EL PAíS › REQUIRIERON INFORMACIóN SOBRE TODOS LOS VIAJES DE LOS JULIá Y MATíAS MIRET

Los vuelos en el radar de la Justicia

El juzgado a cargo de la investigación quiere precisiones sobre los viajes a Santa Cruz de la Sierra, España y todos los demás que se hicieron en 2010. También le pidió a la Cancillería mayor énfasis en el reclamo de información a los españoles.

 Por Raúl Kollmann

El Juzgado en lo Penal Económico que instruye la causa del avión que llevaba 944 kilos de cocaína a España resolvió ayer profundizar la investigación requiriendo informes sobre todos los viajes anteriores de los hermanos Juliá y Matías Miret. Esto incluye el vuelo a Santa Cruz de la Sierra, dos vuelos a España, con escalas en Brasil y Cabo Verde, y todos los demás que se hicieron en 2010. Al mismo tiempo, el juzgado le pide a la Cancillería que actúe en forma más enérgica reclamándole información a España, ya que parte de los delitos se cometieron en la Argentina. Por ejemplo, si la cocaína se cargó en Morón y si hubo cómplices, se debe determinar la forma en que la droga ingresó al país y las vinculaciones económicas y logísticas que tuvo la organización narco en la Argentina. Para ello, y de acuerdo a convenios firmados entre los gobiernos, España debe informar al juzgado que investiga la operación en la Argentina.

Durante la jornada de ayer, declararon diez suboficiales de la Fuerza Aérea y ocho empleados de las escuelas de aviación de la Base Aérea de Morón. Otra vez surgieron datos que respaldan la idea de que la droga se cargó en el Bombardier Challenger cuando estaba estacionado en ese aeródromo. No sólo hay testigos que consignaron que vieron los autos –un BMW y una camioneta Audi– al lado del avión, sino que registraron a otras personas haciendo algún tipo de trabajo en el aparato. Uno de los testigos señaló que estuvo presente en el momento en que el Bombardier llegó a Morón, procedente de El Palomar, en tiempos en que estaba cerrado Aeroparque. Ese testigo sostuvo que el avión era piloteado por Eduardo Juliá y que el copiloto fue Matías Miret.

También parece bastante claro que los Juliá no ingresaban a la base por la puerta principal, custodiada por la Fuerza Aérea, sino por el puesto conocido como Charlie, que manejaba una empresa de seguridad privada contratada por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). En el puesto Charlie no se registraban las entradas y como ya anticipó Página/12 hace dos semanas, en toda la base no hay cámaras de seguridad.

El juzgado de Catania, que ahora subroga Rafael Caputo, con el concurso del secretario letrado Martín Castellano, empezó a pedir informes sobre todos los viajes anteriores de los hermanos Juliá. Esto incluye un llamativo viaje a Santa Cruz de la Sierra, en el que transportaron a dos personas sospechadas de proveer cocaína. En el juzgado, al menos hasta ahora, tienen como probado que Matías Miret también estuvo en ese vuelo, pero la esposa de Miret, Agustina Conil Paz, afirma que eso no es cierto. Migraciones certificó nuevamente que el copiloto ahora detenido en Barcelona salió el 14 de abril de 2010 rumbo a Santa Cruz de la Sierra, regresando dos días más tarde junto a los Juliá.

Por último, desde el juzgado de Catania le enviaron una nota a la Cancillería para que intervenga en forma más enérgica en el pedido de información a España. En Barcelona dicen que habrá secreto del sumario hasta marzo, pero la respuesta no satisface al juzgado argentino: “Por los convenios firmados, es obligación de España darle los elementos a la Argentina para que el delito pueda ser investigado aquí”, afirman en Tribunales.

Compartir: 

Twitter
 

La Base Aérea de Morón, donde los investigadores creen que fue cargada la droga en el avión.
Imagen: Roando Andrade
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.