EL MUNDO › VENEZUELA Y BRASIL FIRMARON ACUERDOS COMERCIALES Y REAFIRMARON LA SINTONíA POLíTICA

Maduro cerró la gira con Lula y Rousseff

“Venezuela y Brasil: tenemos un papel fundamental para desarrollar el camino de inclusión en la región”, dijo Dilma. Y le agradeció al gobierno de Maduro el apoyo a la candidatura de Brasil en la Asociación Mundial de Comercio.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llegó ayer a Brasilia, donde se entrevistó con su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, y fue la última estación de la gira que comenzó el martes en Uruguay y continuó en la Argentina. Maduro no hizo declaraciones al arribar a Brasilia y se dirigió desde el aeropuerto directamente hacia la sede de la embajada venezolana.

Aunque esta visita es considerada en términos protocolares como de trabajo, Rousseff tuvo una deferencia especial y le dio a Maduro una recepción que incluyó la presencia de una banda militar y otros honores propios de una visita de Estado. El nuevo líder bolivariano llegó al Palacio presidencial de Planalto con 40 minutos de retraso y fue recibido en lo alto de la rampa por la presidenta, con quien se fundió en un caluroso abrazo. Rousseff estaba acompañada por el ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota.

Los mandatarios escucharon los himnos de ambos países y luego se dirigieron al despacho de Rousseff para una reunión privada. Una vez concluida la entrevista, Rousseff y Maduro hicieron una declaración conjunta ante la prensa, tras la cual el presidente de Venezuela se dirigió a la sede de la Universidad de Brasilia (UnB) para participar en un acto con estudiantes y miembros de movimientos sociales.

Antes de ser recibido por Rousseff, el presidente venezolano tuvo un encuentro privado de más de una hora en la sede diplomática en Brasilia con el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue uno de los líderes internacionales que lo apoyó durante la campaña para las elecciones del pasado 14 de abril. Según el asesor del ex presidente Lula, éste fue a la reunión acompañado por el presidente nacional del PT, Rui Falcao, ambos estrechos aliados de Chávez. El Instituto Lula, fundado por el ex presidente tras abandonar el gobierno, en enero de 2011, no informó sobre los temas que fueron tratados durante la reunión, pero Maduro reveló que recibió de Lula “un baño de sabiduría” y escuchó “consejos”. “A Lula lo vemos como a un padre. De los tres gigantes, Néstor Kirchner, Chávez y Lula, permanece Lula, y fuerte”, expresó.

Más tarde, el líder venezolano se reunió con la sucesora de Lula. A la salida del encuentro, Rousseff resaltó el papel democrático de las dos naciones. “Venezuela y Brasil: tenemos un papel fundamental para desarrollar este camino de inclusión en la región, vamos a impulsar el fortalecimiento democrático; aprovechamos para agradecer al gobierno venezolano por el apoyo a nuestra candidatura en la Asociación Mundial de Comercio (OMC).”

Durante la visita se firmaron acuerdos para la construcción en Venezuela de dos nuevas plantas para fabricación de urea y de coque, que serán exportados a Brasil en el futuro. En una declaración a la prensa después del encuentro, que se prolongó por dos horas, Rousseff le deseó a Maduro “mucho éxito” para su gobierno y se manifestó “segura” de que mantendrá con el flamante mandatario “un nivel elevado de relación, similar a la relación que mantuve con el presidente Hugo Chávez”.

Por su parte, el presidente Maduro destacó que el motivo de esta gira es el de fortalecer el Mercado Común del Sur (Mercosur) como un bloque regional, para así impulsar un modelo económico regional adaptado a la corriente actual del continente y el mundo. Señaló que se deben implementar nuevos modelos, métodos y formas productivas a partir de la experiencia brasileña. “Debemos aprovechar la experiencia de sus técnicas de siembra, de seguimiento, de riego. En Venezuela hubo una mutación de la cultura productiva de campo. Hoy la estamos rescatando para dar las bases de un salto productivo.”

Asimismo, Maduro destacó que Brasil se dispuso a apoyar a su país en el proyecto de realizar “una revolución agroalimentaria”, mediante apoyo técnico para la adopción de “nuevos modelos productivos” para llevar a Venezuela a la autosuficiencia en la producción de alimentos. “Brasil una vez más va a estar allí, para lograr el objetivo a corto plazo de apoyo a la producción venezolana. Ya tenemos casi 10 industrias por inaugurar en los próximos meses”, precisó.

Venezuela asume el 28 de junio la presidencia pro témpore del bloque del Mercosur y elabora su propuesta de agenda, que también fue consultada con Rousseff durante esta visita. Maduro destacó el aporte que puede ofrecer su país al bloque, enormes reservas de petróleo y gas, una economía que creció en los últimos catorce años a más de 350 mil millones de dólares en su producto interno bruto (PIB), un desempleo por debajo de siete puntos y una inversión social de 550 mil millones de dólares en los últimos años. “Somos un poderoso mercado, un país con una potencia económica en desarrollo”, indicó.

Frente al Palacio de Planalto se congregó un pequeño grupo de venezolanos residentes en Brasilia, que extendieron carteles de protesta en los que se leían frases como “Maduro, la legitimidad no se compra” e “Ilegítimo”. Aludían así al supuesto fraude que denunció el candidato Henrique Capriles en las elecciones del pasado 14 de abril, cuyos resultados aún no han sido reconocidos por la oposición. Junto a ellos, otro pequeño grupo, pero de simpatizantes del chavismo, entonaba cánticos en memoria del fallecido Hugo Chávez y en apoyo a su heredero político.

Compartir: 

Twitter
 

Rousseff le deseó a Maduro “mucho éxito” para su gobierno y se manifestó “segura” de que tendrán un vínculo cercano.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.