ECONOMíA › EL GOBIERNO REDOBLO LA APUESTA CONTRA EL IPC QUE DIFUNDE LA OPOSICION EN EL CONGRESO

Un indicador inflado más de la cuenta

En Economía aseguran que la suba de precios está muy por debajo de lo publicitado. Varias consultoras privadas desmienten los cálculos de los opositores, que ayer también recibieron las críticas de Antonio Caló, líder de la CGT.

 Por Fernando Krakowiak

Patricia Bullrich es una de las encargadas de difundir el índice de inflación de la oposición.

En el Gobierno remarcan que la inflación está muy por debajo del 40 por ciento anual y decidieron redoblar la apuesta contra el índice que difunde la oposición con la intención de instalar ese porcentaje. El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró el jueves en la convención de la Unión Industrial que en el último informe entregado por los bloques opositores del Congreso el promedio de la suba de precios fue más alto que todos los cálculos que se pueden hacer tomando las mediciones privadas que sirven como insumo para la elaboración de ese índice. “Detrás de esto hay una intencionalidad política para generar malestar”, sostuvo. Kicillof está convencido de que el peor momento de la crisis ya pasó. Asegura que a partir de ahora la actividad comenzará a recuperarse y cree que los que agitan una inflación del 40 por ciento anual buscan operar sobre las expectativas para neutralizar esa recuperación y obtener un rédito político de cara a las elecciones del año próximo.

El pasado 13 de noviembre los legisladores de la oposición informaron que la inflación de octubre fue de 2,25 por ciento y en los últimos 12 meses acumula 41,25 por ciento. En Economía cuestionan la opacidad que existe en torno de esos números, ya que no se detalla cuál es la metodología con la que se calculan. La oposición comenzó a difundir el índice, al que denominó IPC Congreso, en junio de 2011 en respuesta a las sanciones que el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, había decidido aplicarles a las consultoras que difundían cifras alternativas a las del Indec. Para evitar las multas, las consultoras dejaron durante esos meses de publicar sus números y fueron los legisladores los encargados de difundir un promedio sin identificar siquiera quiénes eran los privados que suministraban los datos.

Las multas del Gobierno que motivaron la reacción de los legisladores habían sido aplicadas porque los relevamientos de las consultoras evidenciaban serias deficiencias metodológicas. Por ejemplo, cuando la consultora M&S, de Carlos Melconian, fue intimada por Comercio Interior a detallar cómo calculaba su índice de precios, informó que realizaba una encuesta mensual telefónica en 100 comercios de la ciudad de Buenos Aires sobre apenas 90 productos, un muestreo que no tenía las características mínimas indispensables para ser considerado un índice de inflación. Algo similar ocurrió con Orlando Ferreres & Asociados, que relevaba una canasta total de 70 bienes, de los cuales sólo 12 eran alimentos. Pese a la evidente precariedad de las mediciones privadas, la oposición reivindicó esos índices y comenzó a difundir un promedio de éstos. Las consultoras contaban a su favor con el hecho de que habían comenzado a difundir sus indicadores en respuesta a la supuesta manipulación de las cifras del Indec que llevaba adelante el Gobierno. Por lo tanto, esos índices comenzaron a ser considerados como la “inflación verdadera”, tanto por la oposición como por varios medios de comunicación.

Más allá de esa polémica, en Economía afirman que, aun tomando las cifras privadas como válidas, la presentación que viene haciendo la oposición es engañosa porque pone énfasis en la inflación acumulada en los últimos doce meses, supuestamente como forma de disimular la reciente de-saceleración que han venido registrado los precios. Fuentes oficiales destacaron a este diario, por ejemplo, que el índice elaborado por la consultora de Jorge Todesca promedió en los últimos tres meses un 2,3 por ciento, cifra que anualizada arroja una inflación de 31 por ciento. La medición que realiza Miguel Bein es incluso más baja, ya que en los últimos tres meses promedió un 2,1 por ciento y anualizada arroja una inflación de 28 por ciento. El propio secretario general de la CGT, Antonio Caló, cuestionó ayer la cifra que intenta instalar la oposición. “Decir que la inflación es del 40 por ciento cuando no es del 40, es tratar de estallar el país”, afirmó. Legisladores kirchneristas se sumaron a las críticas y solicitaron a la oposición que no denomine a su índice IPC Congreso.

Compartir: 

Twitter
 

 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.