EL MUNDO › MáS DE CUATROCIENTOS NORAFRICANOS MURIERON EN EL MEDITERRáNEO

Tragedia frente a las costas de Libia

Organismos de DD.HH. condenaron la “intolerable pasividad” de la Unión Europea ante estas repetidas tragedias y la conminaron a volver a poner en funcionamiento un sistema de salvamento de inmigrantes en las costas europeas.

La ONU y organizaciones de derechos humanos denunciaron ayer la presunta muerte de 400 norafricanos en un naufragio frente a las cosas de Libia como una de las mayores tragedias de inmigrantes de la última década, con duras críticas a la Unión Europea (UE) por haber eliminado las misiones de rescate en el mar Mediterráneo.

La catástrofe, ocurrida el domingo último frente a Libia y conocida recién ayer en toda su dimensión, es parte de un fenómeno más amplio cuya magnitud resulta difícil de evaluar para los organismos de ayuda, ya que muchos de los inmigrantes que zarpan para huir de la pobreza o la guerra nunca culminan su viaje. Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Save The Children condenaron la “intolerable pasividad” de la UE ante estas repetidas tragedias y, junto al organismo de la ONU para los refugiados, la conminaron a volver a poner en funcionamiento un sistema de salvamento de inmigrantes en las costas del continente.

La Guardia Costera italiana informó ayer que no encontró a más sobrevivientes del naufragio del barco frente a Libia pero que continuaban las operaciones de búsqueda. Un vocero de la Guardia Costera, comandante Filippo Marini, dijo a periodistas que 145 inmigrantes fueron rescatados de la nave y nueve cadáveres fueron hallados, aunque agregó que no podía descartar más pérdidas de vidas porque el tipo de embarcación hundida generalmente lleva a muchas más personas.

Marini dijo que el rescate fue hecho durante cinco días –desde el viernes pasado hasta ayer–, en los que se verificó un dramático incremento de estos incidentes, y en los que 10 mil personas fueron salvadas de morir ahogadas en el mar en más de 50 barcos, un cifra record para un período tan corto, subrayó.

La nave al parecer se hundió a 80 millas de las costas de Libia, y los sobrevivientes relataron a Save The Children que junto a ellos navegaban 400 personas más, según informó la organización. Del testimonio de los rescatados se pudo saber poco más que su barco naufragó sólo 24 horas después de partir desde Libia con destino hasta Italia y que entre las víctimas habría “muchos jóvenes, probablemente menores”, contó Save The Children, que no precisó la cifra de desaparecidos.

La situación geográfica de Italia, próxima a las costas africanas, permite la llegada de un elevado flujo de inmigrantes que ahora se incrementa con la llegada del buen tiempo. Al país mediterráneo llegan numerosos refugiados que huyen de sus países en conflicto, especialmente de Libia, sumida en el caos desde el derrocamiento, hace cuatro años, de Muamar Khadafi.

Pero no sólo proceden de Africa, sino que también lo hacen, y en un nivel sin precedentes, de países de Medio Oriente, como Siria o Irak, según refirió recientemente el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en Roma. El Acnur también advirtió entonces de un esperado aluvión de emigrados de Yemen hacia Africa debido al creciente conflicto en ese otro país árabe de Medio Oriente.

De confirmarse, la cifra de los 400 desaparecidos superaría a la de las 366 personas que fallecieron el pasado 3 de octubre tras hundirse su barcaza frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa, según testimonios de sobrevivientes. Precisamente este hecho fue el desencadenante para que el gobierno italiano pusiera en marcha el dispositivo Mare Nostrum que, durante un año, permitió el rescate de 100.250 personas y el arresto de 728 traficantes, según el Ministerio del Interior. Sin embargo, la UE dejó de financiar el operativo Mare Nostrum en diciembre pasado en favor de patrullas de vigilancia que son llevadas a cabo por su agencia fronteriza Frontex.

“La actual negligencia de los gobiernos europeos hacia la crisis en el Mediterráneo contribuyó a un incremento de más de 50 veces en las muertes de inmigrantes y refugiados desde el comienzo de 2015”, dijo Amnistía Internacional en un comunicado. “¿Cuántas personas más tienen que morir antes de que los gobiernos europeos reconozcan que no es suficiente confiar en un entramado emparchado de recursos para las operaciones de búsqueda y rescate?”, agregó AI en su comunicado.

El jefe del Acnur, António Guterres, se manifestó “consternado” por la noticia e instó una vez más a la UE a ampliar y mejorar su sistema de salvamento de inmigrantes en las costas del continente. “Lamentablemente, Mare Nostrum no ha sido reemplazada por un mecanismo con una capacidad equivalente para rescatar personas”, agregó Guterres. Otro vocero de la Guardia Costera italiana dijo que antes del último naufragio, más de 500 personas, muchos de ellos refugiados que huían de Siria, Irak y Afganistán, murieron este año tratando de cruzar hacia Europa. Hasta hoy, el número de muertos en el mar Mediterráneo este año es de 900, según el Acnur, comparado con apenas 17 en el mismo período del año pasado.

Compartir: 

Twitter
 

Los sobrevivientes de un naufragio llegan ayer al purto de Calabria a bordo de un buque tanque italiano.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.