EL MUNDO › TRAS LAS IMPUTACIONES A SEIS POLICIAS POR LA MUERTE DE GRAY

Bajó la tensión en Baltimore

La ciudad celebró la decisión de la fiscal Mosby de presentar cargos contra los uniformados que detuvieron y trasladaron al joven Freddie Gray, que murió bajo custodia policial. Los familiares señalaron que es sólo el comienzo.

Baltimore celebró la decisión de la Fiscalía de presentar cargos contra los policías implicados en la muerte de Freddie Gray, ocurrida bajo su vigilancia. Más de 1000 personas se reunieron ayer por la tarde frente al ayuntamiento de la ciudad, donde festejaron la decisión de la fiscal Marilyn J. Mosby de presentar cargos de asesinato simple y asesinato voluntario contra los agentes que detuvieron y trasladaron en un patrullero al joven. La madre de Gray, Gloria Darden, manifestó su alivio por la actuación de Mosby, mientras que tanto su padrastro, Richard Shipley, como su abogado, William Murphy, festejaron la decisión de la fiscal, pero aclararon que se trata sólo del comienzo hacia el juzgamiento de los culpables.

A la manifestación no fueron sólo afroamericanos, sino que también participaron una gran cantidad de blancos. Carla Tannehill y Trenton Hawkins hicieron una pausa en sus vacaciones en Washington para marchar. Usaban remeras con la leyenda “Las vidas de los negros importan”. Ella es blanca y él es negro. “Demasiados negros pierden la vida asesinados por oficiales blancos”, dijo Hawkins. Por su parte, Tannehill aseguró estar impactada por la pobreza en la ciudad, la cual pudo apreciar mientras conducían por la zona este. “Estoy avergonzada por mi país”, dijo Tannehill al diario The Washington Post.

No faltaron vendedores ambulantes que ofrecían comida ni DJ pasando música. Incluso aquellos que deseaban aprovechar la tarde de primavera en la manifestación podían alquilar sillas. Karen Frederick, de 56 años, dijo que la idea de “celebrar” le parece demasiado apresurada, ya que los policías aún no fueron juzgados por los tribunales. Por su parte, Fatimah Shakur, de 31 años, afirmó que la brutalidad policial debe ser reconocida como un problema a nivel nacional. “Creo que esto no es una celebración. Una celebración sería una condena”, dijo mientras señalaba a los oficiales que custodiaban la manifestación. “Todavía estamos peleando, no podemos desviarnos aún”, expresó al periódico norteamericano.

La rápida actuación de la fiscal, quien declaró que Gray fue detenido ilegalmente, maltratado por los oficiales y que sufrió una lesión grave en la columna vertebral, ayudó a calmar el tenso ambiente de Baltimore. La madre de Gray admitió el viernes por la noche sentirse aliviada por el desempeño de Mosby. “Podés descansar, Freddie. Ahora podés descansar en paz”, dijo la mujer. Por su parte, el padrastro de Gray aprovechó para hacer un llamado a la paz, diciendo que lo último que su hijastro hubiera querido es ver a la gente trabajadora de Baltimore perdiendo sus puestos de trabajo y empresas a causa de su muerte. “Estamos satisfechos. Estos cargos son un paso importante para conseguir justicia para Freddie.” En esa misma línea, el abogado de la familia dijo que las acusaciones son un paso trascendental en el camino a la justicia, pero que todavía queda mucho por hacer. “Quiero destacar el trabajo de la fiscal, quien mostró coraje sin precedentes y una respuesta profesional”, dijo, y agregó que no tienen prisa en que la Justicia tome su curso, pero pidió un cambio en la cultura policial que amparó el maltrato de su cliente, que fue detenido pese a no haber cometido delito alguno.

De acuerdo con Mosby, los agentes “arrestaron ilegalmente” a Gray, ya que “no había cometido ningún crimen”. Para la fiscal, los policías además ignoraron reiteradamente sus pedidos de ayuda médica. “El joven sufrió heridas severas y críticas como resultado del operativo para esposarlo y controlarlo dentro del móvil policial”, dijo la fiscal. Mosby señaló que el oficial que conducía la camioneta, Caesar Goodsen, llegó a verificar el estado de Gray, “pero en ningún momento atendió a los pedidos de ayuda médica”. Además, agregó que la sargento de policía Alicia White, que había percibido que el joven se encontraba inconsciente en el piso de la camioneta policial, “no hizo nada para asistirlo”. Uno de los policías involucrados en la muerte de Gray se enfrenta a la acusación de asesinato en segundo grado, mientras que sobre el resto pesan cargos que van desde homicidio involuntario hasta asalto.

Compartir: 

Twitter
 

Los que se movilizaron llevaban carteles con la leyenda “Las vidas de los negros importan”.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.