EL MUNDO › EL FRENTE AMPLIO Y SU CANDIDATO JOSE MUJICA ARRASAN EN LAS ZONAS CARENCIADAS DE MONTEVIDEO

En el Barrio Sur todos están con el Pepe

La fórmula oficialista, que aspira a ganar el domingo, promete continuar y profundizar las políticas del gobierno de Tabaré Vázquez de combate a la pobreza y reducción del desempleo. El panorama económico que deja el Frente Amplio.

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Montevideo

Se baja de la carreta tirada por un caballo, buscando cartones y bolsas de plástico en la vereda. Tiene 22 años, pero parece menos, se llama Jonathan Sandalio Luna y junto con su amigo Gerardo Méndez se la rebuscan esta tarde soleada en el Barrio Sur de la capital. Jonathan vota por “el Pepe”, dice que “por todo” y sonríe; Gerardo todavía no vota, pero también se inclina por Mujica. El candidato del Frente Amplio (FA) arrasa en intención de votos en los barrios humildes como Sur y en los más marginales de la periferia. La fórmula oficialista que aspira a ganar el domingo promete continuar y profundizar las políticas del gobierno de Tabaré Vázquez de combate a la pobreza y reducción del desempleo. El Frente Amplio bajó la pobreza y la indigencia; sin embargo, la desigualdad persiste en la ciudad.

Mientras toca el timbre de una casa, Jonathan se muestra amable al diálogo.

–¿Cuánto dinero hacés vendiendo cartones y plásticos?

–Me dan diez pesos (dos pesos argentinos) por kilo de nylon y diez por kilo de cartón. En un mes puedo sacar 500 pesos.

–¿Tenés familia?

–Sí, mujer y beba. A veces hago changas en el puerto. Desde la mañana hasta la noche.

–¿Pudiste ir al colegio?

–El primario.

Termina de juntar los cartones, saluda y se va.

En Uruguay la desocupación bajó, hoy ronda el 6,3 por ciento y la pobreza, que en 2004 –cuando ganó el FA– era del 30 por ciento pasó a ser del 20 por ciento. Rubén Tansini, catedrático del departamento de Economía de la Universidad de la República, analiza el cambio de los indicadores sociales. “Bajó la indigencia, pero menos de lo que se esperaba. Llegó a estar en 3 por ciento y ahora en el 1,5, según el Instituto Nacional de Estadística. Se redujo la desigualdad, pero existen sectores difíciles de insertar, los de mayor pobreza. Los niños nacen pobres, se debe romper con el círculo vicioso.” Otros indicadores son el crecimiento y la inversión. “Subieron las tasas de crecimiento del 6 por ciento y de inversión, pero eso no tuvo impacto en la redistribución del ingreso”, señala el académico. Y agrega que el problema de la pobreza extendida lo heredó el primer gobierno de centroizquierda de los gobiernos anteriores colorados y blancos. “Se formaron núcleos duros de pobreza urbana, difíciles de erradicar.”

Para el analista, el mecanismo para salir de esta situación es generar más trabajo y mejorar la educación. El Frente Amplio marcó su impronta con el Plan Ceibal. “En dos años y medio, el gobierno entregó 380 mil computadoras a chicos de primaria, y ahora se pretende hacer lo mismo en el secundario. El impacto es siempre positivo, pero se ve a mediano plazo. Ahora habría que atacar los problemas de los alumnos secundarios. “Existen problemas serios de deserción, repetición de los alumnos. El 60 por ciento solamente termina el secundario.”

Jonathan y Gerardo nunca empezaron el secundario. “Hice hasta sexto”, dice Gerardo, levantando los hombros y como restán-

dole importancia. Vive en Barrio Sur, en el centro de Montevi-

deo, un barrio que tiene algo de Constitución. Casas viejas y semiabandonadas, fachadas grises, puertas sin vidrio tapadas con cartón. Es un barrio “pichi”, como llaman acá a la zona pobre. De las ventanas de al menos una casa por cuadra cuelga la bandera del Frente Amplio, del tricolor rojo, azul y blanco; o carteles con slogans “Mujica-Astori. Con el FA el pueblo gana”.

En un portal, un joven que no tendrá más de 14 años duerme de cara al sol. Al pasar por la calle Zelmar Michelini, en homenaje al político asesinado en la Argentina, un vecino señala un lugar que ya no es el mismo desde la última dictadura militar (1973-1985): lo que hoy es un complejo de departamentos en el pasado fue un conventillo. Lo desalojaron los militares. Lo habitaban sólo afrodescendientes que tocaban los tambores. Vecinos del barrio siguen con la vieja costumbre de tocar candombes en la plaza Medellín.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Cartoneros protestaron ayer frente al Concejo Deliberante de Montevideo por la confiscación de sus carros a caballo.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.