EL PAíS › UNA SUPUESTA APROPIACIóN DE UN BEBé EN LA EX ESMA

A seguir investigando

La Cámara Federal porteña hizo lugar a un planteo de Abuelasde Plaza de Mayo y ordenó profundizar la pesquisa. El juez Marcelo Martínez Di Giorgi había derivado la causa a Mendoza.

 Por Ailín Bullentini

La Cámara Federal porteña ordenó profundizar una investigación por la supuesta apropiación de un bebé que habría nacido en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y fuera luego entregado a un matrimonio que lo inscribió como hijo biológico en Mendoza. La Sala 1 de ese tribunal aceptó como válida una apelación de Abuelas de Plaza de Mayo que pidió que la causa continúe abierta en la Justicia federal de la ciudad de Buenos Aires, en contra de la decisión del juez Marcelo Martínez Di Giorgi de remitir el expediente a los tribunales mendocinos. Desde Abuelas celebraron la resolución de los camaristas, aunque advirtieron que llegó un tanto atrasada. “La decisión es importantísima y la festejamos. Pero hace nueve meses que presentamos el recurso y el atraso nos preocupa”, destacó el coordinador del equipo jurídico de la organización, Alan Iud.

Abuelas de Plaza de Mayo denunció el caso el 17 de septiembre de 2009. El organismo supo de la historia a través del Movimiento Ecuménico de Derechos Humanos de Mendoza (MEDH), adonde se habría acercado la persona cuya identidad estaría en duda para plantear, justamente, sus reparos acerca del asunto. Iud explicó a Página/12 que en el MEDH “luego de haber investigado algunas cosas preliminarmente, consideraron que se podría tratar de un caso de apropiación” de bebés nacidos en cautiverio durante la última dictadura cívico-militar argentina.

La hipótesis del nacimiento en la ex ESMA y de la apropiación del bebé se basó en la coincidencia de algunos datos presentes en el certificado de nacimiento con la nómina de personal que entonces operaba en ese centro clandestino de detención. El médico obstetra que figura en el documento es Carlos Capdevila Aliaga, procesado por delitos de lesa humanidad y acusado de haber atendido partos en la maternidad clandestina que funcionó en la ESMA durante la dictadura.

Sin embargo, el juez federal a cargo de la investigación consideró que el caso debía continuar su curso en Mendoza. La decisión de Martínez Di Giorgi llegó luego de la comparación de perfiles genéticos recolectados en dos allanamientos –en las casas de los supuestos apropiados y apropiadores– y de éstos con los existentes en el Banco Nacional de Datos Genéticos; todos con conclusiones negativas. “A partir de los resultados, el juez descartó que el joven sea hijo de desaparecidos y derivó la investigación sobre su identidad a Mendoza”, precisó el abogado de Abuelas de Plaza de Mayo.

Esta entidad apeló la decisión, pedido que la Cámara Federal porteña acaba de aceptar. “Entendemos que no hay certezas de que el ADN recogido en la casa de la persona cuya identidad está en duda le pertenezca efectivamente, con lo cual la prueba sobre la que el magistrado descarta que sea hijo de desaparecidos no es fuerte”, amplió Iud.

Los camaristas coincidieron con el argumento del organismo liderado por Estela de Carloto. Entendieron que fue “prematuro” enviar la causa a Mendoza al considerar no probada la comisión de un delito de lesa humanidad como había resuelto Martínez Di Giorgi, revocó su decisión y le ordenó profundizar el caso. “Restan medidas probatorias conducentes a establecer” la maniobra, advirtieron Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah.

Además, Abuelas consideró que hubo una falla en el proceder del juzgado a cargo de Martínez Di Giorgi, al ordenar los allanamientos sin un contacto previo con la supuesta víctima: “Hubiera sido preferible tener una instancia de acercamiento con la persona cuya identidad está en duda antes de realizarlos. Se hubiera logrado tratar el tema con mayor sensibilidad. El juez no dio la oportunidad a la persona denunciante de realizarse el análisis de ADN de manera voluntaria”, destacó el abogado. De esta forma, el magistrado deberá continuar investigando para establecer si el joven fue, como dice la denuncia, entregado por un ex marino de la ESMA al presunto matrimonio apropiador. En ese camino, uno de los puntos a develar es la existencia de una posible autorización a la inscripción del bebé, en caso de haber nacido en Capital Federal, y la manera en que el niño llegó hasta la provincia donde creció y aún hoy vive.

Compartir: 

Twitter
 

La ex Esma, donde habría nacido el bebé del que se sospecha se apropiaron los represores.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.