurso en el que desestimó la oferta de diálogo de Obama para recordar la exitosa prueba de la primera planta nuclear iraní, en Bushehr. La mencionó como uno de los “alegres logros” del año pasado.

El gobierno de Obama amenazó con endurecer las sanciones contra Irán si su gobierno continúa desafiando los pedidos de las Naciones Unidas de detener sus actividades nucleares. El ayatolá Khamenei recordó la amenaza y acusó al nuevo presidente norteamericano de ser un hipócrita. “No le pueden hablar así a nuestra nación”, criticó el clérigo. “En el mismo mensaje en que nos felicitan, nos acusan de ser una nación que apoya el terrorismo en el mundo, de buscar el desarrollo de armas nucleares y de cosas por el estilo. ¿Qué ha cambiado?”, agregó.

Aunque el mensaje de Obama estaba dirigido “al pueblo iraní”, en realidad tenía como destinatario al liderazgo político y religioso del país persa. Obama lo subió a Internet para que fuera accesible para todos los medios de comunicación iraníes y del resto del mundo. Según los analistas estadounidenses, el presidente Obama se está dando cuenta de que la relación bilateral no va a cambiar tan rápidamente como él esperaba –una decepción a la que se estuvo acostumbrando en su mes y medio en el gobierno–.

Ayer el mandatario norteamericano recibió un nuevo revés en Wall Street. Sus esfuerzos para poner un freno a la cultura de los bonos que gozan y comparten los grandes financistas estadounidenses parecían haber fracasado después de que se supo que el equipo de AIG, la gigante aseguradora que fue nacionalizada en los últimos días, se otorgó bonos por 218 millones de dólares, al menos un tercio más de lo que se creía hasta ahora.

Ese revés se suma al traspié que marcó la semana. Durante su tan esperada aparición en el talk-show nocturno de Jay Leno, Obama bromeó sobre su terrible performance en la pista de bowling. “Digna de las Olimpíadas Especiales”, dijo el mandatario. La furia no tardó en desatarse. Hasta la ex candidata a vicepresidente republicana Sarah Palin, madre de una beba con síndrome de Down, salió a pegarle al mandatario. Obama no perdió tiempo en explicar que se trataba de una broma y llamó inmediatamente al presidente del comité de las Olimpíadas Especiales, Tim Shriver, para disculparse. Un problema menos.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.