EL MUNDO › LOS CANCILLERES SE REUNIRáN EL SáBADO EN QUITO EN RESPUESTA A LAS SANCIONES DE ESTADOS UNIDOS

Cumbre de Unasur para respaldar a Venezuela

Mientras Maduro acusó a Estados Unidos de saqueo y violencia armada, Pepe Mujica dijo que no necesita pruebas para saber que ese país interviene en Venezuela. Rusia y el partido español Podemos sumaron su respaldo a Caracas.

Mientras el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, criticó con dureza a la Casa Blanca, el gobierno de Ecuador confirmó ayer que los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reunirán este sábado en Quito para discutir las medidas tomadas por Estados Unidos en contra de Caracas. “El gobierno norteamericano ha cometido la aberración histórica más grande y le va a costar muy caro en lo político, lo diplomático y lo humano”, dijo Maduro. “Venezuela no ha sido y no será jamás una amenaza para ningún pueblo, ni para el pueblo de Estados Unidos ni para nadie en el mundo. La única amenaza que hay contra el pueblo de Estados Unidos es el gobierno que tiene en Washington, que lo saquea todos los días.”

La reunión extraordinaria de Unasur iba a ser celebrada ayer en Montevideo, como capital del país que ejerce la presidencia de turno de la Unasur, pero el miércoles fue cancelado el encuentro debido a la dificultad de hacer coordinar las agendas de los ministros de Exteriores. El lugar definitivo del encuentro será la sede de la secretaría general de Unasur, ubicada en Quito.

Por su parte, el senador y ex presidente uruguayo José Mujica señaló que no necesita pruebas respecto de si Estados Unidos interviene en la política interna en Venezuela, ya que en su país están “podridos de que se metan”. Así, Mujica le respondió al vicepresidente uruguayo, Raúl Sendic, quien había afirmado anteayer que no le constaba que hubiera injerencia de Estados Unidos en el país bolivariano. “Conozco a Maduro y a Sendic, conozco la realidad. No preciso informes ni pruebas de que los americanos se meten, ¡si se meten en todos lados! La novedad sería que no se metieran”, dijo Mujica, quien señaló que el continente americano está harto de la intervención estadounidense. “Se llevarán mal, pero ¿va a decir que Venezuela es una amenaza para Estados Unidos? ¿Dónde estamos parados? Cualquiera que mire el mapa, para decir que Venezuela puede ser una amenaza tiene que estar pasado de manija. Y Venezuela tiene problemas y debe solucionarlos entre los venezolanos.”

A su vez, el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, afirmó que no es momento de plantear una confrontación con Estados Unidos y pidió un diálogo franco entre los países americanos sobre las relaciones hemisféricas. Sobre una eventual intervención estadounidense en Venezuela, Samper opinó que no es un tema menor para Unasur e insistió en la necesidad de establecer con claridad los derechos de un país a intervenir de manera unilateral en asuntos de otro. “El decreto ejecutivo estadounidense es una decisión contraproducente y va en sentido totalmente contrario a los objetivos por los que ha trabajado la comisión de cancilleres del bloque al propiciar un acercamiento entre el gobierno y la oposición”, opinó.

Por otro lado, el gobierno ruso condenó ayer la desestabilización y amenazas sobre Venezuela llevadas a cabo por Estados Unidos, al señalar que podría tener graves consecuencias para toda la región. “Observamos con preocupación el aumento de las tendencias negativas que desestabilizan a la República Bolivariana de Venezuela, con la que Rusia mantiene estrechos lazos de amistad y de asociación estratégica”, dijo Moscú mediante un comunicado del Ministerio de Exteriores. En la nota, el gobierno ruso señala el apoyo del presidente Vladimir Putin, quien reafirmó su solidaridad con el pueblo venezolano y con su mandatario, Nicolás Maduro, al tiempo que se opuso a cualquier forma de violencia y de golpes de Estado como herramientas para derrocar gobiernos soberanos.

Mientras tanto, el Parlamento Europeo aprobó ayer una nueva resolución de condena contra Caracas por “represión y violación de los libertades”. Sin embargo, los partidos políticos Podemos e Izquierda Unida votaron en contra de la resolución apoyada por los cuatro principales grupos del Parlamento Europeo, la cual exige la liberación inmediata de los políticos y estudiantes opositores encarcelados por el gobierno venezolano. La formación de Pablo Iglesias cree que esta votación entorpece el entendimiento. “Defendemos los principios fundamentales del Estado de derecho y la libertad de expresión y también creemos que, en una democracia, la manera de solventar los conflictos es el diálogo”, sostuvo el eurodiputado Pablo Echenique, que cuando defendió la postura de su partido ante la Eurocámara citó al papa Francisco para insistir en la necesidad de diálogo. “Es obvio que en Venezuela hay muchos problemas, pero también creemos que la única manera de resolver esos problemas es abrir espacios de diálogo pacífico y constructivo entre todas las partes”, agregó Echenique. Por su parte, el partido Izquierda Unida negó que se tratara de una “actuación ideológica”. El eurodiputado Javier Couso consideró que su postura es similar a la de la Unasur. “Aquí hubo una serie de injerencias para derrocar a un gobierno. Nunca vamos a estar a favor de la desestabilización del país”, dijo.

En medio de las declaraciones diplomáticas, manifestantes oficialistas salieron a la calle en Caracas y otras ciudades de Venezuela para apoyar al gobierno de Maduro y repudiar la injerencia estadounidense. La multitud llegó hasta el Palacio de Miraflores, sede del gobierno venezolano, donde fue recibida por el presidente.

“La única amenaza que hay para los pueblos del mundo son los drones y misiles con los que mandan a asesinar a hombres y mujeres en Libia o Siria”, arengó el mandatario venezolano.

Compartir: 

Twitter
 

Hubo manifestaciones de apoyo al gobierno de Maduro en Caracas y en las principales ciudades de Venezuela.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.