EL MUNDO › UN INFORME DEL BANCO CITI ANTICIPA UN FUTURO OSCURO PARA LOS PAISES DEL SUR DE EUROPA

Grecia afuera, Italia y España con rescate

El banco norteamericano sostuvo que existe un noventa por ciento de posibilidades de que Grecia se desprenda del euro. Italia, España, Portugal, Irlanda y Chipre tendrán que reestructurar su deuda, dice el informe.

El presente de Europa es oscuro y los augurios son peores. En un plazo máximo de 18 meses, Grecia abandonará el euro y España e Italia pedirán un rescate financiero, pronosticó ayer el banco Citi, mientras Atenas anunciaba un nuevo ajuste, que afectará sobre todo a los jubilados, para satisfacer las demandas de organismos internacionales de crédito. En un informe difundido por mail, el banco norteamericano sostuvo que existe un 90 por ciento de posibilidades de que Grecia se desprenda de la moneda única, medida que, seguramente, empujaría al país heleno a caer inevitablemente en cesación de pagos. El Citi agregó que, junto con la crisis griega, se esperaba que tanto España como Italia terminarán pidiendo formalmente un rescate financiero a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) para enfrentar las deudas que mantienen con la banca europea.

“Durante los próximos años, el final del juego para la Zona Euro probablemente sea una mezcla de salida de la Unión Económica y Monetaria Europea (por parte de Grecia), una cantidad significativa de deuda soberana y reestructuración de deuda bancaria (Portugal, Irlanda y, eventualmente, tal vez Italia, España y Chipre), con sólo una carga fiscal limitada compartida”, indicó el banco. “Seguimos pesimistas sobre la crisis del euro”, subrayó en su informe. El Citi explicó que la ruptura de Atenas con el euro sería la mayor expresión de la debilidad económica que se registra en la Eurozona, sobre todo en su área periférica. Mientras los pronósticos del Citi daban la vuelta al mundo, el banco español Santander, número uno en la Zona Euro por capitalización, anunciaba haber sacrificado su beneficio neto en el segundo trimestre –que cayó un 92,8 por ciento, a 100 millones de euros– para generar las importantes reservas exigidas por el gobierno español.

La cifra es muy inferior a las expectativas del mercado, que anticipaba beneficios de 1404 millones de euros (unos 1702 millones de dólares), según estimaciones de seis analistas interrogados por la agencia Dow Jones Newswires. Su producto neto bancario registró un alza de 6,3 por ciento, a 7678 millones de euros (unos 9313 millones de dólares). En el primer semestre, el beneficio cayó un 51 por ciento, a 1704 millones de euros, para un producto neto bancario de 15.499 millones de euros (+8,4 por ciento). Sin tener en cuenta las reservas creadas, el beneficio hubiese sido de 12.503 millones de euros, un aumento de 6 por ciento, indicó Santander en un comunicado.

El banco explicó que había hecho provisiones por 6504 millones de euros para afrontar los riesgos de insolvencia y 2780 millones para cubrir el riesgo inmobiliario en España. La Bolsa de Madrid recibió positivamente estos datos y la acción de Santander subía 4,15 por ciento a 4,244 euros, en un mercado en ligera alza (+1,44 por ciento). Las autoridades españolas obligaron a los bancos del país a crear reservas por 80.000 millones de euros en 2012 para sanear sus cuentas de activos inmobiliarios tóxicos. Santander dijo haber cumplido con más del 70 por ciento de su programa de provisiones (de un total de 8800 millones de euros) en el marco de la nueva normativa del gobierno.

Los bancos españoles quedaron muy expuestos a la burbuja inmobiliaria que estalló en 2008, lo que empujó al Eurogrupo a acordar una ayuda financiera al sector que podría alcanzar 100.000 millones de euros. Santander aseguró sin embargo que no necesita esa ayuda europea. El banco continúa reforzando su capital para hacer frente a la crisis, particularmente virulenta con España: a fines de junio, su nivel de capital principal (también conocido como core capital, recursos que los bancos tienen siempre disponibles para poder hacer frente a los imprevistos) alcanzó el 10,10 por ciento, frente al 9,20 por ciento de hace un año.

Pero su tasa de morosidad (hipotecas que probablemente no serán devueltas) siguió subiendo hasta un 4,11 por ciento frente al 3,78 por ciento del año precedente. En Latinoamérica, Santander sigue creciendo, aunque su beneficio neto semestral en la región bajó un 8,8 por ciento hasta alcanzar los 2240 millones de euros debido a la ventas de activos. Ahora la región representa el 50 por ciento de su beneficio (26 por ciento en Brasil), frente al 44 por ciento de hace un año. En Europa continental, el beneficio neto del banco bajó un 23,3 por ciento, a 1211 millones de euros, mientras que en el Reino Unido se disparó al alza (48,6 por ciento, a 566 millones de euros).

Compartir: 

Twitter
 

Empleados estatales protestan contra las medidas de ajuste del gobierno de Rajoy en el centro de Madrid.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.