EL MUNDO › EE.UU. ESPERABA EL ARREGLO CON EL CLUB DE PARIS PARA VENDER ARMAS

Un club de tiro al blanco

Un cable filtrado por Wikileaks revela la ilusión norteamericana de vender armamentos si un acuerdo argentino con el Club de París remueve obstáculos vigentes.

 Por Santiago O’Donnell

Argentina es el país con el gasto militar más bajo en la región, pero la Embajada de Estados Unidos no se da por vencida. Un cable filtrado por Wikileaks al que tuvo acceso Página/12 de septiembre de 2008 muestra el entusiasmo que generó en el sector militar de la sede diplomática el anuncio de la renegociación de la deuda con el Club de París, porque el pago levantaría unas sanciones que no le permiten a Estados Unidos venderle ciertas armas a la Argentina.

El cable, firmado por el entonces embajador Earl Anthony Wayne, se refiere a un encuentro con la entonces ministra de Defensa, hoy ministra de Seguridad, Nilda Garré, para discutir distintos aspectos de la cooperación militar entre los dos países.

Además de presentar sus planes de financiamiento para la compra del material bélico, los estadounidenses intentaron convencerla de que la Argentina participara en unas maniobras navales en Florida y que mandase un agregado naval permanente a la Cuarta Flota, que también tiene sede en Florida. No tuvieron éxito, pero según el cable se llevaron una buena impresión de la ministra.

La reunión tuvo lugar en el despacho de Garré. El embajador fue con el jefe de la misión militar de la embajada y con el agregado naval. Garré los recibió con el secretario de Relaciones internacionales, Alfredo Forti, y el de Asuntos Militares.

Después de los párrafos introductorios, dice el relato de la reunión: “El embajador empezó felicitando a Garré por la decisión de su gobierno de pagar la deuda con el Club de París, haciendo notar que el pago de la porción estadounidense de la deuda facilitaría el levantamiento de las Sanciones Brooke y potencialmente habilitar para la Argentina Financiamiento Militar Extranjero (FMF, en inglés), material de apoyo para la Iniciativa Global de Misiones de Paz (GPOI, en inglés) y acceso a Artículos de Defensa Excedentes (EDA, en inglés). Garré estuvo de acuerdo en que podrían ser herramientas útiles”.

Las Sanciones Brooke corresponden a una ley del Congreso estadounidense que impide la venta de armas a países en default con entidades financieras de ese país. Según el Instituto de Investigación para la Paz Internacional de Estocolmo, Estados Unidos es el principal proveedor de armas en la región, seguido por Rusia. Mientras tanto la Argentina es, junto con Paraguay, el país de menor gasto militar en proporción a su producto bruto interno. Según un estudio del instituto, mientras el gasto militar en la región creció más de un treinta por ciento en los últimos cinco años, con Colombia, Brasil, Venezuela y Chile liderando el pelotón, durante ese período en la Argentina el gasto militar se redujo.

Ojo con Rusia

Sin embargo, en otro cable, de diciembre de 2006, la embajada denota cierta preocupación por un viaje de Garré a países donde las Sanciones Brooke no rigen. “La ministra Garré ha completado recientemente un viaje a Francia, Ucrania y Rusia, ostensiblemente para hablar de posibles compras de armas/sistemas de armamentos. El ministerio negó tener planes específicos, por ahora, de hacer compras significativas, pero parece que los rusos están ansiosos de abrir el mercado de América latina. Un progreso en la Argentina sería un paso significativo en esa dirección. Las Sanciones Brooke no permiten FMF ni EDA, pero Ventas Militares Extranjeras están disponibles, y es una opción viable que el Ministerio de Defensa debería explorar cuando busca nuevos equipos y sistemas”, dice el cable, preparado para la visita a la Argentina del subsecretario de Defensa Michael Coulter.

