EL PAíS › PARO DE UTA Y CRUCE CON LOS DELEGADOS

Dos horas sin subtes

 Por Laura Vales

Los servicios del subte estuvieron interrumpidos ayer durante dos horas por un paro de la Unión Tranviarios Automotor. La huelga invirtió los roles de los dos sindicatos que coexisten en Metrovías, ya que mientras la UTA frenaba la salida de los trenes, los “metrodelegados” intentaban ponerlos en marcha. En Constitución hubo incluso empujones y alguna trompada.

El delegado de la UTA Gustavo Vasallo aseguró que hicieron la medida de fuerza para reclamar a Metrovías que pague un retroactivo salarial de 2100 pesos que la empresa adeuda desde hace seis meses, y acusó a los dirigentes de la nueva Asociación Gremial del Subte, Roberto Pianelli y Néstor Segovia, de ser “saboteadores” del paro.

Pero Pianelli y Segovia aseguraron que la verdadera razón del paro de la UTA fue apoyar el pedido de excarcelación de José Pedraza, que ayer fue tratado por la Justicia. Pianelli explicó, en ese sentido, que el retroactivo alegado surgió en enero, cuando los trabajadores acordaron con Metrovías una recomposición en concepto de viáticos. En ese momento, la UTA firmó el convenio sin ponerle objeciones, mientras que la Asociación Gremial (Agtsyp) estuvo a punto de ir a un paro, que finalmente levantó por un compromiso escrito del Ministerio de Trabajo de seguir negociando para que los trabajadores cobraran el retroactivo.

Pianelli sostuvo también que la UTA fue apoyada por la empresa para demorar la salida de los trenes. “Metrovías es parte de la Ugofe, que está bajo la lupa en la investigación del asesinato de Mariano Ferreyra”, apuntó. La Justicia investiga, puntualmente, si la empresa dio, a pedido de la Unión Ferroviaria, el día libre a los trabajadores del Roca que integraron la patota que atacó a los tercerizados en octubre pasado.

Más allá de los motivos formales de la medida de fuerza, la concesionaria precisó que “entre las 13.50 y las 16” las cinco líneas del subte quedaron paralizadas. Antes de las 13, las líneas habían funcionado con demoras de más de 12 minutos e interrupciones momentáneas, por lo que Trabajo declaró “una conciliación obligatoria” que debía regir desde las 15 y fue acatada una hora después.

En ese contexto ocurrió la pelea entre los dos grupos rivales, con empujones e insultos, cuando los delegados de la UTA bloqueaban el ingreso de los pasajeros a los andenes de Constitución, mientras los “metrodelegados” intentaban forzar su apertura. La Policía Federal intervino para separar y mantuvo cerrado el acceso a la estación en los momentos de mayor tensión.

En un comunicado, la empresa sostuvo que el paro afectó a unos 200 mil usuarios. “Metrovías lamenta los inconvenientes que se generaron por esta medida de fuerza gremial llevada adelante por delegados de la UTA”, concluyó. Metrovías y los representantes de ambos sindicatos comenzarán la negociación paritaria el lunes, en Trabajo. La semana pasada, la Asociación Gremial realizó sus primeras internas. El nuevo sindicato quedó legitimado por el nivel de participación en la elección. Por esto, todo indica que los delegados de la UTA buscaron con la medida de ayer un poco de prensa para llegar fortalecidos a la discusión salarial.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.