EL MUNDO › EL JEFE DEL CLAN DE LOS CASELESI, MICHELE ZAGARIA, VIVíA EN UN BUNKER

Detienen a un súper capomafia

La Camorra junto a la ‘Ndrangheta calabresa y la Cosa Nostra siciliana constituyen el eje de la criminalidad en Italia.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

“Italia es el país del mundo donde hay más bunkers”, dijo alguna vez el escritor napolitano Roberto Saviano, famoso por su libro Gomorra, en el que hizo una detallada y tremenda descripción de la mafia napolitana, conocida como Camorra. Pero Saviano no se refería a los bunkers antiaéreos que se construyen en época de guerra, o a los bunkers antiatómicos que algunos exagerados construyeron por ejemplo en Estados Unidos después del atentado a las Torres Gemelas. No, Saviano se refería a los pequeños departamentos de cemento armado bajo tierra, donde se esconden los mafiosos para escapar de la persecución policial y al mismo tiempo seguir controlando el territorio.

Así fue arrestado ayer el último súper capomafia del clan de los Caselesi, Michele Zagaria, 52 años, escondido en un bunker bajo tierra en los campos de Casapesenna (Caserta), su tierra natal. En 2006, Saviano había escrito que Zagaria se encontraba en Casapesenna. Porque sólo en su propia tierra, desde donde ejercen su poder, pueden los mafiosos contar, para esconderse, con la tácita complicidad de los que allí viven. Pero nada sucedió entonces. El bunker estaba construido debajo de una casa y de cinco metros de cemento armado. Zagaria, al parecer, intentó escapar, pero la tapa del bunker que daba al piso de la casa no se abrió. En realidad la tapa estaba controlada por un telecomando. El departamento tenía además un sistema de aire acondicionado que le enviaba calor o frío según la época del año. Cuando la policía comprendió esto, para lo cual había usado sofisticados aparatos electrónicos, simplemente le cortó la electricidad. El boss creyó entonces que moriría asfixiado y empezó a gritar para que los sacaran.

“¿Puedo darme una ducha?”, preguntó a los policías que lo arrestaban. Al rendirse había dicho también: “No disparen, no disparen, ganó el Estado”. Además tuvo la petulancia de dirigirse a uno de los jueces antimafia que acompañaban a la policía diciéndole: “Me tiene que reconocer que las cosas feas que se han escrito sobre mí yo no las he querido hacer”. Probablemente se refería a algunos atentados que se suponía que su clan estaba organizado contra algunas instituciones. Encima de una mesa de ese departamento de 20 metros cuadrados, el boss tenía varios libros sobre mafia. Uno de Saviano, precisamente Gomorra, y otros dos del juez antimafia Raffaele Cantone, Los gatopardos y Sólo por justicia.

Mientras tanto, los policías que participaron del operativo estallaron en vivas cuando por el agujero del bunker apareció la cabeza de Zagaria. “Es un gran éxito del Estado”, comentó la ministra del Interior, Anna Maria Cancellieri, subrayando que se trataba no sólo de un golpe al clan de los Caselesi sino a toda la Camorra. “Es una bellísima noticia porque esto significa el fin de los Caselesi”, comentó de su lado el juez Cantone.

La Camorra, que junto a la ‘Ndrangheta calabresa y la Cosa Nostra siciliana constituyen el eje de la criminalidad en Italia, no ha dejado área por infiltrar a fin de ganar dinero ilegalmente. Su volumen de negocios, según el centro de investigaciones Eurispes, es de 12.000 millones de euros anuales.

Compartir: 

Twitter
 

“¿Puedo darme una ducha?”, preguntó Zagaria a los policías.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.