EL MUNDO

MIRADOR

BRASIL

Sepelio de Alencar

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, encabezaron ayer en Belo Horizonte los emotivos actos con los que se despidieron los restos del ex vicepresidente José Alencar, fallecido el martes a los 79 años. Afectado por un cáncer que lo obligó a 18 intervenciones quirúgicas, Alencar fue un poderoso empresario textil. Lula, quien tuvo a Alencar como su compañero de fórmula y sostén de sus dos gobiernos entre 2003 y 2011, lloró durante casi todo el tiempo en que permaneció en el Palacio de la Libertad –la sede de la gobernación del estado de Minas Gerais–, donde terminó el velatorio del político. “El fue más que un vicepresidente. Era más fuerte que yo”, remarcó Lula, quien estaba en Portugal junto a Rousseff cuando ocurrió la muerte de Alencar. Los dos acortaron su permanencia en tierras lusas y regresaron el miércoles a Brasil para participar en el último adiós al empresario y político. El velatorio de Alencar atrajo también a políticos de todas las tendencias –entre ellos los ex presidentes Itamar Franco y José Sarney– y a unas quince mil personas que pasaron por los palacios del Planalto y de la Libertad para rendir el último homenaje al ex vicepresidente.

CHILE

Blandos con Mena

Organismos de derechos humanos chilenos protestaron ayer por el arresto domiciliario que el gobierno de Sebastián Piñera le otorgó al general Odlanier Mena, responsable de múltiples asesinatos. La medida, que favorece desde febrero al jefe de la policía secreta de Augusto Pinochet, fue por otro lado defendida por parlamentarios oficialistas que sirvieron a la dictadura. “Si este gobierno está aplicando las leyes con igualdad de condiciones para todos los chilenos, me parece excelente”, dijo el diputado Alberto Cardemil, ex viceministro del Interior de Pinochet. “Ha habido una ley no escrita que está animada, más que por deseos de justicia, por deseos de venganza, por la cual ningún ex uniformado debiera salir de la cárcel”, se lamentó el diputado de Renovación Nacional, el partido de Piñera. Los dichos de Cardemil fueron de inmediato rechazados por la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro. “Que hable Cardemil es como que hable el mismo Pinochet, hable el mismo Manuel Contreras, hable el mismo Odlanier Mena. No hay diferencias entre Cardemil y ellos”, disparó. En Chile, hay sólo unos 65 represores cumpliendo condena en la cárcel.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.