EL MUNDO › DURAS DECLARACIONES DE UNA DIRIGENTE EMPRESARIA TRAS LA DEVALUACION DE LA CALIFICACION DE LA DEUDA

“Italia es el hazmerreír del mundo”

La devaluación de Standard and Poor’s, que además presentó un horizonte negativo para Italia, más el riesgo de que la otra agencia de calificación, Moody’s, pueda hacer algo similar en octubre, puso muy nerviosos a los industriales.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Los que desde hace meses piensan que el gobierno de Silvio Berlusconi tiene que hacer las valijas creen que ese momento ha llegado desde que Standard and Poor’s devaluó la calificación de la deuda italiana el lunes (de A+ pasó a A), calificó de débil al gobierno como para estimular el crecimiento económico y luego los industriales, por primera vez, mostraron toda su rabia. Por la tarde de ayer, además, se supo que Standard and Poor’s había bajado también la calificación de siete bancos italianos.

“Italia es un país de gente seria. Estamos hartos de ser el hazmerreír de todo el mundo. El gobierno debe tomar medidas serias o irse a casa”, dijo Emma Marcegaglia, la presidenta de Confindustria, la organización de empresarios italianos. Es la primera vez que Marcegaglia, siempre muy contenida en sus comentarios, hace declaraciones tan duras. La devaluación de Standard and Poor’s, que además presentó una prospectiva bastante negativa de Italia, más el riesgo de que la otra agencia de calificación, Moody’s, pueda hacer algo similar en octubre, después de haber postergado por un mes su decisión, han puesto muy nerviosos a los industriales, porque todos esos datos negativos alejan más todavía las posibilidades de recuperación de la economía italiana.

Berlusconi, que no salió a hacer comentarios personales luego de la calificación de Standard and Poor’s –probablemente para no irritar más a los analistas con sus bromas a menudo fuera de lugar– criticó duramente a la agencia estadounidense en una nota, diciendo que sus apreciaciones parecían venir de fuentes periodísticas más que de la realidad y que parecían contaminadas con opiniones políticas. También recordó que ya se aprobó el plan de reformas económicas y prometió tomar medidas que estimulen el crecimiento de la economía. Algunos fieles seguidores del primer ministro hablan incluso de un complot entre los jueces que lo persiguen por sus asuntos legales y sus siete causas abiertas ante la Justicia, y las agencias de rating.

A las críticas del primer ministro Standard and Poor’s respondió rápidamente diciendo, entre otras cosas, que ellos no pretenden dar sugerencias sobre las políticas a seguir, y que de todas maneras consideran que los objetivos del gobierno italiano contenidos en el plan de austeridad aprobado por el Parlamento son difíciles de conseguir.

Cómo será de grave el momento que hasta el principal opositor a Berlusconi, el Partido Democrático, ha puesto en el congelador la propuesta de llamar a nuevas elecciones enarbolada hasta hace pocos días. Ahora el PD se dice dispuesto a “prestar sus servicios al país” en este momento tan difícil, pero siempre que haya una “novedad política”, es decir, explica la prensa, que Berlusconi no siga en el gobierno.

El líder de Italia de los Valores, Antonio Di Pietro, por su parte cree que hoy jueves será una jornada clave, porque en el Parlamento se vota sobre el arresto de un diputado del Pueblo de la Libertad (PDL), el partido de Berlusconi, y antes de ayer, el gobierno perdió varias votaciones por la ausencia de 44 diputados. ¿Qué quiere decir esto? Según los opositores podría significar que el gobierno ha perdido la mayoría parlamentaria y, si es así, se debería llamar a elecciones. Los partidarios de Il Cavaliere dicen en cambio que lo de las votaciones en el Parlamento fue sólo un problema de malos entendidos, porque los diputados creyeron que su presencia no era necesaria.

El miércoles por la mañana, Berlusconi hizo una reunión de urgencia con la Liga Norte, su principal aliado. Por la tarde fue recibido por el presidente de la república, Giorgio Napolitano, quien está profundamente preocupado por la situación y la posibilidad de que Italia pueda transformarse en una nueva Grecia. El encuentro duró cerca de una hora y, según fuentes del PDL, Berlusconi habría reiterado que no renunciará y que tomará medidas para estimular el crecimiento económico. La jornada de Berlusconi no terminó ahí sino con otra reunión de urgencia durante la noche, con la plana mayor del PDL. Mientras tanto trascendió que en el Ministerio de Economía se está estudiando un nuevo plan económico con medidas que permitirán ahorrar de 10.000 a 15.000 millones de euros.

Compartir: 

Twitter
 

Berlusconi evitó referirse a la decisión de Standard and Poor’s de bajarle la nota a Italia.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.