EL MUNDO › EL REY DE BAHREIN SUBE LA APUESTA CONTRA LOS MANIFESTANTES

En emergencia y “ocupados”

Dos mil soldados sauditas y de los Emiratos se quedaron en el pequeño reino y los demócratas dicen que hay una “ocupación” extranjera. Hubo dos muertos y cientos de heridos en la represión y una masiva marcha de protesta.

 Por Patrick Cockburn *

El rey de Bahrein declaró ayer el estado de emergencia, lo que le allana el camino a la autoridad militar para terminar con las protestas pro democracia. Los uniformados del pequeño reino cuentan con el apoyo de 2000 soldados de Arabia Saudita y de los Emiratos Arabes. Unos 10 mil bareiníes se manifestaron ayer frente a la embajada saudita en la capital, Manana, para protestar contra la intervención de ese país, que según una declaración opositora más parecía una ocupación. Una parte significativa del reino, que tiene una población de 600 mil personas, sigue en manos de los manifestantes. Fuentes indican que dos manifestantes habrían muerto ayer y que los heridos superarían los doscientos.

Irán dijo que la entrada de tropas sauditas en Bahrein era inaceptable y afirmó que Estados Unidos es el responsable de las acciones de esos soldados, que podrán traer “peligrosas consecuencias”. Como el principal poder chiíta en el Golfo, Teherán es favorable a los chiítas de Bahrein, que representan el 70 por ciento de la población del reino y que han sido tradicionalmente discriminados por la clase dominante sunnita. “La presencia de fuerzas extranjeras y la interferencia en los asuntos internos de Bahrein es inaceptable y complicará más la cuestión”, declaró Ramin Mehmanparast, el vocero de la Cancillería iraní. Irán niega toda implicancia en las protestas que ya llevan más de un mes y, de acuerdo con los cables filtrados por Wikileaks, no hay evidencias de que, como denuncia el gobierno de Bahrein, los chiítas reciban apoyo y armas de ese país. Bahrein retiró a su embajador de Irán para realizar consultas.

Teherán sostiene que Estados Unidos fue el que impulsó la intervención de Arabia Saudita. Pero el Pentágono niega que haya sido avisado de sus planes por el régimen saudita. Bahrein es un virtual aliado de la Casa Blanca, ya que es la sede de la Quinta Flota de la Marina estadounidense. Washington le prestó más apoyo a la familia Al Jalifa que el que le dio al ex presidente egipcio Hosni Mubarak o al tunecino Zine El Abidine Ben Alí. La Casa Blanca llamó públicamente al gobierno de Bahrein a iniciar un diálogo con la oposición.

El estado de emergencia de tres meses les da mucho poder a las fuerzas de seguridad, que están dominadas por la minoría sunnita. Uno de los reclamos de los manifestantes es que todos los puestos laborales importantes quedan en manos de la minoría sunnita. También se quejan porque traen a los sunnitas de Medio Oriente y del sur asiático para realizar tareas de seguridad y se les da la ciudadanía, lo que permite que los chiítas sigan siendo ciudadanos de segunda. Aunque la actual imposición de la ley marcial no modifica mucho los poderes de las fuerzas de seguridad, porque Bahrein es una monarquía absoluta. Pero probablemente deba ser tomada como una señal de lo que vendrá: sacar a los manifestantes de las calles a través de un toque de queda, impedir reuniones públicas y controlar a la prensa.

A pesar de que hubo informes que decían que los manifestantes planeaban reabrir la calle principal que da al distrito financiero de Bahrein, las barricadas de metal, arena y rocas mostraron lo contrario. En un control en una rotonda, los activistas con camisas amarillas chequeaban los documentos y orientaban a los autos. Sin embargo, las calles estaban en su mayoría vacías y los negocios permanecían cerrados. “Nos estamos quedando pacíficamente. Y lo haremos aun si nos atacan”, le dijo a Reuters Ali Mansoor. “Arabia Saudita no tiene derecho a venir a Bahrein. Nuestro problema es con el gobierno, no con Arabia Saudita”, remarcó.

Como primera señal de resistencia a las fuerzas extranjeras, un funcionario saudita dijo que un sargento de esa nacionalidad habría sido supuestamente asesinado por un manifestante en Manama. No se dieron más detalles del soldado, al que sólo identificaron como Ahmed Al Raddadi. La información fue desmentida por un integrante de la resistencia de Bahrein en el programa The Takeaway de la National Public Radio (NPR). De acuerdo con la cadena británica BBC, habría dos muertos, uno sería un bareiní y el otro bengalí. Según fuentes médicas, los heridos trepan a 200.

Hay cada vez más signos de la división entre chiítas y sunnitas. La gente puso piedras, contenedores, latas y barras de metal en las calles para impedir que los extraños entren en sus barrios. Los enfrentamientos sectarios entre hombres, que arrojan piedras o que usan cuchillos se volvieron comunes en los últimos días. Ese tipo de peleas se multiplicaron en la noche del lunes por todo Bahrein, con chiítas y su-nnitas lanzándose acusaciones en los medios.

La universidad de Bahrein y muchos colegios cerraron. Una banda armada irrumpió en la imprenta del único diario opositor de Bahrein, Al Wasat, e intentó impedir que la publicación saliera a las calles. De todas formas, el diario pudo publicarse más tarde y usando las máquinas de otros medios.

La oposición comenzó reclamando derechos civiles, legales y políticos. Pero la reticencia de la familia real a llegar a un compromiso y la violencia de las fuerzas de seguridad llevó a una escalada de los reclamos. El 17 de febrero, la policía atacó a los manifestantes que dormían en la Plaza de la Perla y mató, al menos, a cuatro de ellos. Por eso, la demanda opositora se radicalizó y ahora exige desde el pasaje a una monarquía constitucional hasta la remoción del rey.

Un error de cálculo de las autoridades resultó el domingo en un ataque policial a los manifestantes que estaban cerca del distrito financiero, lo que provocó un contraataque de miles de activistas. Eso hizo que las autoridades le pidieran ayuda a Arabia Saudita como miembro del Consejo de Cooperación del Golfo, al que pertenecen Bahrein, Qatar, los Emiratos Arabes y Oman. Ahora, la crisis de Bahrein involucra a los países del Golfo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

En la capital, diez mil personas marcharon a la embajada saudita a protestar contra la llegada de tropas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.