LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACIóN

Lo que el agua lleva

A la luz de los recientes acontecimientos climáticos, Sandra Massoni plantea la necesidad de vincular, en lo académico y lo profesional, el ambiente, las tecnologías y la comunicación.

 Por Sandra Massoni *

Llueve en Buenos Aires. Un tren levanta –con forma de ola– el agua acumulada y entonces sí, la problemática del cambio climático asciende al primer lugar en el podio de los famosos y concita la atención de los medios locales. “Tsunami en Buenos Aires”, titulan los noticieros de la tele y estalla la polémica en torno del tema en los portales de Internet; en paralelo, se reaviva el debate en las universidades. Hablar de comunicación ambiental hoy es como estar en la cresta de una buena ola y a punto de protagonizar algún excitante desplazamiento. No somos surfers ni otros deportistas en el mar, sino académicos, pero quienes trabajamos en el campo de estudios de la comunicación ambiental navegamos como investigadores en un territorio extremo, en el cual ya no es tan fácil manejarse con viejas coordenadas para poner buen rumbo. Lo ambiental es un sitio de frontera que expone los límites y los efectos indeseados del reduccionismo de seguir pensándonos como seres humanos separados de la naturaleza, ya sea dominándola o siendo víctimas de su poderío. Estamos empezando a entender que naturaleza y sociedad son un continuo que se expresa a través del concepto de ambiente, en un momento dado del tiempo y del espacio.

Ambiente, tecnologías y comunicación son espacios nodales de nuestro quehacer como profesionales y también como estudiosos de la comunicación social contemporánea. Suelo decir que, en última instancia, nuestro trabajo como comunicadores no es más que una búsqueda en torno de reconocer puntos de contacto, espacios de encuentro y conexión entre aquello que se halla disociado. En este sentido aportar soluciones a la problemática ambiental requiere un abordaje comunicacional que valore los componentes, pero también, muy especialmente, sus relaciones y sus sinergias sin escindirlas de su contexto.

Trabajando desde los paradigmas clásicos, las acciones comunicacionales dirigidas a la solución de los problemas ambientales se mueven típicamente en el ámbito de la difusión de ciertos mensajes, que suelen reducirse a tres tipos: como contenidos tecnológicos; en torno de la generación de normas para impedir la degradación de los recursos naturales; o acerca de incentivos de distinto tipo para promover conductas deseables en los ciudadanos. Por el contrario, desde las nuevas teorías de la comunicación estratégica, nuestro campo de estudio requiere ahondar en las vinculaciones, simbólicas y materiales y aun en las percepciones que hicieron posible que emerjan esas problemáticas. Requiere identificar las causas y los componentes de aquello que aparece como problema para identificar acciones de transformación deseables y posibles con distintos actores. No se ofrecen soluciones curativas, se va al meollo de la cuestión.

Existe un movimiento que está empezando a crecer en las universidades y que es el interés por una ciencia social que nos permita explorar nuestra experiencia del mundo como seres corpóreos. Necesitamos repensar la cuestión de la corporalidad y el conocimiento tomando en cuenta que somos partes indisociables del universo entendido como un infinito entramado vital. Como ya lo planteaba Spinoza, una red de intercambios en la que nada está aislado y en la que toda entidad singular precisa de las demás para existir. Si consideramos el universo como vivo y no escindido, lo que nos toca como comunicadores ambientales es aprender a trabajar en este mundo fluido, aprender a investigar y a actuar en redes y en sistemas complejos evolutivos.

Los trabajos de investigación en comunicación desde esta nueva perspectiva aportan a desplazamientos en las modalidades de pensar y hacer comunicación, a partir de las TIC y teniendo en cuenta que la multidimensionalidad de los fenómenos requiere concebir la actuación de la comunicación desde la estrategia y desde lo fluido, superando la tradicional comunicación prescriptiva.

* Doctora en comunicación UBA. Directora de la carrera de Posgrado en Comunicación Ambiental, Universidad Nacional de Rosario.

Compartir: 

Twitter
 

 
LA VENTANA
 indice
  • MEDIOS Y COMUNICACIóN
    Lo que el agua lleva
    Por Sandra Massoni
  • MEDIOS Y COMUNICACIóN
    Nuevo paisaje mediático
    Por Ricardo Haye

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.