EL MUNDO

También en Costa de Marfil

Igual que a Hosni Mubarak, el presidente de Egipto, el tiempo para que Laurent Gbagbo, el hombre fuerte de Costa de Marfil, deje el poder pacíficamente se está agotando, estimó este viernes el embajador de Estados Unidos en ese país africano. “Se está cerrando la ventana para que Gbagbo se vaya honorable y pacíficamente, con una amnistía”, dijo Philip Carter, embajador norteamericano en Abidyán, a periodistas en Washington.

Carter admitió que no puede predecir el final de la crisis. Gbagbo se negó a entregar el poder a Alassane Ouattara, el ganador internacionalmente reconocido de las elecciones del 28 de noviembre último y quien resiste en un hotel de la capital marfileña. El diplomático norteamericano destacó que Gbagbo ya no tenía los medios para pagar a las fuerzas armadas marfileñas y que éstas se alejarían indefectiblemente de su régimen.

Según Carter, Gbagbo se limita a “robar” empresas a través de la extorsión para pagar los salarios de los militares. “Gbagbo existe por una sola razón: tiene el apoyo de las fuerzas armadas. Es todo. ¿Qué harán los militares si no les puede pagar? ¿Se mantendrán fieles?”, se preguntó el embajador. En Nueva York, el jefe de la misión de la ONU para la conservación de la paz en el país (la Onuci), Choi Yong-Jin, también señaló ayer que Gbagbo enfrentaría dificultades crecientes para pagar a las funcionarios y que la detención del financiamiento africano podría favorecer a Ouattara.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.