EL MUNDO › UN SECTOR DE SYRIZA SE OPONE A LA PROPUESTA GRIEGA POR SUS CONCESIONES A LOS ACREEDORES

Tsipras busca convencer a su bancada

El premier griego presentó un plan de reformas económicas que incluye aumentos de impuestos para las empresas y el consumo y una restricción en algunos beneficios jubilatorios. Los líderes europeos se muestran optimistas.

El gobierno griego intentó convencer a su propia bancada en el Parlamento de apoyar la propuesta que el primer ministro Alexis Tsipras presentó para evitar un default y una salida del euro. En Bruselas, los acreedores de Grecia –la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)– discutieron el plan con vistas a su posible aprobación, que quizá pueda concretarse hoy mismo. Por primera vez en meses, algunos de los máximos líderes del bloque europeo se mostraron optimistas ante la posibilidad de un inminente acuerdo con Atenas que garantice el desembolso de los últimos 7200 millones de euros del paquete de ayuda internacional que vence el próximo 30 de junio. El cambio de actitud se debió a que Tsipras presentó una nueva propuesta de reformas económicas –condición interpuesta por los acreedores para destrabar la asistencia financiera– que incluye aumentos de impuestos para las empresas y el consumo, y una restricción en algunos beneficios jubilatorios. Los cambios, que se alejan del programa inicial de Tsipras y su coalición, supondrían una recaudación extra de 8000 millones de euros en 2015 y 2016.

“Comprendemos que las medidas presentadas en la propuesta son duras y que son medidas que, bajo otras circunstancias, si dependiera sólo de nosotros, no serían tomadas de ninguna manera”, señaló el vocero del gobierno griego, Gabriel Sakellaridis, en una entrevista del canal de televisión local Antenna. Lejos de las indirectas y la diplomacia sutil, Sakellaridis optó por un discurso crudo y claro. “Cada persona asumirá su propia responsabilidad cuando vote la propuesta en el Parlamento”, sentenció el vocero en un mensaje enviado a los diputados griegos, especialmente a los de su propia bancada.

Si Atenas llega a firmar un acuerdo con sus acreedores internacionales esta semana, ya sea en la reunión del Eurogrupo de hoy o en la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE), que tendrá lugar mañana y el viernes, el texto final deberá ser aprobado por el Parlamento griego antes del 30 de junio. Varios diputados de Syriza, la coalición de izquierda que llevó a Tsipras al poder hace apenas cinco meses, adelantaron que no apoyarán la nueva propuesta que el premier presentó anteayer y que los medios helenos filtraron.

“Las reformas no pueden ser apoyadas ni votadas”, advirtió la diputada oficialista Eleni Sotiriou en declaraciones al semanario local Dromos tis Aristeras (El camino a la izquierda). Otro diputado del oficialismo, Dimitris Kodelas, también avisó que no apoyará un eventual pacto con las tres instituciones acreedoras. “No se puede votar un acuerdo así. El acuerdo sobre el que estamos avanzando no tiene nada que ver, según reconocen todos, con nuestro programa”, sentenció el dirigente de Syriza, citado por la cadena de televisión CNN.

Con el pasar de las horas y el aumento de la tensión interna en el oficialismo griego, el vocero del gobierno griego advirtió que si el Ejecutivo no consigue el apoyo de la mayoría parlamentaria en los próximos, la única opción será volver a recurrir a las urnas y al pueblo griego. Mientras la amenaza de Sakellaridis busca disciplinar a sus propias filas, lo cierto es que aun si Tsipras no consigue el apoyo de toda su bancada, probablemente sí podrá aprobar el acuerdo gracias a los votos de los diputados de la principal fuerza opositora, la conservadora Nueva Democracia (ND).

Dirigentes y militantes de ese partido se manifestaron en el centro de Atenas a favor de cerrar un acuerdo con los acreedores internacionales y evitar una salida de la Zona Euro, incluso si eso significa más ajustes y mayores concesiones al establishment político y financiero internacional.

Pero el frente interno no es la única preocupación de Tsipras en este momento. Mientras intenta evitar un quiebre en su coalición, el premier griego debe continuar presionando a las tres instituciones acreedoras para que acepten de manera definitiva su última propuesta.

Pese al tono optimista y las palabras esperanzadoras pronunciadas en la cumbre de líderes de la Eurozona en Bruselas, la CE, el BCE y el FMI siguieron discutiendo ayer las propuestas griegas en la capital belga.

Después de mantener un perfil bajo durante toda la jornada, la directora gerente del FMI, la francesa Christine Lagarde, deslizó ante la prensa palabras mucho menos esperanzadoras que las de sus compañeros del CE y el BCE. “Estamos trabajando y vamos a seguir trabajando en las bases de la nueva propuesta que es ciertamente más amplia e incluye más detalles de lo que hemos visto hasta ahora, pero de todos modos le faltan especificidades, todavía se queda corta respecto de lo que hay que esperar”, dijo Lagarde.

Sin embargo, otros dirigentes europeos mantuvieron ayer el optimismo que dominó la cumbre en Bruselas. “Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo”, sentenció ante la prensa el comisionado de la Unión Europea para asuntos económicos, el francés Pierre Moscovici, aunque también advirtió que queda trabajo por hacer.

Compartir: 

Twitter
 

Varias personas se manifiestan en Atenas contra el ajuste y piden un aumento de las pensiones.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.