EL MUNDO › MIENTRAS AVANZA EL PROCESO CONTRA UN LíDER DEL CONGRESO

Apoyo para Dilma y Petrobras

Para hoy se convocó a una manifestación en favor del gobierno, donde participan varios sindicatos, asociaciones estudiantiles y organizaciones sociales como el Movimiento de los Sin Tierra y el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo.

Movimientos sociales, estudiantiles y sindicatos marcharán hoy en los 27 estados que forman Brasil para mostrar su respaldo al gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y a la petrolera estatal Petrobras. Entretanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, uno de los 49 investigados por el escándalo de la estatal brasileña, afirmó ayer que las sospechas en su contra tienen como fin trasladar al Congreso el peso del caso. Además, la Justicia anunció que dos gobernadores serán investigados en relación con el caso de corrupción

La manifestación de hoy fue convocada en todas las capitales de Brasil y participarán varios sindicatos, asociaciones estudiantiles y organizaciones como el Movimiento de los Sin Tierra (MST), Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) y la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), entre otros. El dirigente del MST João Pedro Stédile afirmó que se manifestarán en favor de Petrobras y por las causas de su movimiento. “Las calles son democráticas, son la única forma de que el pueblo se politice, no veo problema en que la derecha convoque a manifestaciones, siempre que respete las nuestras”, dijo. Otro de los convocantes es la Central Unica de Trabajadores (CUT), que confirmó su presencia en las manifestaciones. “El trabajador brasileño tiene que mantener los ojos abiertos y hacer comparación de las diferentes propuestas de políticas que existen”, dijo Vagner Freitas, presidente de la CUT, que se movilizará bajo el lema “en defensa de los derechos, Petrobras, la democracia y la reforma política”.

La marcha plantea la defensa de Petrobras en contra de los sectores que, según ellos, proponen privatizar parte de la empresa aprovechando que se encuentra en una situación de extrema debilidad por el escándalo de corrupción y el desvío de miles de dólares de la caja de la empresa estatal.

En tanto, las protestas opositoras tendrán lugar el domingo y fueron convocadas a través de las redes sociales por ciudadanos que aseguran no tener vínculo con partidos políticos, aunque recibió el apoyo de todos los espacios de la oposición, entre ellos el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), pese a que este último se desmarcó de la exigencia de un juicio político a Rousseff. La presidenta, por su parte, defendió el derecho de la manifestación, aunque recalcó que las protestas deben ser pacíficas. “A la manifestación hay que mirarla con tranquilidad; todo el mundo tiene derecho a protestar; lo que no podemos aceptar es que eso se transforme en violencia o en destrucción de patrimonio”, expresó ayer. Por otro lado, Rousseff defendió el ajuste puesto en marcha. “Estamos haciendo lo que todo el mundo hace en su casa: reajustando las cuentas para seguir creciendo; creemos que esto se dará en los próximos meses, llegando al final del año”, dijo ayer al mediodía en un acto en el que inauguró la primera etapa de las obras de expansión del puerto de Río de Janeiro.

En este clima de tensión la mayoría de los partidos apoyó a Cunha, uno de los 49 políticos investigados por el escándalo. El presidente de la Cámara de Diputados afirmó que la crisis causada tiene su epicentro en el gobierno de Rousseff. Cunha declaró en forma voluntaria ante la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) que indaga el caso Petrobras. El legislador sostuvo que la investigación abierta en su contra y a otros parlamentarios a pedido de la fiscalía está apoyada en conjeturas e insinuó que por detrás de esa maniobra podría estar el propio gobierno. “Alguien pretende que la crisis atraviese la calle”, afirmó en alusión a la proximidad entre la sede del Parlamento y el palacio presidencial de Planalto, separados solamente por una avenida.

Además, los gobernadores de los estados de Río de Janeiro y Acre, Luiz Fernando Pezao y Tiao Viana, serán investigados por su presunta participación en el caso Petrobras. El juez Luiz Felipe Salomao lo resolvió a pedido de la fiscalía, luego de que los gobernadores fueran mencionados por algunos detenidos en relación con el caso, que aceptaron delatar hechos y a personas vinculados a cambio de que se les reduzcan las condenas que les correspondan. Pezao pertenece al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), integrante de la coalición gobernante, mientras que Viana milita en el Partido de los Trabajadores liderado por la presidenta.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma con trabajadores ayer durante una inauguración de obra pública en el puerto de Río.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.