EL MUNDO › OPINION

Tsunami

 Por Mercedes López San Miguel

Que Uruguay se encuentra a las puertas de un tsunami. Que ese tsunami sacudirá las estructuras productivas. Que José “Pepe” Mujica cumplirá su utopía. Una pintura que contrasta con el tan difundido ex guerrillero ultramoderado que supuestamente encandiló a los empresarios y a la derecha argentina en una cita en Punta del Este. El portavoz de la idea de que se viene un tsunami es el influyente investigador y periodista Samuel Blixen, autor de El sueño del Pepe.

Mujica asume en 15 días. Si los más optimistas ven en su llegada una ruptura con lo anterior, esto es, también con la presidencia frenteamplista de Tabaré Vázquez, otros insisten en que “Uruguay encontró el camino” y que ningún cambio será sustancial (para ellos casi nada varía en Uruguay, sea presidente Tabaré, Lacalle, Sanguinetti o Mujica).

Según Blixen, “el tsunami será en lo nacional, en lo regional y en la intensidad de las transformaciones”, aunque advierte que muchas aspiraciones dependerán de los recursos disponibles y de la negociación con otros sectores políticos y sociales. “Lo de Pepe son ideas con grandes posibilidades de concreción inmediata, como el desarrollo de la investigación científica, la universalización de la enseñanza y la profundización de la vida social en el campo. Pero transformar la matriz productiva del país incorporando la biotecnología, como pregona Mujica, requiere de tiempo para la formación de científicos, estructura para la radicación de laboratorios y mucha diplomacia.”

Mujica va a ser más dialoguista con la izquierda del Frente Amplio que Tabaré. Si quiere emprender cambios más radicales en la economía, tendrá que lidiar con el dique de contención que representa Danilo Astori. En el pasado, el entonces ministro de Economía provocó un cimbronazo en el centroizquierda por impulsar un tratado de libre comercio con Estados Unidos. Para los próximos cinco años puso a su preferido, Fernando Lorenzo, al frente del Ministerio de Economía.

La llegada de Mujica a la presidencia el próximo 1º de marzo también tendrá efectos en la política exterior de su país, especialmente en sus relaciones con sus socios del Mercosur y el resto de América latina. A diferencia de Tabaré Vázquez, que marcó una clara distancia con Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales, el futuro presidente dijo que tiene un “compromiso” con el presidente aymara y que Bolivia será el primer país que visitará tras la toma de mando.

Destaca Blixen. “Mujica trabajará por una mayor integración política y productiva con la región y reclamará a Brasil y Argentina, los vecinos más poderosos del Mercosur, un espacio para el producto comercial de las transformaciones que pretende.”

A esto se suma la auspiciosa vocación de diálogo que ha tenido Mujica con el gobierno argentino para encontrarle una solución al diferendo sobre Botnia. Se dice en la otra orilla que de los políticos uruguayos, Mujica es el más comprensivo con Argentina. El y especialmente su esposa, Lucía Topolansky, han hecho conocer opiniones amables sobre la presidenta Fernández. Topolansky dijo a quien escribe estas líneas: “Cristina Fernández me parece muy inteligente y le han cobrado el hecho de ser mujer; dice unos discursos políticos interesantísimos”.

El fallo de La Haya podría activar el desenlace de este conflicto.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.