EL MUNDO › EL CONGRESO DIO MEDIA SANCION AL ACUERDO QUE ELEVA EL TECHO DE LA DEUDA NORTEAMERICANA

EE.UU. evita en el último instante el default

El plan cosechó 269 votos a favor y 161 en contra en la Cámara de Representantes. Hoy se da casi por seguro que la ley pasa en el Senado, según la postura de los jefes de las bancadas.

La economía más poderoso del mundo tuvo un respiro después de que la Cámara de Representantes aprobara el proyecto para evitar que Estados Unidos entrara en default. La iniciativa, que contó con el aval de demócratas y republicanos tras un fin de semana de intenso debate, cosechó 269 votos a favor y 161 en contra. Entre esos votos estuvo uno emotivo: el de la congresista Gabby Giffords, quien compareció ayer por primera vez tras el atentado en su contra. De este modo, el techo de la deuda, que actualmente trepa a los 14,3 billones de dólares, aumentará en 2,4 billones durante dos tramos, plazo que el gobierno de Barack Obama considera prudente para enfrentar sus compromisos hasta las elecciones presidenciales de noviembre de 2012. La extensión del límite de endeudamiento quedará firme una vez que sea aprobada por el Senado hoy, algo que se da casi por seguro dada la postura anunciada por los jefes de ambas bancadas.

La votación más difícil comenzó en Washington a las 19 (a las 20 hora de Argentina) con el sector demócrata esperando a que los republicanos obtuvieran la mayoría simple (es decir, 210 votos) que establece el reglamento de esa Cámara. A sólo tres minutos del final de la votación, la propuesta bipartidaria no había superado los 178 votos. La mayoría simple se obtuvo, como en un partido por la final de la NBA, a treinta segundos del final. El plan cuenta con el de demócratas y republicanos y eleva el techo de la deuda en 2,4 billones de dólares, para llevarlo a 16,7 billones, hasta después de las elecciones de noviembre del año próximo. También prevé una reducción del gasto público, en un monto similar, durante los próximos diez años. A mediano plazo se esperan recortes en la seguridad social y en el sistema de salud Medicare; se mantendrán las exenciones impositivas a los ricos impuestas por el ex presidente George W. Bush y no se aceptará ninguna de las propuestas demócratas de aumento de impuestos.

El Senado convertirá en ley la iniciativa aprobada ayer, según se desprende de la postura anunciada por el líder de la mayoría demócrata Harry Reid y el líder republicano Mitch McConnell. Reid señaló que el acuerdo “probablemente no satisface a los republicanos y no hace felices a los demócratas, pero el Congreso va a actuar unido ante una situación crítica”. McConnell aseguró, de su lado, que “el peligro de una suspensión de pagos ha desaparecido”. Así, la tasa de crédito de Estados Unidos quedará protegida, se dará seguridad a los inversionistas de los mercados financieros de todo el mundo y, posiblemente, se revertirán las pérdidas registradas por Wall Street provocadas por la incertidumbre.

Timothy Geitner, secretario del Tesoro estadounidense, se mostró satisfecho por el pacto alcanzado entre la Casa Blanca y los jefes de ambos grupos parlamentarios. “Será bueno para la economía a largo plazo –señaló–. Este acuerdo por sí solo no creará empleos. Lo que hay que hacer es evitar causar más daños a corto plazo”, afirmó Geithner a la cadena de noticias ABC, poco antes de que la Cámara de Representantes aprobara el proyecto de ley.

Mientras tanto, la Casa Blanca salió a rechazar que los republicanos hayan sido los grandes ganadores en la discusión sobre la deuda, después de que John Boehner, portavoz de la Cámara de Representantes, transmitiera esa idea a sus compañeros de partido. “Eso no es cierto en absoluto”, manifestó el vocero de Obama, Jay Carney, ante la consulta sobre si los republicanos habían logrado imponerse en el acuerdo para elevar el techo de la deuda y los demócratas se habían quedado con las manos vacías. Durante una conferencia telefónica con congresistas republicanos, Boehner describió el acuerdo logrado anteayer como un gran triunfo para los republicanos que lucharon sobre los demócratas que cedieron.

“No logramos el gran acuerdo que esperábamos –reconoció Carney–. Pero eso no significa que no consiguiéramos logros significativos.” El portavoz subrayó que el proyecto, que busca elevar el techo de la deuda en al menos 2,1 billones adicionales hasta 2013, protege las inversiones clave y crea “un cortafuegos” entre los gastos domésticos que no se consideran imprescindibles y aquellos gastos en defensa, lo que asegura un enfoque equilibrado.

Sobre el establecimiento de un mecanismo que permita que el déficit se reduzca en 1,2 billón de dólares antes de 2013, Carney señaló que entrará en acción en caso de que los miembros del comité bipartidista –que será creado por el Congreso– no se pongan de acuerdo sobre dónde implementarán los recortes. “Sugerir que este comité no puede tomar decisiones es simplemente impreciso”, lanzó Carney, al mismo tiempo que subrayaba que los legisladores que participen del comité contarán con un amplio margen de maniobra hasta noviembre para elevar sus propuestas al Congreso.

Compartir: 

Twitter
 

Obama logró un acuerdo bipartidario para evitar la cesación de pagos.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.