EL MUNDO › LAS INCREIBLES ESTRATEGIAS DEL PREMIER ITALIANO PARA ZAFAR DE LA JUSTICIA

Los mil trucos legales de Il Cavaliere

Debates, leyes que acortan los tiempos, beneficios por prescripción y hasta un estatuto exigido por la Unión Europea forman parte del arsenal Berlusconi. Que se acaba de comprar una casa por Internet en Lampedusa.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Aunque las discusiones en la Cámara de Diputados de Italia se han transformado en verdaderas batallas campales, con documentos, monedas, diarios y pelotitas de papel que vuelan por todas partes, insultos y desplantes de todo tipo, Silvio Berlusconi continúa impertérrito su campaña para conseguir liberarse de los juicios que tiene pendientes.

El jueves debía haberse votado la ley llamada del “proceso breve”, una medida solicitada por la Unión Europea que piensa que los tiempos de la Justicia italiana son demasiado largos, dicen los representantes del gobierno. Pero las peleas dentro de la Cámara no lo hicieron posible y la votación fue postergada para el martes.

La furia de la oposición nace de que, según ellos, se trata de una nueva ley “a medida de Berlusconi”, que permitiría salvarlo de una condena en el caso Mills. El caso Mills es uno de los cuatro juicios penales que tiene pendientes el jefe del gobierno italiano, que fue retomado hace pocos días después de que una ley que lo postergaba –la ley de legítimo impedimento, otra a medida de Berlusconi, según la oposición– fue derogada por inconstitucional. El proceso se refiere al abogado inglés David Mills, a quien Berlusconi habría pagado una coima de 600.000 dólares para que declarara en falso en unos juicios en su contra.

De ser aprobada, la ley de proceso breve incluye una norma llamada “prescripción breve”, que concede una serie de beneficios a ciertos imputados como Berlusconi, entre ellos la reducción de seis meses de la fecha de prescripción del delito. El caso Mills prescribe en 2012, pero si se le descuentan los seis meses de beneficio que conseguiría Berlusconi si la ley se aprobara, prácticamente el juicio debería terminar en junio próximo, fecha en la cual no se podrían haber concluido jamás las tres instancias que prevé la Justicia italiana (primera instancia, Corte de Apelación y Corte Suprema) y Berlusconi saldría indemne. También otros dos juicios pendientes, Mediatrade y Mediaset, podrían beneficiarse de esta norma, pero la prescripción no sería inmediata.

El otro vericueto legal al que han recurrido los abogados de Berlusconi se aclarará el próximo 5 de abril, un día antes de que debute el proceso por el caso Ruby, la joven de origen marroquí que presuntamente tuvo relaciones sexuales con Berlusconi siendo menor. Por este motivo y por presiones sobre la policía para que la joven fuera liberada cuando fue arrestada por un presunto robo, el presidente del gobierno italiano será procesado por prostitución de menores y por abuso de poder, por tres juezas del tribunal penal de Milán a partir del 6 de abril.

Los abogados de Berlusconi han argumentado que, dado que se trata de un ministro –en este caso el primer ministro–, el jefe del gobierno debe ser procesado por el Tribunal de Ministros –una sección especial del tribunal ordinario dedicada sólo a los delitos cometidos por los ministros en su calidad de tales–. Los jueces, claro, que quieren juzgarlo como un ciudadano cualquiera no piensan lo mismo.

De ser aprobada por el Parlamento la instancia del Tribunal de Ministros, la audiencia sobre el caso Ruby saltaría seguramente. Se podría entender que Il Cavaliere fuera juzgado por este tribunal por la acusación de abuso de poder, ya que lo hizo en calidad de ministro, pero queda por aclarar por qué debería ser juzgado como un ministro en un delito de ciudadano común como el de la prostitución de menores.

Mientras la prensa de todo el mundo se moviliza para cubrir lo que ocurre y ocurrirá en torno del Tribunal Penal de Milán donde debería comenzar el juicio por el caso Ruby el 6, pero donde el 5 de abril, además, se celebrará otra audiencia del proceso Mediatrade –en que Berlusconi está acusado de apropiación indebida y fraude fiscal–, el primer ministro se dedica a ganarse el voto de los ciudadanos del sur de Italia, que le hará falta en las elecciones comunales de mayo. El premier visitó ayer la isla de Lampedusa, acosada por la llegada de miles de inmigrantes del norte de Africa, y para tranquilizar a sus habitantes llevó consigo una larga lista de promesas: que los cerca de seis mil inmigrantes que están en la lista serán evacuados en 48 a 60 horas, que un barco de la Marina estará anclado permanentemente para evacuarlos cuando lleguen, que construirá un campo de golf y un casino, y que propondrá a la isla para el Nobel de la Paz.

Para concluir dijo que “ahora yo también soy lampedusano. Anoche me compré por Internet una hermosa villa a orillas del mar en Lampedusa”. Al parecer la pagó cerca de dos millones de dólares.

Compartir: 

Twitter
 

El premier está aprovechando las peleas en Diputados para paralizar proyectos que no le convienen.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.