EL MUNDO › UN PROYECTO URBANO EN JERUSALéN AMENAZA DISPARAR UN CONFLICTO

El parque de la discordia

El “Jardín del Rey” es un proyecto turístico en el lado palestino de la ciudad que implica demoler decenas de viviendas. El alcalde insiste, el gobierno duda y Al Fatah denuncia que se fomenta una insurrección.

 Por Donald Macintyre *

Desde Jerusalén

El alcalde de Jerusalén reveló ayer detalles de un controvertido y muy esperado plan para demoler casas palestinas y hacer lugar para un parque turístico patrocinado por Israel, en el barrio de Silwan, en la parte árabe de la ciudad. El alcalde Nir Barkat aceptó un pedido de último momento del primer ministro Benjamin Netanyahu para demorar la implementación del plan y negociar con los residentes palestinos para que lo aceptaran.

Pero a pesar de las advertencias de que el plan podría “incendiar” una de las áreas más sensibles de la ciudad, el alcalde Barkat, en conferencia de prensa, no dio señales de aplazar el plan. Según insistía, el parque beneficiaría a los turistas y a los residentes locales, quienes apoyaban, según él, al primer ministro.

El plan llega en un momento muy conflictivo, con Estados Unidos intentando persuadir al presidente palestino Mahmud Abbas para que acepte conversar con Netanyahu. Y el primer ministro israelí ya está bajo fuego de los palestinos, de la izquierda israelí y de la Unión Europea por haber incluido dos lugares religiosos en Cisjordania en una lista israelí de sitios “de patrimonio israelí”.

El alcalde de Jerusalén insistió en que el plan era una mejora necesaria del distrito Al Bustan de Silwan, designado por los funcionarios de la ciudad como el “Jardín del Rey”, conectándolo con el sitio donde se supone que el bíblico Rey David escribió sus salmos. “La infraestructura del área será mejorada. Un área abandonada se convertirá en un área exitosa. Será una situación en la que todos ganarán”, dijo. Pero los funcionarios palestinos de la facción Fatah de Abbas rápidamente denunciaron el hecho. Hatem Abdel Kader, vocero del movimiento en Jerusalén, dijo que “Barkat llevará el peso de la responsabilidad por la conflagración que sucederá en la ciudad si su plan se lleva a cabo. Es un plan israelí para arrastrarnos a una confrontación para evadir sus obligaciones políticas”.

Según el plan, cuyos esbozos fueron revelados a The Independent hace casi un año, la sección occidental del barrio será restaurado a lo que Barkat dice que fue su condición original de espacio verde. Esto significa la demolición de por lo menos 22 hogares palestinos, con los residentes mudados al lado oriental, donde la municipalidad está prometiendo un complejo “de áreas comerciales, restaurantes, talleres de artistas, negocios de souvenirs y arte local”.

Otras 66 casas tienen órdenes de demolición desde hace largo tiempo y Barkat no descartó la posibilidad de que algunas también deban ser tiradas abajo como parte del mejoramiento del área. La municipalidad dice que esos edificios fueron construidos sin permiso, los palestinos dicen que es imposible obtener permisos para construir en los distritos del centro de la ciudad de Jerusalén Oriental. Israel anexó unilateralmente a Jerusalén Oriental después de la Guerra de los Seis Días, pero eso jamás fue aceptado por la comunidad internacional.

La ONG israelí Ir Amin dijo que esperaba que la municipalidad cumpliera con sus “obligaciones” para con los residentes palestinos y no promocionara “agendas políticas”. Añadió que las demoliciones serían un “paso peligroso” que podría “prender fuego a una de las áreas más volátiles y dañar la estabilidad y el futuro político de Jerusalén”.

Barkat, mientras tanto, está tratando de evitar cumplir una orden judicial para demoler un edificio de siete pisos en otro lado de Silwan, ocupado por colonos judíos, que también carece de permiso municipal de obra. Un guardia de seguridad recibió disparos el lunes y está herido. El alcalde sostiene que al darle al edificio, conocido como Beit Jonatan, un permiso retrospectivo podría legitimar las casas palestinas de la misma altura construidas en el área.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

En Jerusalén los proyectos urbanísticos tienen dimensiones políticas muy especiales.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.