DEPORTES › SAN LORENZO DERROTO A VELEZ EN LINIERS Y CORTO SU RACHA NEGATIVA

Se avivó al final y festejó

El equipo de Asad se mostró por demás cauteloso ante un rival que parecía más dispuesto a la ofensiva, pero que terminó pagando caro sus errores. Pero cuando el partido parecía empate clavado, Salgueiro se despertó y encontró el agónico gol de la victoria.

 Por Daniel Guiñazú

San Lorenzo encontró en Liniers una inesperada bocanada de aire fresco para su crisis. En la última pelota de un partido que jugó muy mal en el primer tiempo y de manera apenas discreta en el segundo, pudo quebrarlo a Vélez y ganarle 2-1. De todos modos, la actuación azulgrana no le hizo muchas concesiones al optimismo futuro. Si persistiera en jugar como jugó ayer, habrá más derrotas que victorias en los tiempos por venir. Y nuevos temblores en una situación que amenaza con llevárselo puesto al técnico Omar Asad más temprano que tarde.

Fue tan desalentadora la prestación de San Lorenzo en los 45 minutos iniciales, que resultaba impensable una victoria. Pero la victoria llegó. Y Vélez hizo mucho para que así fuera. A los cinco minutos del segundo tiempo, hubo un mal rechazo de la defensa velezana tras un corner desde la izquierda, Gigliotti devolvió la pelota al área y Kalinski cabeceó solo en el segundo palo y anotó el empate. Y ya en los descuentos y con todo Vélez volcado en ataque, un rechazo del fondo sanlorencista fue peinado hacia atrás por Sebastián Domínguez para que Salgueiro (reemplazante de Gigliotti como único delantero de punta) se escape y defina por debajo de la blanda salida de Barovero. Fueron dos errores claves de Vélez. San Lorenzo los facturó a precio altísimo y acaso sólo por eso, terminó llevándose los tres puntos.

Pero tampoco vaya a creerse que Vélez fue claramente más. Ganaba 1-0 con un derechazo desde fuera del área de Augusto Fernández a los 37 minutos del primer tiempo, más por una cuestión de actitud que de juego. Los dos equipos plantaron un 4-4-1-1. Pero mientras San Lorenzo lo utilizó sólo para amontonarse en su propio campo, esperando lo que a Vélez se le ocurriese hacer, Vélez lo empleó para darle forma a su propuesta de ataque. El problema es que Gareca ya no tiene el equipo que tuvo. Y por más que Papa, Bella y Augusto Fernández fueron y vinieron por las bandas sin oposiciones y Canteros y Zapata gobernaron con autoridad la media cancha, David Ramírez y el chico Vuletich ya no pueden disimular las ausencias irreparables de Maxi Moralez y de Silva. Y además, Juan Manuel Martínez sigue afuera, sin recuperarse de su lesión en el amistoso de la selección con Brasil.

A Vélez hace rato que le viene faltando aquella chispa que tuvo para resolver sus mejores momentos. Domina y juega mejor, pero no define. Se ha quedado sin reservas futbolísticas (Gareca demoró sus cambios porque el banco tampoco le ofrece variantes superadoras) y por eso perdió cuatro de sus últimos cinco partidos y ya se ha bajado definitivamente de la pelea por el título. San Lorenzo se dio cuenta a tiempo. Se atrevió a hacer algo de lo que hasta allí no había hecho. Y encontró una victoria que alivia. Pero que lejos está de solucionar el fondo de sus cuestiones.

Compartir: 

Twitter
 

Salgueiro revolea la camiseta en el festejo de su gol, a los 90 minutos.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.