EL MUNDO › CERRADA LA INTERNA REPUBLICANA CON UNA BARRIDA EN CINCO ESTADOS DEL NORDESTE, CRITICO A OBAMA

Romney abrochó la nominación opositora

Los resultados en estados clave como Nueva York y Pennsylvania no causaron dudas y le dieron al ex gobernador de Massachusetts un trampolín desde el cual declarar terminada la campaña de las primarias. La elección general comenzó.

 Por David Usborne *

Horas después de que Mitt Romney declarase la victoria en la larga y amarga batalla para convertirse en el nominado republicano presidencial de 2012, uno de sus últimos rivales sobrevivientes, Newt Gingrich, aceptó no oficialmente lo obvio y prometió suspender la campaña en los próximos días. El cambio de dirección que verá a Romney dirigiendo su fuego exclusivamente contra el presidente Barack Obama ocurrió en un salón de un hotel en New Hampshire, la tarde del martes, después de haber ganado las elecciones primarias en cinco estados. Esos resultados no causaron dudas y le dieron al ex gobernador de Massachusetts un trampolín desde el cual declarar terminada la campaña de las primarias. De esta forma, la elección general comenzó.

Y así, con la destructiva lucha por la nominación republicana terminada, Estados Unidos, más políticamente polarizado que nunca, se preparará para un choque titánico de dos candidatos que ofrecen visiones del futuro llamativamente contrastantes. Será ruidoso y sangriento y se gastarán enormes sumas de dinero para resolverlo. Su discurso en New Hampshire mostró claramente la estrategia de Romney: implacable para mostrar al titular como una desilusión, que fracasó en cumplir con las promesas de esperanza y cambio hechas en 2008. Lo principal será mostrar la lenta recuperación económica. Desafiando el mantra de la campaña victoriosa de Bill Clinton hace 20 años, declaró: “Sigue siendo sobre la economía. Y no somos estúpidos”.

“Esta noche es el comienzo de una nueva campaña para unir a cada estadounidense que sabe en su corazón que podemos hacerlo mejor”, siguió Romney. “Los últimos años han sido lo mejor que Barack Obama puede hacer, pero no es lo mejor que Estados Unidos puede hacer. Esta noche es el principio del final de las desilusiones de los años de Obama y es el comienzo de un nuevo y mejor capítulo que escribiremos juntos. Esta ha sido una larga campaña, pero muchos estadounidenses recién ahora comienzan a enfocarse en la elección ante el país.”

Cualquier noción de que Romney no sería un competidor en noviembre se disipó con la retirada de Rick Santorum, cuyas opiniones ultraconservadoras le dieron siempre pocas chances. Ahora, con la ida de Gingrich, el único rival en pie es Ron Paul, un libertario con seguidores, en su mayoría hombres jóvenes, que son fervientes pero irrelevantes. Hasta ahora, Gingrich, un ex presidente de la Cámara de Representantes, había jugado como un terco adlátere, insistiendo en que llevaría su lucha hasta la convención del partido en Tampa, en agosto. Pero hace tiempo que se arriesga a parecer más petulante que pertinente. Mientras se dirige a la salida también es probable que lo apoye a Romney. “Creo que en algún momento uno tiene que ser honesto con lo que está sucediendo en el mundo real, en oposición a lo que uno quisiera que sucediera”, le dijo a los partidarios en Carolina del Norte. “El gobernador Romney tuvo un buen día hoy... Ahora hay que darle algo de crédito. Este tipo trabajó seis años, juntó una enorme maquinaria y realizó una campaña seria.”

Prometiendo brindar más detalles de sus planes en los “próximos días”, añadió: “Creo, obviamente, que yo sería un mejor candidato, pero el hecho objetivo es que los votantes no pensaban eso. Y también creo que es muy, muy importante que estemos unidos”.

El resultado de noviembre permanece incierto. Mientras las encuestas muestran que Romney comienza su desafío con niveles de poco entusiasmo, algunas indican que si la elección fuera hoy, sería competitivo contra Obama, que sigue cargado por la incierta recuperación. Hasta un punto, Obama será un rehén de los indicadores económicos, determinados por hechos que escapan a su control, como el precio del petróleo y los continuos dramas de deudas en Europa.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12
Traducción: Celita Doyhambéhère

Compartir: 

Twitter
 

El ex gobernador de Massachusetts se aseguró la nominación del Partido Republicano.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.