DEPORTES › ENTREVISTA CON EMANUEL GINOBILI

“Ya tendré tiempo de pensar en lo que hice”

En su decimotercera temporada en la NBA, el bahiense asegura que no se imaginaba semejante carrera, pero no quiere hablar de records ni hacer un balance: “Queremos ganar otro anillo”.

 Por Uri Stilman

Emanuel Ginóbili reconoce que sus piernas no son ya las más rápidas ni frescas de la NBA. Aún sorprendido por estar jugando en la mejor liga de básquetbol del mundo a los 37 años, mira el presente y el futuro inmediato, y sólo piensa en otro anillo con San Antonio. “Definitivamente no podía pensar algo así. No pensaba en que iba a ganar los anillos, ni toda esta trascendencia que está teniendo mi carrera. Tampoco que iba a estar jugando a los 37 años”, comentó Ginóbili en una entrevista con la agencia DPA en Nueva York, donde los Spurs perdieron el miércoles 95-93 ante Brooklyn Nets y cortaron una racha de ocho triunfos seguidos. Ginóbili completó un gran partido, con 15 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias en casi 30 minutos en el campo. “Mirando en retrospectiva, no puedo estar más que satisfecho”, afirmó el argentino, ganador de cuatro títulos y que, junto a sus compañeros Tony Parker y Tim Duncan, está cerca de pasar a la historia como el trío con más triunfos de la liga.

–¿Cómo está llevando el arranque de una nueva temporada en la liga?

–Voy bien, no tengo dolores mayores, tampoco una carga de minutos excesiva. Obviamente, no tengo las piernas más rápidas ni más frescas de la liga, pero tampoco una lesión que me haga pensar todo el tiempo en eso. Dolores tengo, pero como todo el mundo. Para ser sinceros, después de la lesión que tuve hace un par de años, no pensaba estar jugando.

–A la distancia y pasado el enojo, ¿siente que le vino bien el descanso obligado que le impuso San Antonio al no dejarlo jugar el Mundial?

–El descanso siempre viene bien, más cuando tenés 37 años. No hay dudas. El tema era que yo quería jugar por última vez. Yo entendí la situación de ellos, pero no me gustó. Por eso mostré mi disconformidad. Después hablamos y se arregló. Como pasa en toda relación, hay momentos en que está un poco más tirante, otros en los que tenés que aclarar las cosas y eso fue lo que pasó.

–Para esta temporada sumaron nuevos entrenadores. ¿Qué les aporta Becky Hammon, la primera mujer en un cuerpo técnico de un equipo NBA?

–Aporta como el resto. Acá hay seis entrenadores. Todos suman de la misma manera. No importa si es mujer, si es argentino, italiano o polaco. Es toda gente que sabe, entiende el juego y trata de ayudar.

–¿Y cómo tomó la llegada de Ettore Messina, con quien ya había compartido tiempo en Kinder Bologna?

–Es uno de mis mentores, uno de los entrenadores más importantes de mi carrera y está haciendo un gran trabajo. Incluso tuvo la oportunidad de ser el head-coach un par de juegos y es un gran entrenador, por lo que no tengo dudas de que le va a ir muy bien.

–El mes pasado, el trío que forma con Parker y Duncan alcanzó la marca de 500 victorias. Están a menos de 40 juegos de superar al mejor terceto de la historia de la NBA: Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish. ¿Es un objetivo?

–La verdad es que no pensamos en eso. Uno quiere ganar el próximo juego, el que sigue y todo lo que juguemos para terminar en junio con el trofeo nuevamente. Después, con el tiempo, empezaremos a darle importancia a este tipo de records. Seguro que es una situación muy particular que hayamos jugado 12 años juntos con Tim y Tony, pero no es algo que pensamos en pasar tal record.

–Cuando los Spurs lo eligieron en el draft de 1999, ¿se imaginaba que iba a hacer esta carrera 15 años después?

–Definitivamente no podía pensar algo así. No pensaba en que iba a ganar los anillos, ni toda esta trascendencia que está teniendo mi carrera y la de mis compañeros. Tampoco que iba a estar jugando a los 37 años. Mirando en retrospectiva, no puedo estar más que satisfecho. De todas formas miro para adelante: hoy estamos acá, tenemos un gran equipo y queremos ganar el anillo de nuevo. Ya tendré 50 o 60 años y me pondré a pensar en lo que hice. Hoy pienso en hoy o en mañana.

–Hace poco dijo que está quemando sus últimos cartuchos. ¿Qué es lo que más lo empuja a dejar de jugar?

–Quiero estar con mi familia y disfrutar de un montón de cosas que no disfruto desde hace muchos años. Ya son 19 años de carrera y uno tiene la curiosidad de ver qué pasa cuando no tenga más todo este día a día, los viajes, el cansancio y los dolores. Al mismo tiempo, 19 años parecen un montón, pero uno se puede retirar a los 38, 39 o 40. Te quedan otros 40 o 50 de vida y muchas cosas por hacer.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.