EL MUNDO › BERLUSCONI SERá JUZGADO POR LOS TEMIDOS JUECES DE MILáN

La defensa de Silvio se desinfla

Según sus abogados, correspondería que el premier fuera procesado por el Tribunal de Ministros o el Tribunal de Monza. Pero las tres magistradas de Milán rechazaron esas posibilidades. El gobernante faltó a las citas de ayer.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

El Tribunal de Milán rechazó ayer los argumentos de los abogados del primer ministro Silvio Berlusconi en el proceso Ruby, que pretendían, con 16 excepciones, que el caso pasara a manos del Tribunal de Ministros o del Tribunal de Monza, con el objetivo de evitar el accionar de los aguerridos jueces milaneses, a los que Il Cavaliere acusa de complotar contra su persona.

En el caso Ruby –el nombre artístico de la joven marroquí Karima el-Mahroug–, Il Cavaliere está acusado de incitación a la prostitución de menores, por haber tenido presuntamente relaciones sexuales con Ruby cuando ésta era menor de edad y haber pagado por ello. La segunda acusación en este caso, la de abuso del poder, se refiere a las presiones hechas sobre la policía de Monza para que dejara en libertad a Ruby cuando ésta fue arrestada en mayo de 2010 por un presunto robo.

Según los abogados defensores, correspondería que el primer ministro fuera procesado por el Tribunal de Ministros –una institución que en Italia lleva a juicio a los ministros cuando han cometido delitos mientras estaban en funciones– o bien por el tribunal de Monza, al que corresponde la comisaría en la que ocurrió el presunto abuso de poder. Pero las tres juezas del Tribunal de Milán, presidido por Giulia Turri, rechazaron de cuajo esas posibilidades. Por lo cual el proceso continuará en Milán por ahora y la próxima audiencia será el 3 de octubre. Pero no está dicha la última palabra. En efecto, se espera para los próximos meses la decisión final de la Corte Constitucional, máximo organismo en materia de leyes, a quien la defensa apeló para una decisión definitiva sobre la posibilidad del Tribunal del Ministros.

El abogado del primer ministro, Nicolo Ghedini, habló de “gravísima violación de la ley” y de “ordenanza fuera de toda lógica” al referirse a las decisiones del tribunal milanés. Algunos expertos en temas legales sostienen que será difícil demostrar que Berlusconi pagó a Ruby a cambio de una prestación sexual. Ambos han reconocido públicamente que hubo dinero de por medio, pero Il Cavaliere insiste en subrayar que se lo regaló precisamente para evitar que se prostituyera. Ella ha contado de regalos millonarios recibidos del primer ministro, entre ellos 50.000 euros una vez.

Para demostrar lo que los fiscales pretenden, tal vez sería necesario que la misma Ruby se constituyera parte lesa en el proceso contra el primer ministro. Hasta ahora ella ha dicho que no lo hará, pero como la joven cambia a menudo de idea según como vayan sus cosas, tal vez en la rueda de prensa que ha convocado para el viernes en la ciudad de Verona anuncie su decisión final. Mientras tanto, dos jóvenes, ex reinas de belleza, Chiara Danese y Ambra Battilana, invitadas a una fiesta del llamado “bunga bunga” en la casa de Berlusconi en Arcore, por el periodista Emilio Fede, anunciaron que se constituirán parte lesa en el proceso contra Il Cavaliere. Sorprendidas por lo que allí sucedía y por que muchos, luego de eso, pensaron que ellas eran prostitutas, dijeron que se constituirán parte lesa también en los procesos en curso contra el productor de estrellas Lele Mora, Fede y la ex bailarina y ex higienista dental Nicole Minetti, todos acusados de incitar a las jóvenes a la prostitución para organizar esas fiestas.

Berlusconi no asistió a la audiencia de ayer del caso Ruby porque tuvo una reunión con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, sobre temas de actualidad, la economía en primer lugar. Pero tampoco asistió a la que se hizo pocos minutos después en el mismo Tribunal de Milán, la del proceso Mills, en la que está acusado de corrupción por haber pagado presuntamente 600.000 dólares al abogado inglés David Mills para que declarara a su favor en dos procesos.

Los abogados defensores habían anunciado que Berlusconi iba a estar presente, pero la reunión al parecer imprevista con Napolitano hizo saltar el proyecto. La defensa, sin embargo, no solicitó que la audiencia fuera postergada, como hicieron otras veces, argumentando el “legítimo impedimento” o razones de Estado. Por lo cual la vista judicial se desarrolló normalmente.

Durante esa la audiencia fueron escuchados algunos testigos con los que la fiscalía trata de reconstruir el recorrido que hicieron los 600.000 dólares hasta llegar a las manos de Mills. En este proceso los jueces quieren apurar el paso de las audiencias fijadas hasta noviembre para que no llegue el momento de la prescripción –previsto para principios de enero– sin una condena.

Compartir: 

Twitter
 

En el caso Ruby, Il Cavaliere está acusado de incitación a la prostitución de menores.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.