EL MUNDO › POR LA REPRESIóN EJERCIDA POR EL RéGIMEN DE ASSAD EN CONTRA DE LAS MANIFESTACIONES DE LA OPOSICIóN

EE.UU. y Europa pactan sanciones contra Siria

Londres presentó ayer ante el Consejo de Seguridad de la ONU el borrador del texto. Podría haber veto ruso. Mientras tanto, fuerzas del ejército sirio se desplegaron para atacar una ciudad donde los soldados se amotinaron.

Estados Unidos anunció ayer que apoya la resolución de condena contra el gobierno de Siria, presentada por el Reino Unido y Francia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, por la represión ejercida contra las manifestaciones de la oposición en ese país. El borrador del texto que Londres presentó ayer ante el Consejo de Seguridad “condena la represión en Siria e insta al gobierno de Siria a asumir las demandas legítimas de su pueblo, liberar a todos los presos de conciencia y levantar la restricciones a la prensa”.

“Creemos que esa resolución aumentará la presión sobre el régimen de Bashar al Assad y hará avanzar los esfuerzos de la comunidad internacional para acabar con la brutal represión al pueblo sirio”, dijo el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Mark Toner, en su conferencia de prensa diaria. Preguntado por la falta de sanciones específicas en esa propuesta de resolución, Toner subrayó que se trata más bien de una “declaración” sobre “los abusos a los derechos humanos que se perpetúan en Siria”. “Lo que hará la resolución es sumarse a la creciente condena internacional de lo que sucede en Siria y ayudar a construir una coalición más amplia para acabar con la violencia y presionar a Assad para que tome las decisiones correctas”, explicó.

Toner no quiso hacer comentarios sobre la posibilidad de que Rusia ejerza su derecho de veto sobre la resolución e indicó que por el momento Washington “no va a hablar sobre el proceso” de votación para aprobar el texto. El vocero también se refirió a otro proyecto de resolución para denunciar a Siria ante la ONU, el presentado ayer por Estados Unidos y varios Estados europeos ante la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) en Viena, en relación con las supuestas actividades nucleares no declaradas de Damasco.

Ese texto es “un paso necesario” para manifestar los “escasos” intentos por parte de Siria para hacer frente a las “preocupaciones” de la comunidad internacional, afirmó Toner. El último informe de la AIEA, centrado en la negativa del gobierno sirio a dejar que ese organismo investigue su destruida instalación nuclear de Al Kibar, “confirma esas preocupaciones y la falta de un cumplimiento serio de sus obligaciones nucleares”, aseguró el portavoz.

La suma de las dos resoluciones muestra “la insistencia del régimen de Assad en volver la espalda al resto del mundo y cometer abusos contra su propia gente, mientras desoye las preocupaciones reales sobre su programa nuclear”, indicó Toner. “Tenemos problemas con Siria en esos dos frentes”, agregó.

Fuerzas del ejército sirio se dirigían hacia el nordeste del país para atacar una ciudad donde opositores afirman que los soldados se amotinaron en rechazo a la represión de una revuelta contra el presidente, Bashar al Assad, informaron ayer activistas sirios y medios regionales. El activista sirio Mustafá Oso afirmó que la 4ta. Brigada del ejército, comandada por el hermano del presidente, se encuentra en camino a la norteña Jisr al Shugour donde, según el gobierno, “grupos armados” mataron a 120 miembros de las fuerzas de seguridad el fin de semana pasado.

Esta semana, Oso –un residente en Siria que preside una organización kurda de defensa de los derechos humanos– y otros activistas y testigos afirmaron que miles de soldados con tanques se amotinaron en Jisr al Shugour en rechazo de la dura represión militar lanzada por el gobierno para sofocar una ola de protestas de casi tres meses en reclamo de la renuncia de Assad, en el poder desde 2000.

Damasco, que prohíbe la cobertura mediática de las protestas, afirma que los 120 soldados fallecidos fueron muertos por grupos armados de extremistas, pero varios opositores en el exilio declararon que en realidad fueron ejecutados por sus compañeros por negarse a disparar contra civiles desarmados.

La frontal represión lanzada por el régimen de el Assad llevó a cientos de personas a huir hacia territorio turco, hasta donde llegaron al menos 450 sirios, entre ellos mujeres y niños que lograron cruzar la frontera, según informó la agencia estatal turca de noticias, Anatolia. Los refugiados se instalaron en tiendas de campaña cerca de la frontera, en la provincia turca de Hatay.

El primer ministro turco dijo hoy que su país “no dejará de aceptar” a los cientos de refugiados que huyen de la represión en Siria y nuevamente urgió al gobierno sirio a “adoptar reformas y mostrar moderación”, luego de que autoridades corroboraran la creciente cantidad de personas que huían hacia ese país.

La Cancillería turca, en tanto, dijo que 30 de los refugiados fueron tratados por heridas de bala y que uno murió y agregó que todos ellos, incluyendo 122 que cruzaron anoche, están albergados en un campamento de la Media Luna Roja turca, en la ciudad fronteriza de Yayladagi. Autoridades turcas afirmaron que la mayoría de los refugiados proceden de la norteña ciudad siria de Jisr al Shugour, a 20 kilómetros de la frontera con Turquía, cuyos residentes dicen temer una inminente ofensiva militar luego de que soldados se amotinaran y se enfrentaran con camaradas el fin de semana pasado.

Compartir: 

Twitter
 

Mujeres sirias desplazadas por el conflicto llegan a un campamento en la frontera turca.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.