EL MUNDO › LULA LLORO AL RECORDAR UN CREDITO QUE LES DIO A LOS CARTONEROS

“Creo que me estoy poniendo viejo”

El presidente de Brasil atribuyó a sus años la emoción que sintió relatando momentos de su gobierno en una entrevista televisiva. Lloró al rememorar que los Sin Techo se olvidaron de sus reivindicaciones en una visita al Planalto.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, lloró dos veces durante una entrevista otorgada a un canal televisivo local, al recordar un crédito concedido por su gobierno a una cooperativa de reciclaje y al hacer una referencia al inminente final de su segundo mandato, el 31 de diciembre próximo. Durante la entrevista difundida en la noche del miércoles pasado por el canal nacional TV Record, Lula –quien llegó al gobierno en enero de 2003, tras tres sucesivas derrotas electorales entre 1989 y 1998– confesó que todavía no sabe qué hará después de abandonar la presidencia.

“Creo que me estoy poniendo viejo”, expresó Lula, durante una entrevista en dicha televisión, para justificar el llanto por la emoción sentida cuando entregó personalmente el crédito en los bajos de un puente en el centro de San Pablo, donde viven a la intemperie la mayoría de recolectores de una cooperativa de reciclaje. El presidente lloró al recordar que fue él, un ex obrero y ex sindicalista, quien otorgó durante su primer mandato una línea de crédito por 200 millones de reales (unos 112,1 millones de dólares), concedida por el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), a los “cartoneros” o recolectores informales de papel en las ciudades, a los que agrupó en cooperativas.

También sus ojos se humedecieron cuando rememoró que el movimiento de los Sin Techo ingresó por primera vez al Palacio del Planalto y se olvidaron de sus reivindicaciones porque estaban agradecidos de haber estado en la sede presidencial.

El jefe de Estado, que deja el cargo con un índice de popularidad cercano al 80 por ciento, también se emocionó por su salida del gobierno, después de ocho años en el cargo. “Me quedaré mirando a Marisa (la primera dama) y ella se quedará mirándome: ‘¿Y ahora, Lulita?’”, dijo el presidente, quien trató de justificar sus lágrimas en base a su edad. El ex sindicalista cumplirá 65 años en octubre, cuando se celebrarán las elecciones que definirán a su sucesor.

El mandatario descartó, de momento, volver a aspirar a la Presidencia en los comicios de 2014. “Sobre 2014, mi respuesta es no, lo digo con el corazón. Pero en política nunca se puede decir que no. Si yo tengo buen juicio, mis neuronas perfectas, me comprometo a ser un buen ex presidente de la República”, aseguró Lula durante la entrevista.

Afirmó también que en caso de una victoria en las elecciones de octubre de su ex ministra de Presidencia Dilma Rousseff, posiblemente participe en la ejecución de proyectos de gobierno. “Mi sucesor tiene que comenzar a gobernar el 1º de enero haciendo sus obras.” Rousseff empata en los sondeos de intención de voto con el ex gobernador de San Pablo José Serra, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Lula también habló de fútbol y defendió al ex seleccionador Luiz Felipe Scolari, actual técnico del Palmeiras, para asumir la conducción del equipo nacional, en reemplazo de Dunga, tras la eliminación de Brasil en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica. “El técnico que sea llamado no irá a convocar, irá a formar y Felipao (Scolari) tiene autoridad moral y respetabilidad”, opinó el gobernante, en referencia al técnico que logró el pentacampeonato mundial para Brasil en 2002.

Compartir: 

Twitter
 

“Sobre 2014, mi respuesta es no, lo digo con el corazón”, dijo quien se va con un 80 por ciento de aprobación.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.