EL PAIS › ENCABEZADO POR MOYANO, EL SECRETARIADO DE LA CGT PUSO FECHA A LA ELECCION DE SUS AUTORIDADES

La pulseada se define el 12 de julio

Moyano irá por un nuevo mandato. De la reunión de ayer no participaron ni los Gordos ni los independientes, que mandaron representantes. Pero estuvo el metalúrgico Caló, que asoma como principal rival del camionero.

 Por Julián Bruschtein

La CGT elegirá sus autoridades el 12 de julio, día en que vence el mandato que lidera actualmente el camionero Hugo Moyano. El secretario general encabezó la reunión de la mesa de conducción de la central obrera que definió la fecha de la elección, a la vez que anunció de manera formal que se presentará para continuar un período más al frente de la CGT. El encuentro contó con la presencia del metalúrgico Antonio Caló –posible rival del camionero en julio–, pero sin las figuras máximas del sector de los independientes ni de los Gordos.

“Moyano ha manifestado su interés de presentarse” para ser reelecto, aseguró ayer el dirigente de la Federación Marítimo Portuaria, Juan Carlos Schmid, al finalizar el encuentro. Allí destacó que en la reunión se analizó “el cronograma de llamado de convocatoria a la renovación de autoridades” que se realizará el 12 de julio, aún sin lugar confirmado. El mismo Schmid destacó que además de Moyano no descartaba a otros posibles candidatos, como podrían ser “Caló, Jorge Lobais (Textiles) o Andrés Rodríguez (secretario general de UPCN, estatales)”. El aliado de Moyano aseguró que “la convocatoria fue amplia” para evitar suspicacias por posibles “apoyos inexistentes” de otros sectores o de “realineamientos que no habrían dado lugar a ningún debate” en la reunión.

“Hay que entender que estamos llegando al final del mandato y la obligación del consejo directivo es llamar a todas organizaciones sindicales confederadas, aun las que se han retirado y a los que han constituido alineamientos internos que están separados de esta conducción”, dijo Schmid, aludiendo a CGT Azul y Blanca del gastronómico Luis Barrionuevo y el sector de los Gordos, que en general no participan de las convocatorias que realiza Moyano. Schmid informó además que la CGT dio “ingreso a alrededor de treinta organizaciones” que se incorporaron a la central sindical.

La reunión comenzó pasadas las 15, cuando terminaron de llegar los representantes gremiales a la sede que la CGT tiene en Azopardo 802. “Hubo muy buen clima, sin tensión”, aseguró un dirigente gremial a Página/12. Por más de tres horas deliberaron para acordar el cronograma y la forma de votación. “Va a ser como siempre: directa y secreta”, confió un gremialista, que explicó que “si hay dos candidatos se hará de forma secreta. Si se llega al confederal con una lista de unidad, como pasó últimamente, puede ser que la votación se haga a mano alzada”.

Ante la ruptura de la alianza que mantenía con el kirchnerismo, en el camino hacia un tercer mandato Moyano debió recurrir a viejos amigos del sindicalismo. A pesar de sus diferencias políticas, el camionero recibió el apoyo del secretario general del sindicato de Peones Rurales, Gerónimo “Momo” Venegas, enlistado en las filas del ex presidente Eduardo Duhalde y enfrentado con el gobierno nacional. Moyano lo defendió cuando fue detenido en la causa por la investigación sobre medicamentos adulterados, que involucró a obras sociales sindicales, y en las últimas semanas apareció un afiche en recordatorio del secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, firmado por los dos. Pero, además, el titular de la central obrera le tendió la mano a Barrionuevo, aliado incondicional de Carlos Menem durante sus diez años como presidente y enfrentado a Moyano, incluso partiendo con la CGT y conformando su propio espacio sindical. Así el camionero se aseguraría una importante porción de los dos mil delegados que participarán del confederal.

Caló, por su parte, dio un fuerte mensaje a los gremios que participaron de la reunión al sentarse en la mesa. Los dirigentes más importantes de los independientes, como Rodríguez (de UPCN), Gerardo Martínez (de la Uocra) y José Luis Lingieri (de Obras Sanitarias), enviaron representantes al encuentro. Allí no planteó que fuera a presentarse como candidato, pero sí lo había hecho por la mañana y en reuniones personales con los distintos grupos, logrando el apoyo de los Gordos, sector con muchos delegados al congreso en el que se eligen las autoridades. “Yo soy el candidato de los trabajadores, el Gobierno nunca participó en esto”, sostuvo el metalúrgico luego de la reunión para desmentir que fuera el candidato preferido por el Gobierno. Aun así, desde la Casa Rosada verían con buenos ojos la llegada de Caló a la cima de la CGT por la buena relación que mantienen y porque suma además ser el representante de un gremio del sector de la industria y la producción.

La alternativa de llegar con más de un candidato a la elección el 12 de julio aparece como una posibilidad concreta, pero Caló aseguró que no veía “esa foto”. “Falta mucho, tengo muchos años en esto y sé que todo se define diez minutos antes”, sentenció el metalúrgico.

Compartir: 

Twitter
 

Quienes participaron del encuentro aseguraron que el cónclave en la CGT fue distendido.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared