EL MUNDO › PRIMERA MARCHA DEL 2012 EN RECLAMO DE UNA EDUCACION GRATUITA Y DE CALIDAD EN CHILE

Una muestra de fuerza de los estudiantes

Unos 48 mil asistentes según carabineros y 75 mil a juicio de los convocantes se dieron cita en las calles de Santiago. Tildan de insuficiente el proyecto de ley que presentó el lunes el gobierno de Piñera.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

El lunes, con bombos y platillos, el gobierno de Sebastián Piñera anunció un cambio al actual sistema de financiamiento estudiantil para la educación superior. Se unificarán los dos créditos existentes hasta ahora y se elimina la participación de la banca privada en el modelo, asumiendo el Estado la responsabilidad de las becas. El proyecto, que fue presentado por el tecnócrata (y cada vez mejor político) ministro de Educación, Harald Beyer, apuntaba a destrabar uno de los nudos más apretados en la discusión gobierno-movimiento justo a dos días de la primera marcha del año convocada ayer por la Confederación de Estudiantes de Chile y los secundarios.

El gobierno apostaba así a neutralizar la movilización y confiaba en que el movimiento estudiantil liderado por Gabriel Boric y Camila Vallejo (presidente y vicepresidenta de los alumnos de la Universidad de Chile) sufriera las consecuencias del desgaste luego de un año de confrontaciones.

Si bien los dirigentes valoraron y se adjudicaron como un triunfo la salida de los bancos del sistema, insistieron en que aún falta mucho por avanzar en esta materia, pidieron tener ojo con la letra chica y que en las calles se lograban los cambios. Fueron escuchados. Unos 48 mil asistentes según carabineros y 75 mil a juicio de los convocantes se reunieron ayer dando inicio a las marchas 2012. “Un total éxito”, la calificó Camila Vallejo. La jornada partió a las 11 de la mañana en Plaza Italia, el centro neurálgico de Santiago, donde estudiantes secundarios, universitarios y miembros de otros gremios iniciaron la caminata desplazándose por la Alameda, la principal calle de la capital, hasta llegar a la Estación Mapocho, al norte de la ciudad. El grito de “y va a caer la educación de Pinochet” se sintió otra vez con fuerza, acompañado de bailes, música, disfraces y pancartas alusivas al movimiento. Como de costumbre, los asistentes presenciaron un acto cultural marcado por los discursos de los principales dirigentes estudiantiles. “Las familias chilenas no quieren vivir endeudadas. Este es un ‘tapaboca’ para este gobierno, que no entiende que los estudiantes seguiremos dando la pelea hasta que mejore la educación (...) Los estudiantes no nos venderemos”, arengó Boric de entrada. Camila Vallejo, por su parte, se mostró sorprendida por la concurrencia y manifestó que “debemos sentirnos orgullosos de la convocatoria. Estamos sorprendidos porque veníamos escuchando hace rato que los estudiantes estaban cansados, que ya no valía la pena, que ya nadie quería marcha y ahora esas palabras caen por su propio peso”.

La carismática dirigente agregó que “hoy día lo vemos en las calles por la cantidad de gente que ha llegado a reformar... el pueblo de Chile está por seguir defendiendo el derecho a la educación”. La movilización se desarrolló de manera pacífica hasta las 13.30, cuando terminó la actividad oficial. Sin embargo, unos 20 jóvenes con la cara cubierta comenzaron a enfrenarse a carabineros en el turístico sector del Mercado Central. Los “encapuchados” quemaron una caseta de seguridad ciudadana en el lugar y se enfrentaron a Fuerzas Especiales con varios detenidos como saldo.

Por su parte, el presidente de la Universidad Católica, Noam Titelman, afirmó que esta manifestación debe interpretarse como un llamado de atención al gobierno para que se haga cargo de la “crisis de representatividad que enfrenta y para que adopte un ánimo más dialogante”.

Desde el gobierno, el ministro Beyer consideró que esta marcha no tenía justificación, considerando que el gobierno, con el proyecto dado a conocer a comienzos de esta semana, estaba dando cumplimiento a las demandas del movimiento el año pasado. “Estamos trabajando por construir una educación de calidad, generar mayores oportunidades y un trato más justo. Los estudiantes han dicho que quieren un año más propositivo y los estoy esperando”, sostuvo. Por su parte, el ministro vocero de La Moneda, Andrés Chadwick, hizo un positivo balance de la jornada y respaldó el accionar de carabineros, duramente cuestionados en marchas anteriores, por su excesivo uso de la fuerza.

“Hemos tenido algunos focos de violencia, algunas situaciones de desorden público, pero que comparativamente han sido menores que en otras oportunidades. Cuando no hay violencia, no hay agresiones, carabineros actúa con absoluto apego a sus normas, con absoluta prudencia y tranquilidad, porque carabineros no está para provocar a nadie.”

A sólo unas cuadras de ahí, en medio de la marcha, estaba Gerson Gutiérrez, el hermano de Manolito, el joven de 16 años asesinado por un carabinero hace justo ocho meses, cuando observaba barricadas que se producían en un barrio de Santiago en un día de protesta. Los líderes estudiantiles lo mencionaron en sus discursos y sus familiares participaron de la movilización. “Es una satisfacción ver que mi hermano está en la memoria de la gente, es un agrado ver gente que nos apoya incluso sin conocernos”, dijo Gerson antes de retornar a casa en su silla de ruedas.

Compartir: 

Twitter
 

“Un total éxito”, así calificó la convocatoria la dirigente universitaria Camila Vallejo.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.