EL MUNDO › ACEPTO APOYAR LA LIBERACION DE SEIS REHENES DE LA GUERRILLA COLOMBIANA

Brasil será mediador con las FARC

El viceministro de Defensa colombiano adelantó que Brasil actuará como país garante en el proceso. Brasil ya había participado con pilotos y helicópteros en otras liberaciones. Ahora será facilitador.

El gobierno de Brasil aceptó formalmente participar en el operativo de liberación unilateral por parte de las FARC de seis rehenes que mantiene en su poder y aportará logística para ese proceso, como ya hizo en otras entregas de secuestrados. Mientras tanto, la policía colombiana detuvo ayer en varias ciudades a nueve supuestos carceleros de rehenes de la guerrilla colombiana.

El viceministro de Defensa colombiano, Jorge Enrique Bedoya, adelantó que Brasil actuará como país garante en el proceso. En otras ocasiones, el país carioca participó con pilotos y helicópteros en la liberación unilateral de varios prisioneros de las FARC.

Ahora el gobierno, el Comité Internacional de la Cruz Roja y Brasil, como facilitador, aguardan que la guerrilla precise la fecha y las coordenadas del lugar donde serán liberados los retenidos que prometió entregar en diciembre pasado.

“Junto con ese organismo humanitario y Brasil, estamos atentos para desarrollar el protocolo necesario”, explicó Bedoya, quien tiene a cargo las conversaciones con las autoridades brasileñas.

El militar expresó que el Ejecutivo está listo para que las liberaciones se realicen y reclamó a las FARC que no dilaten más el sufrimiento de estas familias, según sus palabras.

Las FARC informaron días atrás que aplazaban la entrega de los prisioneros debido a la militarización del área escogida para el operativo. En un comunicado dirigido a una organización de mujeres de todo el mundo, las FARC revelaron que tenían información de que el gobierno de Juan Manuel Santos intentaría el recate vía militar de los rehenes. Esta semana, la ex legisladora Piedad Córdoba, líder del colectivo Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP) y habitual mediadora en otras liberaciones, reveló que la entrega podría hacerse en un mes o mes y medio. El gobierno de Brasil aceptó facilitar los medios logísticos para la misión humanitaria de entrega de los al menos seis rehenes que la guerrilla de las FARC prometió poner en libertad.

La aceptación del gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff supone la facilitación del país vecino de los helicópteros y las tripulaciones que deberán recoger, en las selvas de Colombia, a los uniformados que las FARC han prometido liberar unilateralmente.

Las FARC ya habían anunciado en noviembre pasado su decisión de poner en libertad de manera unilateral a seis secuestrados.

Los rehenes por liberar son el militar Luis Alfonso Beltrán Franco y los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero y José Libardo Forero, todos ellos con más de doce años de cautiverio.

Tras ratificar en dos ocasiones su decisión de liberarlos, siempre ante una misión encabezada por la ex congresista Piedad Córdoba, los rebeldes anunciaron el pasado 1º de febrero que aplazaban de manera indefinida la entrega por la militarización de la zona en la que tenían prevista la puesta en libertad.

El CPP instó a los rebeldes a que entreguen a los once uniformados que siguen en su poder y no sólo a seis.

El mismo llamamiento lo hizo el gobierno del presidente colombiano Santos, quien hace sólo cuatro días escribió en su cuenta de Twitter que Brasil ya tenía autorización para participar en la operación humanitaria.

“Hace rato le dimos luz verde a Brasil para ayudar en la liberación de los secuestrados”, expresó Santos, y se preguntó luego: “¿A qué se debe entonces la demora?”. Al tiempo que se anunciaba la participación de Brasil, la policía colombiana informó sobre la detención de nueve supuestos carceleros de rehenes pertenecientes a las FARC. El subdirector de la policía, general José Roberto León, dijo que en esas operaciones, practicadas en las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Neiva y Girón, fue desmantelada la red de secuestros del fallecido Mono Jojoy. Este era el jefe militar de las FARC y murió en un bombardeo a su campamento, en septiembre de 2010.

Los capturados, añadió el alto mando policial, participaron en la ocupación de la base militar de Miraflores, en el departamento sureño del Guaviare, en 1998, en la que 129 uniformados fueron secuestrados por ese grupo guerrillero. Del grueso de secuestrados en Miraflores, aún permanecen en cautiverio los sargentos Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno, ambos del ejército. Los detenidos serían los responsables de coordinar los traslados por la selva a los que eran sometidos los secuestrados cuando cambiaban de campamento.

“Además, actuaban como ‘cadeneros’, es decir eran los responsables de atar de manos y cuello a los policías y militares que fueron arbitrariamente privados de la libertad”, añadió el oficial.

La policía señaló que varios de quienes fueron rehenes no sólo los identificaron, sino que describieron las funciones que cumplían en las FARC. Además de los sargentos Salcedo Guarín y Moreno, la guerrilla mantiene como rehenes a nueve uniformados más, algunos desde hace casi trece años, tanto del ejército como de la policía.

Compartir: 

Twitter
 

Las FARC internacionalizan la liberación de rehenes colombianos.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.