EL MUNDO › EL PAPA RATZINGER VISITó UN SANTUARIO EN CUBA

Rezo por los presos

En su primera visita a la isla, desde que asumió como máxima autoridad de la Iglesia Católica, el papa Benedicto XVI suplicó a la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, por los cubanos presos, rogándole que este país avance “por caminos de renovación y esperanza” en el futuro y también rezó por el vecino pueblo de Haití. El Papa dijo que “suplicó a la Virgen Santísima por las necesidades de los que sufren, de los que están privados de la libertad, separados de sus seres queridos o pasan por graves momentos de dificultad”, al finalizar su visita de ayer al Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, el más importante de la isla, donde se venera a la Virgen, muy popular entre los cubanos.

El Papa, quien llegó al país invitado por el gobierno y la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, se reunió igualmente con autoridades religiosas en la Nunciatura Apostólica. “Diálogo” y “reconciliación” fueron algunas de las primeras palabras pronunciadas por el Papa en La Habana. Benedicto XVI realizó un amplio programa de actividades, que incluyó un encuentro con el presidente Raúl Castro. Según la agenda papal, recogida por la agencia de noticias Prensa Latina, el diálogo con el menor de los Castro tuvo lugar en horas de la tarde en el capitalino Palacio de la Revolución. Más tarde, el Papa incluyó en su agenda un encuentro y una cena con los 14 obispos cubanos y cardenales de otros países que viajaron a La Habana para la ocasión. “He venido como peregrino hasta la casa de la bendita imagen de Nuestra Señora de la Caridad, la Mambisa, como ustedes la invocan afectuosamente”, dijo el pontífice ante cientos de fieles congregados fuera de la Basílica Menor de El Cobre.

Y pidió a la Virgen para que los jóvenes “no sucumban a propuestas que dejan la tristeza tras de sí”, en alusión a la droga, el hedonismo, la prostitución y la permisividad sexual, que la Iglesia condena. A su vez, evocó ante María a “los cubanos descendientes de aquellos que llegaron aquí desde Africa”. También hizo un ruego especial por “la cercana población de Haití, que aún sufre las consecuencias del conocido terremoto de hace dos años”. Según la tradición, una imagen de madera de ella, con la inscripción “yo soy la Virgen de la Caridad”, fue encontrada en el mar por dos pescadores indígenas y un esclavo negro en 1612. Por aquel entonces, fue llevada a la mina de El Cobre, cerca de la ciudad de Santiago, ubicada en el sudeste de la isla, y ha estado asociada a la historia de la liberación cubana, especialmente a la lucha contra la esclavitud durante todo el siglo XIX.

Joseph Ratzinger cumplió con todo el programa de 48 horas en la isla, donde se dirigió a los cubanos en cuatro oportunidades. Mediante un llamado a “construir una sociedad abierta y renovada” cerró más tarde su homilía en la plaza Antonio Maceo de Santiago, situada a 900 kilómetros de La Habana, en la primera de las dos paradas que hará en la isla en poco más de 48 horas. Fuentes del Vaticano no descartaron un posible encuentro entre Ratzinger y el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, fuera de agenda. Como acto final de su visita a la isla, el Papa celebrará hoy una segunda misa al aire libre en la Plaza de la Revolución, donde se espera una concurrencia masiva, convocada por el arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega. Benedicto, quien antes de su estadía en Cuba estuvo tres días en visita oficial en México, realiza su viaje apostólico número 23.

Compartir: 

Twitter
 

El Papa habló de diálogo y reconciliación.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.