EL MUNDO › LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU CONDENO LA REPRESION A CIVILES

Una resolución contra Siria

El texto, no vinculante, promueve el plan de la Liga Arabe que pide un cambio político en Damasco.

La Asamblea General de la ONU aprobó ayer una resolución en contra de la represión estatal en Siria, a menos de dos semanas del fracaso de una iniciativa similar en el Consejo de Seguridad. La resolución no vinculante fue aprobada por 137 votos a favor, doce en contra y diecisiete abstenciones. El texto habla de “sistemáticas y amplias violaciones de los derechos humanos y las libertades fundamentales por parte de las autoridades sirias”.

La resolución promueve además la aplicación del plan propuesto por la Liga Arabe, que impulsa una transición a un sistema democrático y pluripartidario en Siria, sin mencionar en forma expresa que el presidente sirio deba ceder su cargo. Sin embargo, la condena no tendrá consecuencias inmediatas, ya que la Asamblea General de Naciones Unidas no puede imponer sanciones. Su condena es sólo declarativa y no tiene carácter vinculante, puesto que sólo el Consejo de Seguridad puede aprobar sanciones.

Entre los que se opusieron a la resolución de ayer estuvieron Rusia, China (que habían vetado la resolución en el Consejo de Seguridad), Irán y los países latinoamericanos del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, integrada entre otros por Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua). Los países de la Liga Arabe y las potencias occidentales decidieron buscar en la Asamblea General un camino alternativo a lo sucedido en el Consejo de Seguridad. La hoja de ruta planteada por ese bloque regional, acordada tras la visita de una misión de observadores a Siria, fue la plataforma que defendieron los Estados Unidos y las potencias europeas.

Desde el inicio de las protestas opositoras en marzo de 2011, de acuerdo con la ONU murieron 6000 personas. Sólo desde el 3 de febrero pasado murieron en Homs, en el centro de Siria, al menos 377 civiles, incluidos 29 niños, según la organización humanitaria Amnistía Internacional.

Al presentar el texto, el embajador egipcio ante la ONU pidió, en nombre de la Liga Arabe, una respuesta inmediata ante una escalada en Siria, dejando en claro de todos modos su rechazo a una intervención extranjera.

En la vereda opuesta, el embajador de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, acusó a Occidente de buscar convertir a Siria en un protectorado. “Denunciamos ante el mundo que potencias imperiales y sus aliados se propusieron provocar un cambio de régimen en Siria, aun a costa de mayor derramamiento de sangre”, afirmó. Rusia, otro aliado de Damasco, repitió los argumentos expresados en el Consejo y exigió sin éxito varias enmiendas al proyecto, entre ellas borrar la lista de abusos cometidos por Damasco contra civiles y exigir el fin de los ataques por parte de grupos armados de la oposición siria.

En su intervención previa a la votación, el embajador sirio ante Naciones Unidas, Bashar Jaafari, afirmó que la resolución es un texto parcial que no tiene nada ver con la situación real que atraviesa su país. Jaafari detalló algunas de las medidas adoptadas por su gobierno en respuesta a las demandas populares, como la convocatoria de un referéndum constitucional para el próximo 26 de febrero y su disposición a abrir un proceso de diálogo nacional con todos los frentes opositores.

El embajador sirio insistió en que ningún país debería permitir la presencia de grupos terroristas armados en su territorio y manifestó su preocupación por la actitud de los países que impulsaron la resolución ratificada ayer, a los que pidió que dejaran de interferir en los asuntos internos de Siria.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo más temprano desde Viena que el gobierno sirio debe cumplir la normativa internacional en materia de derechos humanos y debe detener la escalada de pérdidas de vidas que se sucede desde el año pasado. Ban advirtió además que la falta de consenso que provocó el rechazo de la resolución de condena en el Consejo de Seguridad no autoriza al gobierno de Assad para que siga atacando a sus propios ciudadanos. “Cuanto más dure el debate, más personas morirán”, aseguró.

Las organizaciones defensoras de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) celebraron la resolución y, según su lectura, de esta manera se aísla a Rusia y China. “El voto envía un claro e inequívoco mensaje de la comunidad internacional a Siria para que de forma inmediata ponga fin a los ataques contra los inocentes”, dijo el director de AI en Naciones Unidas, José Luis Díaz. “En Siria se están produciendo crímenes contra la humanidad. Mientras Rusia y un grupito de países protegen a Siria, el resultado de hoy demuestra que todos ellos están cada vez más aislados”, señaló Díaz.

Compartir: 

Twitter
 

El embajador sirio ante la ONU llamó a una moción de orden.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.