EL MUNDO › EL VICE ESTADOUNIDENSE LE HABIA PEDIDO QUE NO ASILARA AL TOPO SNOWDEN

Correa no se deja presionar por Biden

El presidente ecuatoriano, durante su habitual informe de los sábados, reveló que conversó el viernes con Biden, a solicitud del gobierno de Estados Unidos, sobre la situación del ex agente de la CIA.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, le pidió a Rafael Correa que rechace el pedido de asilo de Edward Snowden. Así lo reveló el mandatario ecuatoriano, quien aseguró que mantuvo un diálogo el viernes con el número dos de la Casa Blanca. El gobierno estadounidense reclama la extradición de Snowden por revelar información de sus programas de espionaje. Por su parte, Correa le transmitió a Biden que la decisión de su país será soberana, aunque escuchará la opinión de Estados Unidos. Por este caso, Ecuador renunció esta semana a las preferencias arancelarias que otorga Washington al denunciar presiones.

El presidente ecuatoriano, durante su habitual informe de los sábados, reveló que conversó el viernes con Biden, a solicitud del gobierno de Estados Unidos para hablar sobre la situación del ex agente de la CIA Snowden, quien cumple hoy su séptimo día en la terminal de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo. Correa, cuya relación con Washington no suele ser fluida, destacó el ánimo cortés y cordial del diálogo directo con Biden, el primero que se conoce entre altas autoridades de los dos países por el caso Snowden.

Ante el pedido de Biden, Correa respondió que su gobierno no puede tramitar aún el pedido de asilo de Snowden, porque no se encuentra en suelo ecuatoriano. “Cuando llegue a suelo ecuatoriano, si es que llega, y se tenga que tramitar dicha solicitud, por supuesto, al primero en preguntar su opinión será a Estados Unidos”, remarcó Correa. “Vamos a escuchar a todos, pero la decisión la tomaríamos nosotros soberanamente, aunque, por supuesto que tomaríamos en cuenta lo que tenga que decir” Washington, insistió.

“Yo le he dicho (a Biden) lo que es la postura ecuatoriana (sobre el caso Snowden): que no hemos buscado esta situación y que no la tome como que somos antiestadounidenses, como trata de posicionar cierta prensa mala fe”, señaló Correa al enfatizar que siempre las puertas del diálogo estarían abiertas con Washington. El mandatario hizo hincapié en la cordialidad de la conversación con Biden que, según dijo, se distancia mucho de las amenazas y ataques que su país ha recibido por parte de portavoces del Congreso y de ciertos medios de comunicación estadounidenses.

Asimismo, se refirió a las declaraciones que hicieron congresistas sobre el retiro de las preferencias arancelarias que Estados Unidos otorga desde hace décadas a Ecuador si éste otorgaba el asilo a Snowden, y afirmó que ante ese chantaje a su gobierno, de forma irrevocable y unilateral, decidió rechazar esos beneficios aduaneros. No obstante, el mandatario ecuatoriano pidió a sus compatriotas estar preparados ante eventuales represalias de Washington por este caso, sobre todo si, finalmente, se llegara a conceder asilo a Snowden. “Somos extremadamente vulnerables, no nos hagamos ilusiones en eso. Por eso, yo no quiero perjudicar a mi pueblo, pero tampoco voy a claudicar en los principios ni en la soberanía del país”, remarcó.

Sin embargo, en un gesto que puede ser tomado como un guiño hacia Washington, Correa anunció ayer que sancionará a su cónsul en Londres por haber entregado un salvoconducto de refugiado a Snowden, sin autorización del gobierno. “La verdad es que se extralimitó en sus funciones ese cónsul, tendrá la sanción del caso”, dijo el presidente, y reiteró que el documento fue expedido sin ninguna autorización y que carece de validez.

El mandatario añadió que, al parecer, el cónsul Fidel Narváez expidió el documento en su de-sesperación ante una posible captura del ex contratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos. “En su desesperación –probablemente en comunicación con (el fundador de Wikileaks) Julian Assange– de que tal vez el señor Snowden iba a ser capturado, se ha hecho eso sin autorización y obviamente sin conocimiento del gobierno ecuatoriano”, indicó.

Por otro lado, Correa aseguró que su país está actualmente sometido a presiones del poder mediático por el solo hecho de haber recibido la solicitud de asilo de Snowden, buscado por Estados Unidos por filtrar información clasificada, como el australiano Julian Assange, el fundador de Wikileaks, protegido por Quito en su embajada en Londres. Desde hace más de un año, Assange se encuentra a la espera de un salvoconducto para abandonar el Reino Unido.

“El arma más letal creada por la humanidad es el poder mediático corrompido, que reacciona, sobre todo, contra todo el que ose desafiar al sistema”, enfatizó Correa. “Qué arte que tienen (esos medios) para desviar la atención. Ya el problema no es el espionaje masivo de los Estados Unidos hacia sus ciudadanos, el espionaje masivo a las demás naciones atentando contra la soberanía y, en el caso de los ciudadanos, contra los derechos humanos; ahora el problema es Snowden y los países que han recibido una solicitud de asilo”, agregó.

“Lo realmente grave aquí es lo que denunció Snowden, quien tendrá que asumir su responsabilidad, pero que puso en evidencia el peor espionaje masivo de la historia de la humanidad, dentro y fuera de los Estados Unidos”, consideró Correa. “Los países soberanos y quienes están identificados con la defensa de los derechos humanos tenemos que alzar nuestra voz de protesta y pedir explicaciones sobre estas denuncias”, concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Manifestación en Kiev, Ucrania, en favor de la libertad de Edward Snowden, el topo de los servicios de EE.UU.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.