EL MUNDO › EN SU LIBRO ATACó AL JEFE DE LA CAMPAñA REPUBLICANA

Palin no descarta ser candidata

La ex número dos de John McCain volvió al ruedo político y ya habla de la próxima elección presidencial de 2012. “Si la gente me quiere, lo haré”, deslizó, con una sonrisa, Sarah Palin mientras presentaba su libro en la cadena ABC. La ex gobernadora de Alaska y ex candidata republicana a la vicepresidencia está otra vez en boca de todos gracias a Going Rogue, an American Life (Rebelándose, una vida norteamericana), sus memorias que salieron a la venta ayer y en las que intenta redimirse después de la fallida campaña del año pasado. El libro, escrito mano a mano con una editora de una revista evangélica, la muestra como una estadounidense medio, armada, solamente, con el sentido común de una madre trabajadora. “No hay mejor entrenamiento para la arena política que la maternidad”, señaló en su biografía la dirigente republicana.

El libro tiene un solo objetivo, según la reseña del diario New York Times, que tuvo la posibilidad de obtener un adelanto del texto. Relanzar su imagen después del fracaso electoral de 2008 y, para conseguirlo, defenestró al equipo de campaña de McCain. La joven líder republicana acusó a los asesores del veterano senador de haber preparado una estrategia exagerada, derrotista, tonta y hasta demasiado rígida, en relación con los cambios de humor de la opinión pública y los medios de comunicación.

A McCain, un legislador aún muy respetado por republicanos y demócratas, evitó criticarlo. En cambio, apuntó contra su jefe de campaña, Steve Schmidt. Lo acusó de haberla obligado a gastar 150 mil dólares en ropa nueva y de empujarla a realizar las entrevistas televisivas, en las que quedó evidenciada su falta de preparación para discutir temas de política exterior. “Conocía la historia del conflicto de Medio Oriente tan bien como el resto de los estadounidenses”, se excusó en el libro.

Una y otra vez, Palin se justifica diciendo que quedó a merced de los viejos asesores de Washington, con sus viejas reglas. Pero ella y su esposo Todd, repitió en cada capítulo, son simples norteamericanos. “Nosotros sabemos lo que es vivir con un presupuesto apretado y preguntarse cómo vamos a pagar el seguro médico, ni hablar de la universidad de nuestros hijos”, escribió la mujer de 45 años, que vive en una casa tasada en más de medio millón de dólares y que recibió un adelanto de cinco millones por su libro.

Pero ninguno de estos datos extraordinarios aparece en el libro. En cambio, Palin se describe como una madre trabajadora que compra ropa por correo, utiliza cupones para pagar el almuerzo y participa activamente de la vida sindical de su estado, Alaska. “Todd y yo sentimos que nuestra normalidad, nuestro status de estadounidenses ordinarios, nos convierte en una brisa fresca de aire nuevo para Washington”, se autodescribió la ex gobernadora.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.