EL PAíS › TERMINO EL JUICIO POR EL ASESINATO DE TRES MILITANTES SOCIALES EN ROSARIO

Cuatro condenas por el triple crimen

Las penas impuestas a los cuatro acusados que estaban siendo juzgados van de 24 a 33 años de cárcel. Por el homicidio de Jeremías Trasante, Claudio “Mono” Suárez y Adrián “Patom” Rodríguez ya había sido condenado con anterioridad un quinto implicado.

 Por Lorena Panzerini

Desde Rosario

Los cuatro acusados que ayer recibieron duras condenas por el triple crimen de Rosario.
Imagen: Télam.

“Hay que saltar, hay que saltar, que la Justicia es popular.” Con cánticos como ése, militantes del Movimiento 26 de Junio se agolparon ayer en la carpa roja, montada afuera de Tribunales, para celebrar las duras condenas que esperaban por el triple crimen de Villa Moreno. Luego de veinte días de juicio oral y público por los crímenes de Jeremías Trasante, Claudio “Mono” Suárez y Adrián “Patom” Rodríguez, y 35 meses de lucha de la barriada y los militantes, los jueces Gustavo Salvador, Ismael Manfrín y José Luis Mascali sentenciaron “por unanimidad” a Sergio “el Quemado” Rodríguez, Brian “Pescadito” Sprio, Daniel “Teletubbie” Delgado y Mauricio Palavecino a penas que van de los 24 a los 33 años de cárcel, por haber provocado la matanza de los tres militantes sociales, el 1º de enero de 2012. El fallo fue leído tanto por la fiscalía como por los abogados querellantes y el M26 como un mensaje a la sociedad. “Estos jueces, por una vez, pusieron a la Justicia rosarina a la altura de las circunstancias históricas lamentables que transitamos”, dijo Pedro “Pitu” Salinas, representante del movimiento donde militaban las víctimas.

Con la sala de audiencias colmada, los cuatro imputados llegaron a las 12.26 con chalecos antibala, esposados y fuertemente custodiados. Dos minutos después entraron los magistrados que desde el 12 de noviembre juzgaron a los acusados. El presidente del tribunal, Salvador, comenzó a leer la parte resolutiva del fallo a la hora señalada. Afuera, el sol pegaba de lleno en la carpa roja, donde decenas de familiares y amigos de las víctimas vieron y oyeron lo que sucedía adentro, en una pantalla grande montada para la ocasión.

Los magistrados resolvieron, primero, rechazar los planteos de nulidad que hicieron los abogados de los imputados el lunes pasado. En la sala hubo silencio y las manos de los familiares de las víctimas se mantuvieron apretadas. En la carpa se festejó esa primera decisión.

“Este tribunal, por unanimidad y en nombre del Poder Judicial de la provincia de Santa Fe, falla: condenar a Sergio Rodríguez (de 44 años) a la pena de 32 años de prisión, por considerarlo coautor penalmente responsable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por participación de menor de edad. Tres hechos en concurso real, con el delito de portación de arma de guerra”, leyó el juez, mientras el acusado miraba al suelo, con un caramelo en la boca. Los llantos de los familiares estallaron al unísono. Ahí estaban Ignacio Rodríguez, padre de Patom, y Eduardo Trasante, papá de Jere. Lita, la mamá del Mono, prefirió estar “contenida” en la carpa, donde fue abrazada cuando se escuchó esa condena. La pena fue más alta de la solicitada por la fiscalía, que había pedido 30 años. La querella pidió 35.

Salvador continuó con la sentencia de Sprio (26), a quien le dieron 33 años de prisión como coautor de los homicidios, unificada con una condena anterior (por comercialización de estupefacientes) a cinco años y medio. A Delgado (24) le dieron 30 años y a Mauricio Palavecino (23), 24 años tras las rejas, como partícipe primario del hecho, ya que estaba acusado de haber trasladado al resto de los imputados en su Renault Kangoo blanca. El imputado negó con la cabeza.

Durante las audiencias, la fiscalía y la querella dieron cuenta de una “venganza equivocada” y de un hecho enmarcado en la “narcocriminalidad”, aunque ese punto sigue los carriles de la Justicia federal. Una hora antes de la matanza de Villa Moreno había sido baleado el hijo del Quemado, Maximiliano Rodríguez. “En una hora armaron un plan y no lo hace cualquiera”, destacó la fiscal Nora Marull. Es que según su teoría del caso, validada ayer por el tribunal, el padre y los amigos de Maximiliano fueron a buscar a quienes habían baleado al joven, pero dispararon “a tres inocentes” que estaban en la canchita del club Oroño.

Los condenados por el hecho son cinco, porque meses antes Brian “Damiancito” Romero recibió una pena de 8 años de prisión en juicio abreviado, con una participación disminuida del hecho.

La causa tiene un expediente conexo que también está en la etapa de juicio, aunque dentro del sistema escrito. Se trata de la acusación por encubrimiento contra los policías Lisandro Martín, quien ocultó el ingreso de Maximiliano Rodríguez al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (HECA), Norberto Centurión y el entonces jefe de Inspección, Eduardo Carrillo, quienes mantuvieron comunicaciones con el Quemado, mientras estaba prófugo de la Justicia.

En tanto, la Justicia de Menores tiene en sus manos la causa de Gerardo Mansilla, el adolescente implicado en los homicidios, por cuya participación se agravó la pena de los adultos imputados.

Ayer, el juez Salvador dijo que los fundamentos de la sentencia se darán a conocer el 12 de diciembre próximo.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.