EL MUNDO › EL CASO MILLS COMPLICA AL PREMIER ITALIANO BERLUSCONI

Se dio vuelta el testigo

Il Cavaliere está acusado de corrupción en actos judiciales, ya que supuestamente habría “regalado” 600.000 dólares al abogado inglés. Ahora busca zafar con la proscripción.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi vio desmoronarse ayer como un castillo de naipes uno de los testigos de su defensa, en una de las audiencias del llamado proceso Mills realizado en los tribunales de Milán. En este juicio, Il Cavaliere está acusado de corrupción en actos judiciales, ya que supuestamente habría “regalado” 600.000 dólares al abogado inglés David Mills para que declarara en falso en dos procesos en su contra.

La defensa de Berlusconi, en cambio, ha sostenido siempre que esos 600.00 dólares le habían sido entregados al abogado inglés por el propietario de una flota marítima de Nápoles, Diego Attanasio, para una serie de inversiones.

Diego Attanasio fue interrogado ayer por los fiscales y repitió lo que había dicho en el proceso italiano contra el abogado Mills precisamente. Jamás entregó ni prestó ni regaló 600.000 dólares al abogado Mills. Attanasio había sido un testigo presentado por la defensa, pero sabiendo ahora que lo que iba a decir contradecía la tesis defensiva, intentaron presentarlo como un testigo que al estar implicado en otro proceso –uno por corrupción en Salerno, cerca de Nápoles– podía valerse de la facultad de no responder. Los jueces rechazaron esta tesis y lo interrogaron. Se sabe que Mills había tenido la gestión de unos 10 millones de dólares del empresario napolitano para una serie de inversiones.

“¿Mills le ha dicho alguna vez que había tomado para sí 600.000 dólares de lo que usted le había entregado? ¿Usted le regaló alguna vez a Mills 600.000 dólares?”, le preguntó el fiscal. A lo que Attanasio respondió en ambos casos que no y añadió que “no había ningún motivo” para que él le regalara esa cifra. Pero reconoció sin embargo haber firmado varios documentos en blanco porque Mills le dijo que para poder administrar ese dinero tenía que firmarlos.

Cuando el juez les dijo a los abogados defensores que podían interrogar al testigo, la defensa respondió que lo haría en otro momento, argumentando que prefería escuchar a todos los testigos de la fiscalía primero. Una argucia legal para alargar el proceso esperando que así llegue a la prescripción. La esperanza de los defensores del premier es que sea definitivamente aprobada por el Parlamento la reforma judicial, reforma que contempla una norma referida a la prescripción breve. De ser así, el proceso Mills pasaría definitivamente a la historia antes de su prescripción natural, prevista para enero de 2012.

La próxima audiencia será el 18 de julio. Habían sido previstas otras cuatro audiencias entre medio pero quedaron anuladas por el pedido de la defensa de escuchar primero a todos los testigos de la fiscalía. “De parte de la defensa hay un abuso del derecho. Hay que evitar con todos los medios que pueda llegarse a la prescripción”, comentó el fiscal Fabio De Pasquale.

Aunque Berlusconi estuvo presente el sábado en la audiencia, lo hizo en completo silencio. No quiso hacer declaraciones de ningún tipo a la prensa, casi como cuidándose, interpretan algunos, de no meter la pata en la víspera de un momento importante para la coalición de gobierno. Hoy, domingo, en Pontida, en efecto, se realiza la reunión anual y nacional de la Liga Norte y desde allí su principal aliado en el gobierno al parecer le dictará sus condiciones con puntos y comas. La derrota electoral de mayo y la del referéndum de la semana pasada es un trago amargo que la Liga no ha podido digerir todavía. Pero ayer, fuera de los Tribunales, tampoco se vieron sus partidarios, que en general asisten a las audiencias esperándolo con banderas y consignas, ni los opositores.

El proceso Mills es uno de los cuatro más importantes que la Justicia italiana tiene en curso contra el primer ministro. Los otros tres son el proceso Mediaset, el Mediatrade, ambos por fraude fiscal y apropiación indebida, y el Caso Ruby, en el que está acusado de prostitución de menores y de abuso de poder.

Compartir: 

Twitter
 

Berlusconi estuvo en la audiencia pero no habló, mientras negocia con la Liga del Norte.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.