EL MUNDO › LA DELEGACIóN MARROQUí PROTAGONIZó INCIDENTES CONTRA LOS SAHARAUIS

El conflicto del Sahara, en el Foro

A pesar de las tensiones, los expositores saharauis consiguieron dar su testimonio y denunciaron los malos tratos cometidos por parte de la policía de Marruecos en el Foro Social Mundial que se está llevando a cabo en Senegal.

 Por Benoît Cros

Desde Dakar

El conflicto del Sahara Occidental se trasladó ayer al Foro Social Mundial de Dakar y provocó momentos de violencia después de que unos participantes marroquíes intentaran impedir un taller de activistas saharauis. Decenas de miembros de la delegación marroquí protagonizaron enfrentamientos con los agentes de seguridad del Foro y hostigaron a los saharauis. Este es un episodio más de la hostilidad que se vive desde que comenzó el Foro Social Mundial. Diversas personas relataron cómo sufrieron insultos y agresiones por parte de partidarios del Sahara marroquí durante la marcha inaugural el domingo pasado. El lunes también fueron hostigados durante un acto sobre el “Sahara Occidental: la última colonia africana”.

El territorio del Sahara Occidental, tradicionalmente habitado por tribus nómadas, fue abandonado por su antigua potencia colonial, España, en 1976, un año después de la muerte del dictador Franco. El gobierno marroquí favoreció poco después la llamada “marcha verde” con el objetivo de apoderarse de este territorio. Desde entonces, la resistencia saharaui ha luchado para obtener su independencia.

A pesar de las tensiones, las ponentes consiguieron dar su testimonio y denunciaron los malos tratos cometidos por parte de la policía marroquí. Una mujer explicó cómo fue torturada cuando todavía era menor de edad. Otra militante relató la lucha de un comité a favor de 15 desaparecidos saharauis y habló de las violencias sufridas por los familiares de estas personas. La última ponente recordó la muerte de su hermano a manos de la policía marroquí y dijo que su cuerpo nunca le había sido entregado. Las activistas también denunciaron la actitud de Francia que, en su opinión, “ayuda a Marruecos a esconder su violación de derechos humanos”.

El acontecimiento altermundialista continuó sin embargo ayer con su segunda jornada de debates y talleres. Una de las mesas redondas del día abordó las perspectivas de futuro del Foro Social Mundial y de cómo debería ser ese “otro mundo posible” del que se habla desde el año 2001. La mayoría de expositores criticó el crecimiento sin límites y apostó por un decrecimiento.

“La idea de crecimiento ha desarrollado una cultura a través del colonialismo, de la guerra y la globalización”, apuntó Carlos Riera, uno de los organizadores del evento. Riera opinó que “hay que poner fin a este paradigma”. El ponente catalán habló también de los bienes comunes, como las energías renovables, la educación, que son los que todavía deben crecer. “Hay que ir hacia el decrecimiento de los otros bienes que no benefician a todos”, precisó.

El brasileño Joao Whitaker abogó por poner la cuestión urbana en el centro de los debates. Sostuvo que el modelo de crecimiento, que tiene una legitimidad en la sociedad, sólo puede crear más desigualdad en las ciudades. Criticó los grandes proyectos como los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro porque, según dijo, “el crecimiento económico es una bomba desde el punto de vista urbano”. “Hay que poner fin al modelo de ciudad del espectáculo y de los grandes acontecimientos”, argumentó.

“Fue un error de Marx de hablar solamente de la explotación del hombre por el hombre, también se debe hablar de la explotación de la naturaleza por el hombre”, dijo por su parte el historiador palestino Maher Al Charif. “Hay que revisar el concepto de progreso y combinar cualquier evolución tecnológica o científica con la ética”, añadió.

El último ponente, Nadino Calapucha, indígena quechua de Ecuador, criticó también el concepto de desarrollo. “Hablan de desarrollo, pero nosotros en las comunidades indígenas nunca lo hemos visto”, apuntó. “Hacemos una propuesta bien clara, la del Estado plurinacional, en el cual se respeten nuestras diferencias, nuestra autonomía y nuestra justicia comunitaria”, aseveró.

Los últimos talleres del Foro se desarrollarán a lo largo del día, ya que a partir de mañana se organizarán unas cuarenta asambleas de movimientos sociales, que tendrán el objetivo de fijar una agenda común de movilizaciones. Estas serán las únicas decisiones tomadas durante este Foro Social Mundial, ya que los estatutos de esta manifestación impiden tomar cualquier resolución en nombre de todos los participantes.

Compartir: 

Twitter
 

Un saharaui agita el bandera de la independencia.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.