El cable escrito para el subsecretario Coulter expresa “incertidumbre” porque las reformas en el ministerio a cargo de Garré se llevaron adelante “sin apoyo significativo” de Estados Unidos. El cable explica por qué la embajada cree que Garré prescindió de la ayuda estadounidense para llevar a cabo la reforma. “Para el Ministerio de Defensa es determinante que las fuerzas armadas no estén involucradas en el combate de las nuevas amenazas de terrorismo transnacional, narcotráfico, crimen transnacional, etcétera. El Ministerio de Defensa incorrectamente percibe a los Estados Unidos como queriendo forzar nuestra visión estratégica en la región y empujar a los militares a asumir esas misiones.”

Convites

Volviendo al cable de la reunión entre Garré y el embajador, después de la oferta de financiar compras de armamento, Wayne sumó invitaciones que la ministra elegantemente prometió evaluar, pero eventualmente declinó.

La primera invitación era para formar parte de la Cuarta Flota, una estructura naval estadounidense surgida durante el gobierno de George Bush con la misión de patrullar América latina y el Caribe. Según Washington, la Cuarta Flota es apenas un nombre surgido de una reestructuración de recursos, pero para la mayoría de los países de la región su misión y eventual despliegue representan una amenaza.

“Garré también se mantuvo neutral cuando el embajador mencionó el establecimiento de la Cuarta Flota, iniciativa que había criticado en público. Garré escuchó la sugerencia del embajador de que Argentina considere una visita a la sede de la flota en Mayport, Florida, o el establecimiento de un funcionario que actúe como enlace permanente. Garré pidió confirmación de que Brasil, Chile y Ecuador habían establecido funcionarios de enlace permanente y pareció sorprendida de que lo hubieran hecho”, señala el cable.

La Argentina nunca nombró un enlace para la Cuarta Flota, pero el embajador pareció darse por satisfecho de que Garré no le enrostrara sus críticas al despliegue de la formación naval estadounidense en la región. “Esta vez fue moderada en sus comentarios sobre la Cuarta Flota”, la elogió el embajador en su comentario final.

Después de hablar de la Cuarta Flota llegó la segunda invitación, la de participar en las maniobras Unitas de Oro que se llevarían adelante en Florida en 2009, para festejar el 50 aniversario de las maniobras navales conjuntas entre Estados Unidos y los países latinoamericanos. En 2007 hubo maniobras Unitas en la Argentina con la participación de buques de guerra de Argentina, Chile, Brasil, España y Estados Unidos. Argentina ya había comunicado que no formaría parte del Unitas de Oro, pero el embajador le recordó a la ministra que había novecientas mil buenas razones para cambiar de opinión.

“El embajador señaló que seguía esperanzado de que Argentina reconsidere su participación en los ejercicios Unitas de Oro, explicando que el gobierno de Estados Unidos tenía U$S 900.000 disponibles para apoyar la participación argentina”, dice el cable.

Las maniobras Unitas de Oro se hicieron en abril de 2009 sin la participación argentina. “La noticia no positiva es la ausencia de unidades navales o aeronavales argentinas, tradicional participante de estos eventos y una de las armadas líderes de la región, por sus medios y experiencia. Esto ya había sido adelantado por la ministra de Defensa de Argentina, Sra. Nilda Garré, a su par estadounidense Robert Gates, en ocasión del encuentro que ambos sostuvieron durante la VIII Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, que se de-

sarrolló en la ciudad de Banff, Canadá, en septiembre del año pasado”, señala el portal Pan American Defense.

Llamativamente

Después de hablar del Unitas de Oro, la ministra y el embajador pasaron al tema de batallón de Cascos Azules que estaban armando conjuntamente Argentina y Chile. Además, Garré le agradeció al embajador el envío de un experto en logística para asesorarla con las reformas del ministerio. También hablaron de un programa informático que se había estancado y la ministra agradeció el envío de dos helicópteros a la base naval de Bahía Blanca.

Aunque Garré había esquivado los dos pedidos que le llevó Wayne, el embajador concluyó que la reunión había sido constructiva. “La reunión estuvo llamativamente libre de posturas ideológicas por parte de Garré y sus tenientes, como había sido el caso en reuniones previas... Dentro de todo fue una reunión constructiva en la que ella dio su aprobación clara para la continuidad de la colaboración en varios frentes.”

[email protected]

Compartir: 

Twitter

Wikileaks en Página/12

» Indice completo de notas

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.