EL MUNDO › EL REVERENDO AL SHARPTON CONVOCO A UNA MANIFESTACION NACIONAL PARA EL DIA 13 EN CONTRA DE LA BRUTALIDAD POLICIAL

Estados Unidos reacciona a otro caso de racismo

Al menos 83 personas fueron detenidas en las protestas que se realizaron entre el miércoles y ayer en Nueva York después de que un gran jurado no imputara al policía Pantaleo, acusado de matar a Eric Garner, un hombre negro desarmado.

 Por Tim Walker *

Nueve días después del fallo en Missouri, Estados Unidos se vio sacudido nuevamente por la decisión de no procesar a otro policía, esta vez en Nueva York, que fue filmado matando a un hombre negro desarmado con una llave de estrangulamiento prohibida. Al menos 83 personas fueron detenidas en las protestas en Times Square, las inmediaciones del Rockefeller Center y la estación de tren Grand Central, que se realizaron el miércoles por la noche en Nueva York después de que un gran jurado decidiera no acusar a Daniel Pantaleo. El reverendo Al Sharpton, uno de los referentes del movimiento de derechos civiles, convocó a una manifestación nacional para el 13 de diciembre y comenzó a discutir con otros dirigentes negros de todo el país un plan de marchas y boicots para poner freno a la brutalidad y el racismo policial.

Eric Garner, de 43 años, murió el 17 de julio durante un intento de arresto en una calle de Staten Island, cuando el oficial de policía Pantaleo lo estranguló. La decisión de no acusar al oficial Pantaleo se produjo después de que un gran jurado en Missouri se negara a imputar al oficial Wilson, quien mató a tiros a Michael Brown, de 18 años, en Ferguson en agosto. De-sencadenó protestas en todo Estados Unidos y avivó la ira pública generalizada sobre la victimización de los hombres negros por la policía. Los detalles precisos de la muerte de Brown no son claros, debido al conflictivo testimonio de los testigos y las pruebas forenses concluyentes. Sin embargo, el incidente en Staten Island fue capturado en video.

Garner, que tenía seis hijos, fue confrontado por agentes de civil y acusado de venta ilegal de cigarrillos. Negó la acusación, quejándose de repetidos acosos por parte de la policía, y se resistió a los intentos de los oficiales de que pusiera sus manos detrás de su espalda. Aunque Garner estaba de-sarmado y no arremetió, el oficial Pantaleo testificó ante el gran jurado que él puso un brazo alrededor de su cuello en un “movimiento de lucha libre”, destinado a de-sequilibrar y someter a Garner, que medía un metro noventa y pesaba 159 kilos.

La policía de Nueva York prohibió el uso de llaves de estrangulamiento en 1993, después de que la táctica fuera responsable de la muerte de varios sospechosos. Garner, que era asmático, se quejó en varias ocasiones, durante la lucha, de que no podía respirar, lo que fue grabado por su amigo, Ramsey Orta. Murió una hora más tarde.

En agosto, el médico forense de Nueva York dictaminó que su muerte fue un homicidio, causado por “la compresión del cuello (estrangulamiento), la compresión del pecho y la posición prona durante el dominio físico por la policía”. Sin embargo, el gran jurado de 23 personas no estuvo de acuerdo por mayoría (no revelada), decidiendo que no había pruebas suficientes para presentar cargos.

El oficial Pantaleo, de 29 años, permanece suspedido a la espera de una investigación interna del incidente. Después de la muerte de Garner surgió que el oficial Pantaleo también tenía dos demandas previas de derechos civiles por falsos arrestos, uno de los cuales terminó con un arreglo de 30.000 dólares para el demandante. En un comunicado, el oficial Pantaleo dijo: “Me convertí en un oficial de policía para ayudar a las personas y para proteger a los que no pueden protegerse a sí mismos. Nunca es mi intención dañar a nadie y me siento muy mal por la muerte de Garner. Mi familia y yo lo incluimos a él y a su familia en nuestras oraciones y espero que acepten mis condolencias personales por su pérdida”.

La viuda de Garner, Esaw Garner, respondió: “El momento de tener remordimiento fue cuando mi marido estaba gritando para respirar. Ese habría sido el momento para que él mostrara un poco de remordimiento o algún tipo de cuidado por la vida de otro ser humano”.

Eric Holder, el saliente fiscal General de Estados Unidos, anunció que el Departamento de Justicia, que ya está investigando el tiroteo de Ferguson, también estaba llevando a cabo una investigación federal sobre la muerte de Garner. El presidente Barack Obama dijo que él y Holder estaban liderando un esfuerzo para mejorar las relaciones entre los agentes de la comunidad negra y las fuerzas del orden, incluyendo una mejor capacitación para la policía. “Este es un problema de Estados Unidos y no sólo un problema de color negro o un problema marrón –dijo Obama–. Cuando alguien en este país no está siendo tratado con igualdad ante la ley, eso es un problema y es mi trabajo como presidente ayudar a solucionarlo.”

El comisionado de Policía de Nueva York, Bill Bratton, prometió que sus oficiales serían reentrenados en el uso de la fuerza, después de la muerte de Garner. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que había advertido a su propio hijo adolescente, que es negro, sobre cómo tratar con la policía. “Debido a una historia que todavía se cierne sobre nosotros, a los peligros que pueda enfrentar, lo hemos tenido que entrenar literalmente –como lo han hecho las familias en toda esta ciudad durante décadas– en cómo tener especial cuidado en cualquier encuentro con los agentes de policía que están allí para protegerlo”, dijo.

Las protestas mayormente pacíficas sobre la muerte de Garner el miércoles y ayer fueron una continuación de las que se desataron después del fallo de un gran jurado la semana pasada, en Ferguson, que provocó dos noches de disturbios en el suburbio de San Luis. Los manifestantes prometieron una nueva ronda de manifestaciones en Nueva York ayer y líderes nacionales de derechos civiles se comprometieron a lanzar un “plan de acción 2015” para hacer frente a la brutalidad policial. El reverendo Sharpton adelantó que antes es necesario realizar una protesta nacional, el 13 de diciembre, porque se trata de “una crisis nacional”. El reverendo acompañó a la viuda de Garner, como lo había hecho con la familia de Michael Brown.

Mientras tanto, el policía que mató a tiros a Tamir Rice, de 12 años, en un parque de Ohio, el 22 de noviembre, también se enfrentará a una investigación del gran jurado (ver aparte). Timoteo Loehmann y otro oficial respondieron a una llamada al 911 que informaba que había “un tipo” que apuntaba, un arma “probablemente falsa”. El “tipo” era Rice, que era negro y tenía una pistola de juguete.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Las protestas mayormente pacíficas por la muerte de Garner el miércoles y ayer fueron una continuación de las de Missouri.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.