EL MUNDO › REPUDIO GENERAL POR EL ASESINATO DEL POLíTICO OPOSITOR DE IZQUIERDA CHUKRI BEL AID

Huelga, funeral y represión en Túnez

La policía lanzó gases lacrimógenos para impedir que distintos grupos de manifestantes se concentraran en diferentes puntos de Túnez después del multitudinario sepelio. Continúa la incertidumbre sobre la formación de un nuevo gobierno.

Una huelga general de adhesión casi absoluta paralizó ayer a Túnez en repudio por el asesinato del político opositor Chukri Bel Aid, a quien miles de personas acudieron a darle un último adiós en un multitudinario e indignado cortejo fúnebre que culminó en represión policial.

El gobierno declaró jornada de luto nacional y todos los diarios rindieron homenaje al difunto líder del Partido de los Patriotas Demócratas Unificado y coordinador de la plataforma de izquierda Frente Popular. En el centro de la ciudad se multiplicó la presencia de los cuerpos de seguridad y la policía lanzó gases lacrimógenos para impedir que distintos grupos de manifestantes se concentraran en diferentes puntos de Túnez después del multitudinario sepelio.

Luego de dos días de serios enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad y de la caída del gobierno, los partidos de la oposición, primero, y la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), después, convocaron a una huelga general en coincidencia con el entierro de Bel Aid ayer. Bancos, comercios, supermercados, bares y restaurantes cerraron sus puertas siguiendo la convocatoria, en tanto el transporte casi no funcionó y la parálisis del país fue casi absoluta. La principal central sindical del país acusó al gobierno de la “propagación de la violencia política y social” y consideró el de Bel Aid como el primer asesinato político de la transición tunecina.

Mientras tanto, el ministro de Interior, Ali Laridi, llamó a la calma y aseguró en la televisión pública que la policía “está en estado de alerta”. Desde el miércoles se llevaron a cabo protestas en más de una decena de ciudades en todo el país, incluida la capital, y en muchas de ellas las protestas derivaron en enfrentamientos entre los agentes antidisturbios y los participantes. Paralelamente, la televisión estatal realizó una amplia cobertura del sepelio de Bel Aid, cuyo cuerpo fue trasladado a la Casa de la Cultura del barrio en el que nació (Yebel Yulud).

Personalidades políticas, sindicales y de la cultura, así como miles de ciudadanos, se concentraron en los alrededores del lugar entre gritos de condena al asesinato y de peticiones para que dimita el gobierno, al que la oposición y la UGTT responsabilizan de la violencia política. Los accesos al Parlamento, a la sede del Ministerio de Interior y los de algunas embajadas como la francesa fueron cerrados, así como en la sede de la Asamblea Nacional Constituyente y en la de Interior se reforzó la alambrada de seguridad que los rodea.

Tras cinco horas de un cortejo que, entre permanentes gritos de rechazo a la violencia y lemas antigubernamentales, se desplazó desde Yebel Yulud hasta el cementerio de El Yelez, los restos del líder asesinado fueron enterrados a las 16.30 hora local (12.30 hora argentina). Los enfrentamientos de ayer empezaron poco después en las proximidades del Ministerio del Interior, sobre la avenida Habib Burguiba, en la avenida de Cartago y en las plazas del Reloj y de Barcelona, todas en la capital del país.

Mientras tanto, continúa la incertidumbre sobre la formación de un nuevo gobierno prometido por el primer ministro, Hamadi Yabali, y rechazado por todo el arco político tunecino. Yabali insistió ayer en su decisión de nombrar un gobierno de tecnócratas, a pesar del rechazo mostrado ayer hasta por su propio partido, Al Nahda, principal agrupación de la coalición gubernamental. “Me mantengo firme en mi decisión de formar un gobierno tecnócrata”, dijo Yabali. Aseguró también que no acudirá a la Asamblea Nacional Constituyente para la aprobación del nuevo Ejecutivo, que, según Yabali, “casi está listo”.

Cerca de 50 diputados opositores anunciaron ayer que suspendían temporalmente su representación y se retiraron de la sesión extraordinaria que celebraba la Asamblea Nacional Constituyente, convocada para discutir la crisis.

Compartir: 

Twitter
 

Los manifestantes rodearon el Ministerio del Interior y fueron reprimidos por la policía.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.