EL PAIS › MATTEO GORETTI DICE QUE NO SABIA QUE LAS PIEZAS ARQUEOLOGICAS QUE TENIA ERAN ROBADAS

Con una coartada no muy convincente

Especialistas sostienen que es imposible que desconociera el origen de los objetos precolombinos. El asesor macrista dijo no tener oficina en el gobierno porteño, pero sus tarjetas personales lo desmienten.

 Por Werner Pertot

El colaborador de la gestión PRO Matteo Goretti aseguró que no sabía que eran robadas las piezas arqueológicas que fueron encontradas en un allanamiento a uno de sus domicilios. El ex presidente y actual vocal de la Fundación Pensar, que encabeza Mauricio Macri, dijo también que sus funciones en el gobierno porteño las hace “de manera gratuita” debido a su “simpatía con la gestión que hoy gobierna la Ciudad”. Afirmó además que no tiene oficinas en el Palacio de Gobierno, aunque su tarjeta de presentación parecería desmentirlo. Su descargo fue cuestionado tanto por la titular del Instituto de Antropología, Diana Rolandi, como por el abogado de la Asociación de Amigos del Museo Ambato, Eduardo Garbino Guerra. “Goretti es un viejo lobbista de los coleccionistas. Tiene libros sobre arqueología. Su defensa es muy débil”, sostuvo el abogado cordobés.

Goretti quedó involucrado en una causa por el robo al Museo Ambato, en La Falda, Córdoba, cuando Interpol allanó cuatro domicilios suyos y encontró 58 piezas arqueológicas robadas en 2008. Goretti es uno de los asesores en comunicación del PRO y tuvo la tarea de entrenar a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Especialista en culturas precolombinas, Goretti publicó varios libros sobre el tema y organizó varias exposiciones a través de la Fundación Ceppa. En un reportaje con Página/12, la ministra de Seguridad, Nilda Garré, aseguró que precisamente por eso no podía alegar desconocimiento sobre el origen de las piezas.

Sin embargo, esto fue lo que hizo Goretti. En una carta enviada a las agencias de noticias, aseguró: “Mi colección fue relevada y registrada en 2007 por expertos designados por la autoridad pública, en cumplimiento de la ley 25.743. En esa oportunidad informé por escrito a la autoridad de aplicación que la colección se encontraba en el mismo sitio donde sigue en la actualidad, que fue allanado el 18 de abril”. La norma es de 2003 y daba seis meses de plazo para registrar todas las colecciones privadas.

El asesor macrista admitió que “se encontraron algunas piezas que habrían sido sustraídas años atrás de un museo privado de Córdoba”, que “fue cerrado totalmente en 1999 y que nunca más abrió”. Pero dijo: “Yo desconocía totalmente esa situación. El origen de todas las piezas que estaban en la calle Libertad es de buena fe”. También aseguró que aportará las pruebas de su “absoluta inocencia”.

Sobre su rol con el gobierno porteño, Goretti afirmó: “No tengo ni tuve jamás funciones ejecutivas. Me desempeño como asesor ad honorem del Ministerio de Hacienda. Mi asesoramiento es en temas de comunicación, que es mi especialidad, y lo hago de manera gratuita por mi simpatía con la gestión que hoy gobierna la Ciudad”. “No tengo ni tuve jamás oficina ni gente a cargo en el gobierno porteño”, destacó, aunque su tarjeta de presentación como asesor indica como oficina suya la ubicada en el “Piso 3, Of. 306” del Palacio de Gobierno. Se trata de la oficina de prensa. En la tarjeta da un teléfono y un mail del gobierno PRO. Cerca de Néstor Grindetti, señalaron que Goretti no cumplió funciones allí.

“Ese descargo de que no sabía es falaz”, consideró Eduardo Garbino Guerra, abogado de la Asociación Civil Amigos del Museo Ambato, un grupo de vecinos autoconvocados que reclama que se reabra el museo en La Falda. “Como querellante particular en la causa penal voy a pedir que se lo investigue por otros delitos, no sólo por encubrimiento. Estoy convencido de que forma parte de una trama de tráfico ilícito”, estimó Garbino Guerra. “Es un caradura. Si no se reabre el museo es porque había un entramado de gente como él, que decía que era una colección privada”, recordó.

En tanto, la titular del Instituto de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (IAPL), Diana Rolandi, advirtió que en 2007 Goretti registró 800 piezas de su colección “y después no registró nada más”. La arqueóloga remarcó que “es falso que se hayan comprado de buena fe porque el procedimiento para la compra-venta consiste en que la persona debe registrarlas y luego ofrecerlas en venta al Estado nacional o provincial”. “Todo esto Goretti no lo hizo jamás, no puede comprar algo que no se ofreció en venta al Estado”, destacó.

Compartir: 

Twitter
 

Matteo Goretti y su tarjeta de presentación como asesor macrista.
Imagen: Irma Montiel
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared